Secciones
Fondos

La primera batalla de Alberto: puja con gobernadores por el subsidio al transporte y la jugada de Larreta

A fin de año vence el Consenso Fiscal y las provincias apuntan a dejar de pagar los subsidios al transporte.

Por Gonzalo Prado

En los primeros días de su presidencia, Alberto Fernández tendrá por delante una negociación con las provincias que, de quedar trunca, podría transformarse en el primer tarifazo de su gobierno: aumentar el boleto de transporte urbano.

Lee más | No importa cuándo leas esto: la nafta vuelve a aumentar este domingo y la premium superará los $60

A fines del año pasado, las 24 provincias (incluida la Ciudad de Buenos Aires) firmaron una addenda al Consenso fiscal que incluía las transferencias del pago de los subsidios al transporte urbano en cada una de ellas. Para palear nueva erogación en las arcas provincias se dispuso el aumento de las transferencias del Estado nacional, pero no por el 100% del total a cubrir, y la creación de un fondo especial para las grandes ciudades.

En la última reunión del Comisión Federal de Impuestos (CFI), que componen todos los ministros de Economía y Hacienda provinciales, uno de los puntos que se elevó es que se empiecen con las conversaciones para encontrar la forma de derogar ese acuerdo y dejar que caiga. De suceder esto, el Estado nacional tendría que hacerse cargo directamente de los subsidios al trasporte.

Subsidios al transporte en puja

En la Ciudad de Buenos Aires, justamente esa partida no fue incluida en el Presupuesto 2020 que se envió la semana pasada a la Legislatura. En total son $14.000 millones sumados a los $20.000 que corresponden a la baja de impuestos, principalmente Ingresos Brutos, estipulado en el Consenso Fiscal. En la provincia de Buenos Aires la suma llega a $28.000 millones solamente en Transporte.

Para graficar lo que representa ese dinero, si se suma lo debería aportar la Nación, en el caso de no renovarlo, solamente los fondos que ahora destinan la Ciudad y la Provincia para el año que viene representan la mitad del presupuesto total del programa de generación de empleo de la economía popular. Esa iniciativa, que publicó el diario La Nación, que tiene en mente Fernández se financiaría, de acá al 2024, con US$ 1.200 millones.

Al tipo de cambio actual el monto que destinan la provincia de Buenos Aires y la Ciudad para el subsidio al trasporte equivalente a casi US$ 600 millones pero en un sólo año.

El problema que tiene delante Fernández es que la renovación o no del Consenso depende directamente de lo que desee cada uno de los Gobernadores. “No es nada que no se pueda negociar rápidamente”, explican cerca de quien tiene todas las fichas puestas para ser el ministro de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

La estrategia de la Ciudad

Por ese motivo ya hay algunos gobernadores que tienen pensado utilizar esa carta como vía de presión de cara al armado del Presupuesto nacional para el año que viene. “Si nos tocan la copartipación como filtraron automáticamente no renovamos y que se hagan cargo ellos de los subsidios y demás”, sostuvo una alta fuente de la Ciudad preparando el terreno. Es que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tomó nota de la iniciativa que se encargó de filtrar el equipo de campaña de Fernández y que contemplaba bajarle el % de coparticipación federal que recibe.

El mismo reclamo tienen en su mente en los entornos de al menos tres gobernadores más, según pudo reconstruir BigBang. “Es un montón de dinero que depende de nosotros en un momento en la que la recaudación aumenta menos que la inflación”, manifestó un importante mandatario provincial de la región centro.

Pero no sólo eso, ante los últimos cambios en el esquema del Gabinete y la distribución de poder dentro del Frente de Todos en donde la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, inclina la balanza en pos del kirchnerismo más duro no son pocos los mandatarios provinciales más cercanos al peronismo de derecha que empiezan a ver la carta de la no renovación del Consenso como una vía de negociación más rígida.

En la cabeza de esos mandatarios provinciales el mapa electoral les da la certeza de que la carta que les queda bajo la manga tiene un peso específico; es que la victoria de Fernández en octubre se sustenta, entre otras cosas, con el desempeño electoral que tuvo en la tercera sección del conurbano.

Lee más | "Hay que cuidar a Axel": los vetos ministeriales de Cristina a Alberto en la reunión a puertas cerradas

Y justamente allí es, junto con la Ciudad, en donde más se sentiría el aumento del trasporte público por lo que sostienen que Fernández no tiene mucho margen. “Emite para financiar, acuerda para que se renueva o autoriza la suba del boleto. Esas tres variables son las única que tiene y sentarse a cerrar es la más simple”, agregan cerca de uno de los gobernadores consultados.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Temas

  • Alberto Fernández
  • Aumento de transporte
  • Negociación

Comentarios

A fin de año vence el Consenso Fiscal y las provincias apuntan a dejar de pagar los subsidios al transporte.