Secciones
Política

Las horas críticas del Frente de Todos: un mediador, las operaciones mediáticas y un final incierto

Mientras el presidente continúa en Olivos, todavía no se definen cambios en el gabinete.

Hace poco más de 24 horas, el Gobierno Nacional transita horas claves para el futuro de Argentina. Si los resultados de los PASO y la derrota en casi todo el país dejaron en claro los errores de la gestión durante la pandemia y todo el 2021, las cartas de renuncias a disposición de Alberto Fernández por parte de los funcionarios del ala kirchnerista sacaron a la luz pública las diferencias políticas. 

El debate interno que se debía el Frente de Todos quedó expuesto a la opinión pública después de que el ministro del Interior, Wado de Pedro, pusiera su renuncia a disposición del presidente, y le siguieran el ministro de Justicia, Martín Soria; el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza; el titular de Cultura, Tristán Bauer; la titular del PAMI, Luana Volnovich; la del ANSES, Fernanda Raverta; el ministro el de Medio Ambiente, Juan Cabandié; el titular de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani; y Martín Sabbatella, titular de ACUMAR. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Pocas horas antes, los gabinetes del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; y de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, también habían dejado sus renuncias. De esa forma, se cumplió la advertencia que la vicepresidenta Cristina Fernández le había hecho al presidente, durante el encuentro de casi cuatro horas que mantuvieron en Olivos el martes por la noche, tras la confirmación de la derrota electoral: “O renovás el gabinete y le metés guita en el bolsillo a la gente o mañana mismo todos los míos te presentan la renuncia”.

Los funcionarios en la mira de uno de los sectores del gobierno son el ministro de Economía, Martín Guzmán (a quien Cristina llamó por teléfono para mantener una charla y le aseguró que no pidió su cabeza); el ministro de Producción, Matías Kulfas; el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; y sobre todo, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Pero el primer mandatario también vivió de cerca la crítica por parte de varios intendentes del Conurbano pocas horas antes de la renuncia de varios funcionarios. Le pidieron que baje más dinero al territorio y que haya un acercamiento con las personas durante la campaña.

Si el día de ayer siguió con reuniones en La Rosada con funcionarios cercanos al albertismo y con la sorpresiva presencia de Aníbal Fernández; la jornada se cerró con dos encuentros claves. Por un lado, Sergio Massa organizó una mesa de diálogo del Frente Renovador para analizar la situación. Por otra parte, estuvo a solas con Máximo Kirchner, el diputado y líder de La Cámpora. ¿Qué sucedió ahí? No se filtró ni una palabra. Para muchos, Massa fue elegido como el mediador. Eso no es tan así. 

Mientras que el presidente de la Nación se encuentra en la Quinta de Olivos y lleva adelante diversas reuniones (por un lado, en la mañana, Alberto recibió al gobernador de San Juan, Sergio Uñac; y por la tarde, al gobernador de Tucumán, Juan Manzur), en La Rosada se juegan otros partidos por ponerlos en términos futbolísticos. En los pasillos hay un hombre que camina de un ala al otro bajo su rol de negociador. Y no, no es Massa. 

Se trata de uno de los asesores de mayor confianza del presidente y de más bajo perfil. Más allá de que intenta acercar posiciones, las operaciones político y mediáticas siguen sumando capítulos. Por un lado, en horas de la tarde, desde una de las oficinas de la Casa de Gobierno filtraron la aceptación de la renuncia de De Pedro. Pero, cuando la noticia ya ocupaba los graphs de los canales y los sitios de noticias, el propio albertismo, encarnizado en la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, debió desmentirla. 

Por el momento, los rumores corren casi tan rápido como las exigencias de un lado y el otro del Frente de Todos. El objetivo es cerrar un acuerdo que deje contento a todos, aseguran desde el Gobierno. Aunque hay varios nombres en danza, por el momento, el gabinete es el mismo que antes de las Elecciones del domingo. En medio de la crisis, la agenda del presidente y de todos los ministros está paralizada. Son las horas más críticas del Frente que obtuvo la victoria en 2019. Sin definiciones políticas, ni cambios de funcionarios, nadie evaluó qué costos deberán pagar tanto el presidente como la vicepresidenta por la sobreexposición de las internas. Por ahora, la paz no es una opción. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!