Secciones
En mar del plata

Le pegaron al chancho y apareció el dueño: La férrea defensa de JxC a Luciani por un escrache

Una mujer le gritó en un restaurant. 

La consigna "si no hay justicia, hay escrache" se hizo popular por parte de las organizaciones de hijos e hijas de desaparecidos durante los años 90, quienes ante la falta de procesos judiciales hacia los responsables y cómplices del genocidio de la última dictadura militar, salieron a escrachar las casas de los represores y torturadores, para que sus vecinos sepan quiénes eran ellos.

Esa cultura se hizo un método de lucha en tiempos de la Corte Suprema menemista, y terminó siendo la semilla que germinó en un fuerte árbol de repudios a los dirigentes políticos, para las épocas del 19 y 20 de diciembre del 2001, que finalmente gestó el "que se vayan todos".

El concepto de que sea un método para cuando la Justicia no cumple con la voluntad popular, cambió mucho en los últimos años, transformándose la modalidad de protesta en un arma más de la conocida grieta política de la Argentina, la cual se usa hacia un lado o el otro de acuerdo a la conveniencia de cada espacio.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Es por eso que llama la atención que la oposición haya salido a criticar duramente el escrache que le realizaron al fiscal federal Diego Sebastián Luciani durante la noche del sábado, cuando cenaba con su familia en el restaurante La Cantina de Fran de Mar del Plata, mientras que tantas otras veces que los repudiados eran referentes oficialistas decidió guardar silencio y no condenar la actitud violenta. Incluso cuando atentaron contra la vida de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, varios miembros de la oposición guardaron silencio. 

 

Y más si se tiene en cuenta que, más que un escrache popular, lo que ocurrió el fin de semana fue más bien una discusión política pública entre el representante del poder judicial y el director de la Consultora Equis, Artemio López, y su pareja, Clara Abelenda. Esto lo dio a conocer el dueño del restaurant, Francisco Rosat, en una entrevista que dio por Radio Continental.

"No entendíamos nada porque nosotros no sabíamos que era el fiscal y la gente que estaba comiendo tampoco", recapituló el empresario, y luego detalló que fue la pareja del consultor la que comenzó la discusión, pero que "no hubo agresión física, solo hubo gritos".

 

"La historia te va a condenar" y "lo que hiciste lo vas a pagar", fueron algunas de las frases que dijo la mujer. Según el mismo Luciani declaró a Clarín, la pareja de López lo enfrentó y le dijo: "Vení para acá... qué ganas de vomitar, vení acá... me das asco".

"Cuando Luciani se retiró se generó una situación incómoda porque ella lo fue a increpar", contó Rosat. "La gente se puso a aplaudir al fiscal cuando se retiró y después entró la custodia a explicar lo que había sucedido", detalló, lo que expone que la situación, estuvo lejos de ser un escrache tal como se lo conoce.

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, fue una de las que salió a criticar lo que había sucedido en el local marplatense. "Todos somos el fiscal Luciani. ¡No queremos más violencia!", tuiteó junto a una noticia, cargada de mentiras como que el fiscal había sido golpeado, algo que fue negado.

Lo más paradójico del repudio ofrecido públicamente fue que vino de parte de una figura que fue una de las últimas en hablar sobre el atentado que quiso quedarse con la vida de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en las puertas de su departamento la noche del 1° de septiembre

No sólo eso. Bullrich nunca repudió lo que había sucedido, al menos con esas palabras. Situación que le motivó un cruce con la conductora Mirtha Legrand durante una participación en una de las mezasas en la cual le dijo "hay alguien que no repudió mucho".

"A mí no me gusta que me quieran obligar, como si fueran una policía de la palabra, a decir determinada palabra. Yo dije que frente a un hecho de terrible gravedad, estoy siempre contra la violencia y a favor del imperio de la ley. Pero no me gusta que me vengan a decir que si no uso determinada palabra no estoy repudiando", expresó la ex ministra de Seguridad durante la gestión de Mauricio Macri.

Aunque Bullrich no fue la única que se sumó al repudio a lo sucedido en La Feliz. La ex gobernadora María Eugenia Vidal aseguró en su Twitter que "La agresión al Fiscal Luciani merece el repudio de todos los que valoramos la justicia, comprendemos la división de poderes, y defendemos la República. La impunidad no es un sistema de gobierno".

"Repudio la agresión que sufrió el fiscal Luciani con su familia durante el fin de semana en Mar del Plata. La Argentina de los violentos y la intolerancia no va más", expresó por su parte el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli.

"Repudio las agresiones que sufrió el fiscal Luciani. A 39 años de 1983, la práctica del escrache no puede tener lugar en la Argentina bajo ninguna excusa. Menos todavía por ejercer roles indelegables de las instituciones de la república. La democracia no solo es votar cada tanto", detalló en su Twitter el ex ministro de Educación Alberto Finocchiaro.

"La agresión al fiscal Luciani es muy grave. El fanatismo ciego es peligroso y autoritario", tuiteó el radical mendocino Alfredo Cornejo.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!