Secciones
Elecciones 2019

Las dudas del Gobierno: los votos de Lavagna, los heridos de Massa y "perder para ganar" de Vidal

De cara al cierre de las listas comienzan a barajarse distintos escenarios cerca de Juntos por el Cambio.

Por Gonzalo Prado

A medida que se acerca el cierre de listas en el Gobierno comienzan a barajar dos cuestiones centrales que podrían definir la estrategia de cara a las primarias de agosto y las elecciones generales de octubre. Por un lado se encuentra la caza de votos del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, que llevará como vice al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. En la Casa Rosada ni se molestan en disimular que la mayoría de los votos de ese binomio se comparten con el presidente Mauricio Macri y su compañero de fórmula el senador nacional Miguel Ángel Pichetto.

“Ahora lo que nos tenemos que preocupar es por morderle los votos a Lavagna, porque ahí tenemos nuestro voto útil”, manifestó uno de los armadores políticos de Juntos por el Cambio. Las charlas apuntan por estas horas a lograr que el frente deponga su candidatura, pero todavía resta para saber una definición.

Mientras tanto también saben que es posible que un porcentaje de votos que no acompañará al candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires del Frente por Todos, Sergio Massa, migre hacía el oficialismo.  Según cálculos oficialistas, sólo en el territorio bonaernse el ex alcalde de Tigre dejaría entre el 45 y el 40% de sus votos que forman parte de un universo antikirchnerista, algo que aceptan incluso dentro de su entorno.

Operativo seducción y la posible vuelta de Monzó:
las primeras horas después del anuncio

“Dependiendo de cómo lo veas Sergio puede medir entre 6 y 12 puntos hoy en día en la provincia. Eso es lo que se divide”, afirman cerca del ex diputado nacional. La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, precisa entre 3 y 5 puntos para intentar asegurar su reelección.

Tal y como contó BigBang en el seno de la Casa Rosada sostienen, sobre todo en los despachos del ministro de Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio, y del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, que una victoria de Macri en un hipotético ballotage sería casi imposible, por el “efecto ganador”, si Vidal no se impone en octubre.

Operativo seducción: los Fernández
y la Casa Rosada

buscan sumar a Perotti

De ahí que los esfuerzos se centran en los 135 municipios bonaerenses y sobre todo en los que integran el conurbano. ¿Pero qué piensa Vidal de todo esto?

Su entorno más cercano, y que tiene como principal referente a su jefe de Gabinete, Federico Salvai, asegura que todavía no se llegó al “punto de no retorno” y que un dólar calmo más una inflación que muestren signos de desaceleramiento, más un poco más de dinero en la calle para incentivar el consumo puede llegar a ser la ecuación que tenga como resultado una buena elección.

Sin embargo hay un factor que recientemente comenzó a circular cerca de la mandataria provincial: “perder para ganar”.

Desde mediados del año pasado hubo tres cuestiones que, afirman, pidió Vidal y en su momento fueron rechazadas para luego ser aceptadas.

Larreta y Santilli
buscarán un nuevo mandato
en la Ciudad

En primer lugar la amplitud de Cambiemos. Ella fue una de las que mantuvo que tanto con la Unión Cívica Radical (UCR) como con el peronismo había que tener diálogos constantes, abrir espacios y garantizar la gobernabilidad. Ella incluso fue la primera en sumar a un peronista de la oposición, como Joaquín de la Torre, a su gabinete.

Luego vinieron los incentivos al consumo. Cuando comenzaron las primeras señales de la crisis cambiaria, que mutó en económica, Vidal fue muy clara y le dijo a Macri que eran necesarias políticas para incentivar el consumo y menguar el impacto. Se rechazaron casi de inmediato.

Por último estuvo el desdoblamiento de las elecciones. En su momento se dijo que no era necesario porque se necesitaba que Macri apuntale su candidatura. Ahora, en vistas de la chance cierta de perder la provincia, y ante la falta de resultados en los comicios provinciales del oficialismo una victoria en solitario en territorio bonaerense “no hubiera sido mala”, admiten.

Esos tres puntos fueron tomados como errores que cometió la Casa Rosada y generaron cierto enojo en Vidal. “Le criticaron todo, nunca le aceptaron una sugerencia y ahora le dicen “tenías razón” y esperan que deja hasta lo que no tiene en una campaña más que complicada”, se quejaron cerca de la mandataria en donde comenzaron a hablar del “perder para ganar”.

¿En qué consiste?

Vidal es la dirigente política con mejor imagen del país, algo en el que concuerdan la gran mayoría de las encuestadoras, y supo separarse de las críticas a la gestión de Macri. “¿Y si llega a perder y se preserva de cara a 2023?”, se pregunta la misma fuerte. En ese esquema se plantea como una posibilidad el juego en tándem con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien a priori no tendría mayores problemas para ser reelecto.

¿Se viene un nuevo espacio dentro del PRO con miras desde la Ciudad a la Presidencia en cuatro años? Esa carta también comenzó a barajar Vidal.

Temas

  • Elecciones 2019
  • Mauricio Macri
  • Sergio Massa
  • María Eugenia Vidal
  • Miguel Ángel Pichetto
  • Horacio Rodríguez Larreta
  • Alberto Fernández
  • Cristina Fernández de Kirchner
  • Rogelio Frigerio
  • Emilio Monzó

Comentarios