Secciones
Política

Operativo reconstrucción: los mensajes ocultos del video de Cristina, línea por línea

Fueron casi 13 minutos de contundentes definiciones políticas. De la ridiculización de Macri a la primera vez que la “nueva Cristina” le habló a sus votantes no K.

Por Manuela Fernández Mendy

Nadie lo esperaba. Fueron pocos los miembros de la mesa chica de Cristina Kirchner que sabían que anunciaría el sábado por la mañana su candidatura a vicepresidente. Su propio compañero de fórmula, Alberto Fernández, aseguró que se enteró sólo dos días antes del anuncio y que quedó “sorprendido”. Según pudo saber BigBang, el operativo comenzó el 20 de abril durante el último viaje de la ex presidenta a Cuba. Tuvo su primera expresión durante la presentación de su libro Sinceramente en la Feria del Libro y culminó, al menos en esta primera etapa, con el video que se gestó contrarreloj y que fue elaborado por el mismo y reducido grupo de comunicación que estuvo a cargo del que utilizó el 28 de marzo para explicar el cuadro de salud de su hija, Florencia.

Poco más de once mil caracteres fueron los que empleó la ahora candidata a vicepresidenta para no sólo anunciar la fórmula con la que desembarcará en las PASO, sino también para marcarle la cancha a todos. Con 1900 palabras, la senadora logró patear el tablero propio y obligó a las otras fuerzas a reestructurar toda su campaña a menos de un mes de la presentación de las listas. Escribió el guión sola y en los días posteriores a su paso por el predio de La Rural. Ningún concepto al azar. Con un mismo video, Cristina le habló a todos:

  1. A los propios, el núcelo duro
  2. A los "indecisos"
  3. A los votantes desencantados de Cambiemos
  4. Al peronismo
  5. A la oposición
  6. Al Gobierno de Mauricio Macri
  7. A los mercados
  8. Al Fondo Monetario Internacional
  9. Al campo

Los mensajes “secretos” que esconde el video con el que Cristina Kirchner anunció su candidatura a vicepresidenta

El video comenzó con la misma imagen con la que culminaría: un joven flameando la bandera argentina entre las montañas. En un tono tranquilo y hasta por momentos monocorde, la ex presidenta capitalizó el aniversario de la asunción de Néstor Kirchner para poder para explicar el motivo de la elección de la fecha del anuncio de su candidatura. Gestos épicos en tiempos de campaña.

Quiero dirigirme a mis compatriotas, para compartir como siempre reflexiones y también, claro, decisiones"

“Hoy, sábado 18, comienza la semana de Mayo. El próximo 25, en esa fecha patria, se cumplen ya 16 años del día en el que Néstor asumió como presidente de un país devastado. Quiero dirigirme a mis compatriotas, para compartir como siempre reflexiones y también, claro, decisiones”, anticipó. Todos esperaban, en especial después de la presentación de su libro, una definición inminente. Y, claro, la tuvieron.

El guiño al renunciamiento histórico de Evita y al empoderamiento femenino

“Nunca me desvelaron los cargos políticos, ni tampoco fueron mi principal motivación. Tal vez porque pertenezco a una generación que no buscaba un lugar en las listas, sino un lugar en la historia”, comienza la ex presidenta.

Aunque desde ya los contextos políticos e históricos son claramente distintos, el concepto de renuncia a los “honores” al que hizo alusión la ex presidenta resulta similar a aquel esbozado por Eva Duarte de Perón el 31 de agosto de 1951 cuando a las 20.30 de la noche anunció su renunciamiento “indeclinable” a la vicepresidencia, aquel ofrecimiento que había recibido sólo nueve días antes en el Cabildo Abierto del Justicialismo frente a una inmensa multitud.

