Secciones
Gobierno

Olivos-gate: la trastienda del brusco cambio legal que dio el fin de semana el presidente

El jefe de Estado, que ya se encuentra imputado, trabajó en conjunto con el jefe de asesores, Juan Manuel Olmos, su presentación.

El presidente Alberto Fernández realizó algunos cambios en su estrategia judicial después del fin de semana cuando empezó las consultas con abogados y asesores ante la certeza de que iba a ser imputado por el fiscal federal Ramiro González por el festejo de cumpleaños de la primera dama, Fabiola Yañez, en pasado 14 de julio de 2020 cuando en el país regía una fuerte cuarentena como consecuencia de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Con una estrategia judicial definida, y basada en lo que se conoce como el fallo Moyano (por la decisión judicial que benefició al líder camionero y a su familia por violar la cuarentena), Fernández empezó a desligarse del abogado de la vicepresidenta en cuestiones civiles, Gregorio Dalbón, por una serie de declaraciones contra el funcionario judicial que lo imputó.

Según pudo saber este medio, las acusaciones de “coimero” que realizó Dalbón a González en una entrevista fueron motivo suficiente para que el jefe de Estado decida prescindir de su asesoría, representarse a sí mismo pero contar con los consejos de su jefe de asesores, Juan Manuel Olmos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“El gordo”, como se lo conoce en el PJ porteño, es un hombre de la Justicia que poco a poco fue ganando espacios dentro de la estructura paritaria y se consolidó como uno de los personajes de referencia para todo el peronismo capitalino. Hacedor de acuerdos y cultor del consenso, Olmos fue con quien Fernández repasó cada uno de los puntos de la estrategia judicial que se basará en que no hubo un delito debido a que no existió contagio alguno por la reunión.

Asimismo, tal y como sucedió con el famoso surfer, Fernández decidió proponer una compensación económica como consecuencia de su proceder. En el escrito previo a su imputación, el Presidente ofreció donar $155.000 mensuales (la mitad del sueldo en mano que recibe por su cargo) por cuatro meses ya que es lo que puede afrontar sin dejar de lado sus gastos corrientes.

Volviendo a Dalbón, la gota que rebalsó el vaso fue la nota que le dio a AM750 la semana pasada. “Ramiro González puede hacer lo que quiera, pero es un coimero, y sabe que yo lo sé”, dijo el abogado la semana pasada. “Si quiere venir a buscar plata, acá no la va a encontrar porque nosotros no lo vamos a coimear, ¿está claro?”, agregó.

“Que me venga un fiscal de primera instancia a hacerse como el capo de la mafia... ¡que se atreva! Si lo llaman a se presentará, estamos a disposición de la Justicia, pero no le vamos a poner un peso”, remarcó en otro de los pases de la entrevista.

La causa del cumpleaños de Olivos tiene ciertas particularidades que se dejen ver en los dictámenes del fiscal. En el anterior a la imputación del Presidente, la primera dama y los demás invitados, González le solicitó a todos los presentes y también a la Casa Militar que se explique cómo fueron los protocolos dentro del festejo de cumpleaños de Fabiola Yañez

En algunos sectores de Comodoro Py lo interpretaron como una forma del funcionario de buscar tener la prueba fehaciente de si representó un riesgo o no para la salud de todos el festejo; sin embargo en algunos despachos el panorama fue otro. “Fue una forma elegante de demorar todo un poco más”, explicó un veterano investigador judicial.

Ahora, en la causa que instruye el juez Sebastián Casanello, tanto Fernández como el resto de los imputados (la gran mayoría representados por el abogado especialista en derecho penal Juan Pablo Fioribello), deberán esperar a ver qué medida toma el magistrado en cuanto a sus declaraciones. Ahí Fernández tiene una diferencia del resto; por su rol puede enviar su declaración por escrito a diferencia del resto. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!