Secciones
Política

La rosca detrás del pedido de renuncia a Kulfas, el off contra CFK y la interna del albertismo

Daniel Scioli fue confirmado como el nuevo ministro de Desarrollo Productivo. 

Arde el albertismo. Después de la foto de unidad que Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández mostraron el viernes por la tarde, un off del Ministerio de Desarrollo Productivo volvió a tensar la interna del Frente de Todos y el presidente decidió de forma intempestiva pedile la renuncia a Matías Kulfas, uno de los funcionarios de su mesa chica.

Habían pasado pocos minutos del cierre del acto por los cien años de YPF. El Frente de Todos volvía a mostrarse unido, después de tres meses de máxima tensión. A diferencia de sus últimas dos apariciones públicas, la vicepresidenta se mostró menos combativa con el Gabinete y parecía que los trapitos ya no se lavarían en público. Pero hubo una chicana que hizo arder al riñón político de Alberto: "Usá la lapicera con los que tienen que darle cosas al país".

La crítica fina fue por la licitación de la empresa Techint para importar desde Brasil los laminados de chapa para el gasoducto de Vaca Muerta. El vuelto habría llegado del lado de la cartera de Matías Kulfas que, de acuerdo a un off que La Nación e Infobae le adjudicaron a Desarrollo Productivo, acusaba a funcionarios que responden de forma directa a la vicepresidenta de haber sido quienes forzaron por un error técnico dicha licitación.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

De inmediato, la cuenta de Energía Argentina publicó una dura respuesta en la que, además de referirse a la licitación de la polémica, adjuntó una captura del off (fue a través de un mensaje de WhatsApp) y denunció: "A la categoría de 'funcionarios que no funcionan', planteada en el año 2020 por la Vicepresidenta, ahora se le agrega la de funcionarios del off que además de no saber, mienten y utilizan al periodismo para hacer operaciones políticas en contra de la Vicepresidenta".

"Esta vez el periodismo actuó correctamente consignando que se trataba de una información en off difundida desde el Poder Ejecutivo Nacional y encomillaron los textuales que aparecen en sendas notas de Infobae y La Nación", cierra el duro comunicado.

El mensaje fue un centro pensado para que la vicepresidenta la clavara, una vez más, en el ángulo. Y fue también a través de Twitter que le marcó la cancha con fuerza no sólo al albertismo, sino también al propio presidente. "Muy injusto y, sobre todo, muy doloroso que este tipo de ataques lo ejecuten funcionarios del propio gobierno del Frente de Todos. Lo peor de todo: sin dar la cara, en off, mintiendo y utilizando periodistas. Con errores y aciertos, siempre hablé y actué de frente. Penoso", disparó.

No fue la primera vez que la vicepresidenta denunció los off internos. Durante su duro discurso en Chaco, ya se había referido con malestar a los "machos del off". Es conocido y público su malestar con Kulfas, funcionario que hasta ahora había resistido cada una de las embestidas del sector de la coalición que responde a Fernández de Kirchner.

Está todo prendido fuego"

Cuarenta minutos después de que Cristina publicara el tweet, el presidente hizo lo propio desde su cuenta y respaldó el cuestionamiento de su vice. Se encontraba en la residencia de Olivos junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, al momento de twittear.

"Comparto la respuesta dada por Energía Argentina a una publicación fundada en un supuesto off salido de funcionarios del Gobierno. Confío en la integridad moral y en la idoneidad de quienes llevan adelante la licitación del Gasoducto Néstor Kirchner. Es éticamente reprochable hablar en off en desmedro de otro. Así siempre lo he expresado públicamente. No avalo los procederes y comparto el malestar expresado por Cristina. El debate que debemos dar, démoslo con responsabilidad", twitteó el primer mandatario.

Fueron dos horas de explosión total dentro del albertismo. Y es que si bien el presidente había cuestionado la práctica del off, calificó al mensaje de WhatsApp difundido como un "presunto off"; dándole todavía un poco de oxígeno a Kulfas. Pero desde el cristinismo consideraron que la respuesta había sido "tibia" y "ambigua". La exigencia a cambio de no romper fue una: que "volara" la cabeza del ministro.

La decisión de pedirle la renuncia a Kulfas hizo arder al albertismo, que viene "resistiendo" por pedido del presidente las embestidas instigadas por el sector kirchnerista de la coalición de Gobierno. Muchos lo interpretaron como una "lavada de manos" del propio presidente quien, hasta el tweet de la vicepresidenta, no se había pronunciado al respecto. "Está ardiendo todo", reconocieron a este medio funcionarios que responden al primer mandatario.

Si bien trascendió que Guzmán, quien se encontraba en Olivos cuando estalló el escándalo, le habría presentado su renuncia al presidente; desde el Ejecutivo descartan una posible salida del ministro de Economía. Los ojos ahora están puestos en quién podría ser el reemplazante de Kulfas, decisión para la cual Fernández convocó a Sergio Massa en horas de la tarde. A partir de ese momento comenzó la danza de nombres. 

Por la noche, el ahora ex embajador en Brasil, Daniel Scioli, fue confirmado como nuevo ministro de Desarrollo Productivo en lugar de Kulfas. La noticia fue confirmada por la portavoz presidencial Gabriela Cerruti. Mientras cierra su agenda en Brasil, Scioli ya se prepara para su nueva función a pedido del presidente. Justamente, el viernes pasado, el nuevo titular de Desarrollo Productivo había estado presente en Tecnópolis para celebrar los 100 años de YPF.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!