No renuncio a la lucha, ni al trabajo; renuncio a los honores"

“Aceptar otra cosa, sería romper la línea de conducta que le impuse a mi corazón y darles la razón a los que no creyeron en la sinceridad de mis palabras, que ya no podrán decir jamás que todo lo hice guiada por mezquinas y egoístas ambiciones personales. (…) No tenía entonces, ni tengo en estos momentos, más que una sola ambición. Una sola y gran ambición personal: que de mí se diga cuando se escriba este capítulo maravilloso que la historia seguramente le dedicará a Perón, que hubo al lado de Perón una mujer que se dedicó a llevarle al presidente las esperanzas del pueblo”, sostuvo en su discurso radial.

leé también: Una "nueva" Cristina, unidad partidaria y Macri: las definiciones de Alberto Fernández

Las palabras de Evita, presionada por los militares y una porción del peronismo que se negaba a apoyar su candidatura, tuvieron más fuerza en un pasaje que quedó para la historia: “No renuncio a la lucha, ni al trabajo; renuncio a los honores”. Este es el lugar en el que Cristina mostró una versión superadora, amparada en que el escenario político de su fuerza la aclama como candidata. “Esa misma y por momentos trágica historia me hizo comprender que los cargos también son herramientas para llevar adelante los ideales, las convicciones, las utopías. Es cierto que no son las únicas, pero después de todo son herramientas al fin. Siempre”, sentenció la senadora.

Los cargos también son herramientas para llevar adelante los ideales. No son las únicas, pero son herramientas al fin"

En efecto, Cristina cumplió el sueño que a Evita le fue negado: encabezó una lista presidencial y ganó en dos oportunidades. Gobernó ocho años la Argentina. Y ahora, en este nuevo e intrincado escenario electoral, tomó la decisión de dar un paso atrás, pero no al costado. Renunciar al honor de la embestidura presidencial en pos de la “patria”, pero no al “cargo”. En su explicación, la ex presidenta hizo también un guiño al empoderamiento femenino, tan presente en esta campaña.

“Después de haber sido dos veces presidenta de este país, su primera mujer electa como tal, y de haber ocupado distintos cargos legislativos, siempre por voluntad popular expresada en las urnas, sigo más convencida que nunca de que la expectativa o la ambición personal tienen que estar subordinadas al interés general. Ese principio, siempre remanido y repetido, y tantas veces incumplido del peronismo, de: 'Primero la Patria, después el movimiento y por último los hombres'. Bueno, creo que es hora de hacerlo realidad de una buena vez por todas. Y no sólo con palabras, sino también con los hechos. Y, sobre todo, las conductas. En este caso sería: primero la patria, segundo el movimiento y por último, una mujer. Permítanme, sólo por un instante, un poco de humor feminista”.

Permítanme, sólo un instante, un poco de humor feminista"

El anuncio de su compañero de fórmula y las diferencias con Alberto Fernández: la expresión pedida de la “nueva Cristina”

Después de su moderado discurso durante la presentación de su libro, no fueron muchos -en especial los principales voceros y periodistas opositores al kirchnerismo- los que pusieron en duda el temple conciliador que esbozó la ex presidenta en La Rural. “¿Cuánto tiempo va a poder sostener este personaje?”, se preguntaron desde muchos programas de televisión. Incontables fueron las editoriales que reforzaron la teoría de la “Cristina en campaña”.

Casi llegando al segundo minuto del video, la ex presidenta dio el batacazo: “Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos. Él como candidato a presidente y yo como candidata a vice, para participar en las próximas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Sí, las famosas PASO”.

Es cierto, con Alberto tuvimos también diferencias"

Atenta a las marcadas diferencias que mantuvo con Fernández, quien se alejó de su gobierno con feroces críticas; la ex presidenta se anticipó a la artillería que recibiría y cambió el eje de la discusión. Convirtió una debilidad, en una fortaleza: elegir un compañero de fórmula que la denostó en su momento no sería ahora una debilidad, sino un símbolo de su voluntad de acercamiento y unidad. Una maniobra política calculada milimétricamente.

Leé también: Un llamado y una cena con sus hombres de confianza: así definió Cristina la fórmula con Alberto Fernández

Alberto, a quien conozco ya desde hace más de 20 años y es cierto, con quien tuvimos también diferencias. Tan cierto como que fue Jefe de Gabinete de Néstor durante toda su presidencia, y lo vi junto a él decidir, organizar, acordar y buscar siempre la mayor amplitud posible de Gobierno".

