Secciones
Congreso

Se cayó la sesión por la ley del etiquetado frontal: los principales puntos del proyecto

Juntos por el Cambio no bajó al recinto y se cayó la sesión. Pero la decisión de la coalición opositora no fue el único motivo de que quede trunca la sesión.

La sesión convocada para tratar, entre otros proyectos, la Ley del Etiquetado Frontal, fracasó hoy luego de que el Frente de Todos no consiguiera el quórum necesario como consecuencia de la decisión del bloque de Juntos por el Cambio de no acompañar el temario, debido a que pidieron ingresar otras cuestiones en labor parlamentaria, pero también del propio bloque oficialista que sufrió algunas bajas en la primera sesión netamente presencial desde el comienzo de la pandemia del Covid-19.

El Frente de Todos reunió 122 diputados, sólo 7 menos del quórum necesario.Un dato no menor, al oficialismo le faltaron 7 diputados, es decir que con sus números propios podría haber llegado al quórum. ¿Quiénes son? José Luis Martiarena (el jujeño recordado por proponer nacionalizar los depósitos), Karim Alume Sbodio (San Luis), Juan Mosqueda (Chaco), Alcira Figueroa (Salta) y Graciela Navarro (Santiago del Estero). A ellos se les suman  Facundo Moyano y Cristina Álvarez Rodríguez, que renunciaron a sus bancas y aun no tuvieron su reemplazo.

De todos modos, el interbloque de la oposición y otras bancadas convocaron para las 13.30 otra reunión para intentar consensuar un temario y buscar sesionar esta misma tarde, tras la incorporación de otros temas, entre ellos la Ley Ovina que tiene dictamen y está en condiciones de debatirse en el recinto.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La decisión de que caiga la sesión tuvo como protagonistas ambos espacios políticos. Juntos por el Cambio reclamó que se cambie el temario y se consensué la inclusión de otras cuestiones, y el Frente de Todos se negó a realizar cambios. Un verdadero cruce entre ambos espacios. Por primera vez desde que está como presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, no consiguió las adhesiones necesarias para sesionar incluso con una ley que contaba con el apoyo mayoritario del bloque de JxC.

La sesión había sido solicitada por la bancada del Frente de Todos, que encabeza Máximo Kirchner, para debatir un conjunto de iniciativas consensuadas con la mayoría de los bloques después de tres meses sin deliberar, debido a la campaña electoral y a la falta de acuerdo entre los distintos espacios parlamentarios.

El temario de la convocatoria impulsada por el oficialismo incluía, además, otras iniciativas, como la que propone políticas transversales para las personas en situación de calle y otro referido a medidas vinculadas con la actividad de la vitivinicultura.

"La ley de etiquetado frontal es un buen ejemplo para demostrar que, aun en medio de un proceso electoral, los diferentes espacios políticos podemos avanzar con proyectos que benefician a la gente. Es una pena que algunos estén más preocupados por quedarse con la presidencia de la Cámara que en hacer cosas para la gente. No sorprende, porque es lo que hicieron cuando gobernaron", afirmó Kirchner en declaraciones radiales, al referirse a la sesión de este martes.

Kirchner sí consiguió el apoyo de dos diputados de Juntos por el Cambio, Claudia Najul y Alberto Zamarbide, como así también de los dos diputados de izquierda, Carlos Giordano y Monica Schotlauer. También tuvo el apoyo de Andres Zottos, del PJ salteño, y de los bloques Frente para la Concordia Misionero y Todos Somos Río Negro.

“El oficialismo llamó a una sesión especial sin consensuar con la oposición. Tras la derrota deberían tener más humildad. JxC tiene postura mayoritaria a favor del etiquetado frontal, pero no sumaron temas clave como la emergencia educativa. El FdT deberá conseguir el quórum”, manifestó el jefe del interbloque de la coalición opositora, Mario Negri.

Qué se busca con la ley de etiquetado frontal

El proyecto que busca aprobar el FdT propicia advertir a la sociedad sobre los productos que tienen un alto contenido de grasas, sodios y azúcares, con el fin de ayudar a combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos, entre otras enfermedades.

La iniciativa es rechazada por algunas empresas de la alimentación y genera resistencias entre legisladores de las provincias del norte, sin distinción de alineamientos políticos, ya que desde esa región del país sostienen que el etiquetado frontal perjudicará a la producción azucarera, por lo que promueven introducir modificaciones en el texto que se aprobó en el Senado.

Además, previene la malnutrición e impulsa la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles, y, en caso de aprobarse, los alimentos y bebidas que contengan cafeína y edulcorantes deberán llevar una leyenda que lo indique.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!