Secciones
¿efecto trump?

Las cuatro reformas del Gobierno para la política migratoria

Aunque poco se habló de la política migratoria durante la campaña, el Gobierno trabaja ahora en una modificación para endurecer los controles fronterizos y evitar la llegada de “inmigrantes delincuentes”. Los ministerios de Seguridad e Interior ya trabajan en un decreto que prevé desde mejoras informáticas, hasta la detección de antecedentes penales.


“Lo que el presidente quiere es ir hacia un camino en el que pueda entrar y quedarse la gente de buena voluntad y no los delincuentes

El decreto está siendo elaborado por el ministerio de Seguridad y el de Interior.
¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según consigna el diario Clarín, las carteras, de las que dependen Migraciones y el Registro Nacional de personas, trabajan con la aprobación de Mauricio Macri. “Lo que el presidente quiere es ir hacia un camino en el que pueda entrar y quedarse la gente de buena voluntad y no los delincuentes”, precisaron al matutino funcionarios de los ministerios que trabajan en el proyecto.

Una de las principales medidas será una renovación informática que permita detectar a tiempo el ingreso de ciudadanos extranjeros con antecedentes penales o pedidos de captura. Además, se trabaja en la elaboración de cuestionarios más estrictos y “la aceleración de la expulsión de los inmigrantes irregulares de lugares de retención hasta la deportación”.

El Gobierno quiere una base de datos más eficaz.

El endurecimiento de la política migratoria llega junto a las polémicas declaraciones de Miguel Pichetto, quien semanas atrás aseguró que la Argentina “siempre funcionó como ajuste social y delictivo de Bolivia y Perú”. Pero no fue coincidencia: desde el Gobierno insisten en que el proyecto había comenzado a trabajarse con anterioridad.

“Vamos a buscar a aquellos que tengan condena y que el que delinquió no pueda volver a entrar”, explicaron desde el ministerio de Seguridad a Clarín. “El problema es que las vías recursivas son eternas. En diez años se hicieron 2.300.000 radicaciones, se dictaron 15.000 disposiciones de expulsión y se materializaron 70. Ese sistema no funciona”, sumaron desde el ministerio de Interior.

"Queremos que ingresen los que quieren trabajar, no los que tienen antecedentes penales", dijo Bullrich.

Cancillería estudia, en tanto, la posibilidad de trabajar con otros países de la región para “compartir información sensible”. Desde Seguridad, además, buscan la creación de un fuero especial para agilizar los procesos de deportación y una policía migratoria.

Controlas los 9.500 kilómetros de frontera no es fácil, según el Gobierno. “Estamos estudiando el tema para que a la Argentina ingresen las personas que quieran trabajar, pero no los que tengan antecedentes penales”, aclaró Patricia Bullrich.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!