Aquellos tiempos fueron muy difíciles, pero estos que estamos viviendo hoy son realmente dramáticos"

"Aquellos fueron tiempos muy difíciles, pero estos que estamos viviendo hoy los argentinos y las argentinas son realmente dramáticos. Nunca tantos y tantas durmiendo en la calle. Nunca tantos y tantas con problemas de comida, de trabajo. Nunca tantos y tantas llorando delante de una factura impagable de luz o del gas”.

Las imágenes elegidas para acompañar el off de la ahora candidata fueron contundentes: gente durmiendo en la calle, postales de los verdurazos en Plaza de Mayo, imágenes de las facturas tras el tarifazo. De pronto, las postales de la pobreza se vieron interrumpidas por una toma cenital de la Casa Rosada. Aislada, imperturbable; ajena a todo lo que sucede en la calle, en las provincias, en el país. Un metamensaje clarísimo: el Gobierno no ve la realidad.

La nueva pesada herencia y la estafa electoral de Mauricio Macri: el guiño a los electores frustrados de Cambiemos

“Y si miramos el Estado. ¡Ay, Dios mío! La deuda externa en dólares contraída en apenas tres años es más grande que la que Néstor recibió defaulteada Eso sí: con un agravante todavía, casi el 40 por ciento es con el Fondo Monetario Internacional”. Una nueva crítica al macrismo, ahora explícita: mientras la ex presidenta habla del endeudamiento, el video muestra a Juliana Awada abriéndole las puertas de Olivos a Christine Lagarde.

“El apabullante e innecesario, e innecesario endeudamiento del país empieza a mostrar en este presente los primeros síntomas de una realidad que será muy difícil de revertir. Sobre todo si anteponemos los nombres y las preocupaciones personales al desafío de construir una coalición electoral no sólo capaz de resultar triunfante en las próximas elecciones, sino también que aquello por lo que se convoca a la sociedad pueda ser cumplido”, expresó, al tiempo que reiteró: “Aquello por lo que se convoca a la sociedad pueda ser cumplido”.

Mientras Cristina hace énfasis en las promesas de campaña de Cambiemos, el video muestra a Macri bailando junto a Gabriela Michetti en el búnker de campaña. El siguiente cuadro es crudo: la imagen de un local que baja sus persionas. Fábricas que apagan sus luces. Y, de nuevo, el festejo del macrismo el día que ganó en segunda vuelta. Eso sí, con protagonistas bien elegidos: Marcos Peña saludando sobre el escenario al presidente, mientras Vidal celebraba de fondo. El tótem PRO casi en su totalidad: faltaba Horacio Rodríguez Larreta.

“Es un principio fundamental entonces, evitar sumar a la frustración actual producto de la estafa electoral que facilitó la llegada de Mauricio Macri al poder, una nueva frustración que, no tengo dudas, sumergiría a la Argentina en el peor de los infiernos. Sí, no tengo dudas. La situación del pueblo y del país es dramática”.

Nada de globos, ni bailes: la fragilidad del Estado y el llamado a una alianza nacional

“Esta fórmula que proponemos estoy convencida de que es la que mejor expresa lo que en este momento la Argentina necesita para convocar a los más amplios sectores sociales y políticos y económicos también. No sólo para ganar una elección, sino para gobernar. Porque algo que tiene que quedar claro a todos y a todas, se va a tratar de tener que gobernar otra vez en ruinas; con un pueblo otra vez empobrecido. Está claro entonces que la coalición que gobierne deberá ser mucho más amplia que la que haya ganado las elecciones”.

Está claro entonces que la coalición que gobierne deberá ser mucho más amplia que la que haya ganado las elecciones"

El contundente mensaje de Cristina al peronismo: los ojos puestos en Sergio Massa

A diferencia de Mauricio Macri, quien reconoció haber ocultado “la herencia recibida” para no “generarle más angustia a los argentinos”, la ex presidenta fue contundente: el país está al límite. Y ahora, después de hablarle al decepcionado votante de Cambiemos, Cristina fue directo al peronismo.

Necesita gestos y hechos concretos que den certeza y seguridad a una unidad que comience a ordenar la vida"

“Estoy convencida de que este es el mejor aporte que puedo hacerle a mi país. Se los dije días pasados en la sede del partido justicialista. Los dirigentes debemos dejar de lado las ambiciones y las vanidades personales y yo estoy dispuesta a aportar desde el lugar en el que pueda ser más útil. Tal vez, ese día cuando dije eso, algunos o algunas pensaron que era una de las tantas fórmulas de rigor; tan naturales, tan presentes siempre en todo encuentro político. Pero no, no es así. Tengo la certeza de que nuestro pueblo no espera palabras, ni discursos huecos y vacíos. Necesita gestos y hechos concretos que den certeza y seguridad a una unidad que comience a ordenarles la vida. Que con tanta perversidad este gobierno les desordenó en sólo algo más de tres años. Creo, sinceramente, que este es el camino”.

El mensaje a los mercados, al campo y la postura geopolítica: "El mundo es distinto, nosotros también"

“El mundo actual y latinoamérica en especial han mutado para mal en los últimos tiempos. Hoy estamos en tiempos álgidos. Tiempos de disputa comercial, tecnológica, militar y política. Tenemos los argentinos y las argentinas que tener la suficiente inteligencia y visión práctica para que esta disputa por el poder mundial no nos arrastre a una mayor dependencia y pobreza. Tenemos que saber abordarla en beneficio de nuestro crecimiento como país y del bienestar de nuestro pueblo”.

“Lo podemos hacer”, ratificó la ex presidenta, mientras el video mostraba la imagen del campo. “Lo sabemos hacer”, sumó. “Es más, tenemos que hacerlo. Reitero: más que ganar una elección necesitamos de hombres y mujeres que puedan gobernar una Argentina que se encuentra en una situación de endeudamiento y de empobrecimiento peor que la del 2001. Y que tenga la suficiente amplitud de ideas y de sectores políticos (imagen de ella junto a Alberto Fernández) para representar con compromiso el interés nacional. Repito: para representar con compromiso el interés nacional y dar respuesta a las necesidades más urgentes de nuestro pueblo”.

El mundo es distinto y nosotros también"

Uno de los principales argumentos de campaña del Gobierno fue la instalación del temor de los mercados internacionales frente a un posible regreso de Cristina Kirchner al poder. “No se trata de volver al pasado, ni de repetir lo que hicimos del 2003 al 2015. Y de lo que más allá de aciertos, críticas o errores nos sentimos muy orgullosos. Pero, el mundo es distinto y nosotros también”.

Las críticas a la gestión de Macri, el recuerdo de la despedida popular en Plaza de Mayo y la campaña en su contra

“Siempre pensé que gobernar es dar respuestas a los nuevos desafíos, en especial a los más jóvenes. Ustedes saben que, que ellos y ellas son mi debilidad. Gobernar no es sólo firmar decretos y dar discursos. Es principalmente tomar decisiones que sean comprendidas, aceptadas y compartidas por la inmensa mayoría de nuestro pueblo. Y que ese pueblo perciba que ellas son para mejorarle su calidad de vida. Y para que sus hijos y sus hijas, y sus nietos y sus nietas, vuelvan a tener futuro”.

La ex presidenta también se refirió a la “campaña de mentiras y difamaciones” que comenzó, según ella, en los últimos años de su gestión. El video ofreció, una vez más, otro metamensaje: mientras que Mauricio Macri llega a su último año de gestión con un marcado debilitamiento en su imagen, ella se despidió con una multitud en Plaza de Mayo.

Me despedí del gobierno con una Plaza de Mayo colmada de pueblo, como no se recuerda en la historia argentina"

“En los últimos años de mi gestión y en especial desde que me despedí del gobierno con una Plaza de Mayo colmada de pueblo, como no se recuerda en la historia argentina, he sido víctima de la más feroz despiadada campaña de mentiras y difamaciones. Contra mi persona, mi familia y nuestro gobierno. No los voy a nombrar, ustedes saben quiénes son y cómo lo han hecho. Ellos solos se delatan por sus expresiones públicas y sus malas acciones. No es casual, además de que esas mentiras, esa difamación y ese odio le han servido a aquellos que las instalaron para beneficiarse en lo económico, hasta límites nunca visto. Y todo ello a costa del más fenomenal endeudamiento de la Nación y del peor y más rápido empobrecimiento del pueblo argentino. Sin embargo, no me guían ni el odio ni el rencor. Al contrario, mi decisión es una contribución a la construcción de un país distinto, que la tomo como una inmensa responsabilidad frente a la historia”.

De la queja a la acción: el pedido a los ciudadanos disconformes

“El otro día, cuando en la Sociedad Rural presenté mi libro Sinceramente, el que veo y siento como un aporte a la discusión, el debate y el conocimiento histórico de los problemas de los argentinos, propuse un nuevo contrato social de ciudadanía responsable. Ese nuevo contrato social no es más ni menos que la búsqueda de una mirada práctica que genere una base de orden. Un nuevo orden que permita el desarrollo de las personas, dentro de las condiciones humanas y espirituales, pero siempre, siempre, en el marco de una realización social y colectiva para evitar que el esfuerzo de cada argentino y argentina termine siendo devorado por el egoísmo y el individualismo”.

Tenemos que entender de una buena vez y para siempre que el descontento o el enojo individual nunca modificaron el status quo"

“Tenemos que entender de una buena vez y para siempre que el descontento o el enojo individual nunca modificaron el status quo. Nunca transformaron la realidad. Pero si ese descontecto adquiere etapas superiores de unidad y coordinación va a abandonar el camino de la queja para transformarse en el camino de la propuesta. Y yo quiero ser la primera en esto de ejercer el acto de responsabilidad ciudadana. Dejando de lado ambiciones o vanidades personales. Asumo con gran compromiso y responsabilidad este nuevo desafío, con el convencimiento absoluto de que es lo mejor para nuestro pueblo y de la Argentina”.

El mensaje a los propios: no cuestionen a Alberto Fernández, ni pongan palos en la rueda

“A mis compañeros y compañeras les pido que estrechemos filas, acompañando una fórmula, militando y trabajando con alegría y esperanza, porque el triunfo depende de nosotros mismos y de lo que cada uno de nosotros vaya aportando. Yo creo, sinceramente, estar dando hoy el primer paso. Comprender el presente de nuestra Nación obliga a no pensar en la suerte y el destino personal de cada uno. Pero de todos modos les puedo asegurar que me reconozcan hoy, al punto depoder ser elegida nuevamente por ciudadanos y ciudadanas para conducir el destino de nuestra patria es reparador, luego de tantos agravios y halagador, después de tanto esfuerzo”.

El mensaje para los votantes críticos: “Saben que un país mejor no es una utopía porque ya lo vivimos"

“No estamos para los halagos. Alguien decía que la experiencia es un peine que te dan cuando te quedás pelado. Bueno, aún tengo bastante pelo. Y una experiencia construida desde muy chica en la militancia política que tuvo como colorario el orgullo de haber sido ocho años presidenta de todas y todos los argentinos”.

“Esa experiencia no estuvo exenta de errores, pero se transforma en un valor sólo si se la toma en cuenta y se la escucha. La experiencia es eso, no es la perfección. Al contrario, creo que más bien sirve y estimula a la comprensión”, reconoció, al tiempo que sumó: “A mis compatriotas que están angustiados por perder el trabajo, si aún lo conservan; que están angustiados por los precios que no dejan de subir y las tarifas de los servicios públicos que son impagables. A mis compatriotas, que también están preocupados porque el Gobierno sigue endeudando al país en una obscena timba financiera de tasas de interés astronómicas y rematando dólares prestados. A mis compatriotas, que contemplan absortos cómo el Estado cada vez se aleja más del pueblo y sólo beneficia a los sectores más poderosos y ricos.

Por último y después de una lavada y genérica autocrítica, Cristina volvió a apelar al sello de su última campaña: “Antes estábamos mejor”. “A todos ellos y a todas ellas les pido que no desmayen, que no se resignen. Sabemos y saben que un país mejor no es una utopía, que un país mejor es posible porque ya lo vivimos, lo acariciamos y lo sentimos. Reconstruir entonces un país para todos y todas debe ser no sólo nuestro sueño, sino nuestro objetivo. Los quiero mucho a todos y a todas, cuídense mucho”.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Fueron casi 13 minutos de contundentes definiciones políticas. De la ridiculización de Macri a la primera vez que la “nueva Cristina” le habló a sus votantes no K.