Secciones
Política

Perlitas de la jura: las desopilantes frases de Cristina, el adiós a Bullrich y los errores de los senadores

Los 24 senadores nacionales electos el 14 de noviembre último juraron hoy en sus cargos en el marco de una sesión preparatoria conducida por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. 

Este jueves prestaron juramento los 24 senadores electos, dos días después que los 127 diputados que fueron elegidos durante las elecciones del pasado 14 de noviembre. La ceremonia se llevó a cabo en la Cámara Alta del Congreso y fue la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, titular de dicha Cámara, quien encabezó el acto de jura con algunas perlitas que no pasaron desapercibidas.

El acto protocolar inició pasadas las 12.20 de este jueves y los senadores prestaron juramento ante el estrado acompañados por familiares, los cuales tuvieron que hisoparse como parte del protocolo "anticovid" del recinto. Los senadores electos hasta 2027 fueron convocados al estrado por la vicepresidenta por orden alfabético de las provincias a las que representan. Así, los primeros en prestar juramento fueron los legisladores por Catamarca, Guillermo Andrada, Lucía Corpacci y Flavio Fama; por Córdoba, Carmen Rivero, Luis Juez y Alejandra Vigo; por Chubut, Carlos Linares, Edith Terenzi e Ignacio Torres, y por Corrientes, Carlos Espínola y Gabriela Valenzuela.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En ese contexto fue que se dio el llamativo y muy inesperado comentario de Cristina a uno de los secretarios que la acompañaba en el recinto: "Usted, qué le pasó en la cara. ¿se hizo algo? No sé, me pareció que se había hecho algo", le consultó visiblemente sorprendida. "Todo es por orden alfabético, me parece perfecto. Últimamente hay mucho estrellato", señaló, acto seguido, sobre el orden de la jura. Al show de frases de la vicepresidenta, se le sumó los dichos a otra secretaria: "Está todo por orden alfabético. No se adelante. Nunca es bueno en política adelantarse"; y sobre la alusión a la formalidad de la lectura en cada presentación, afirmó: "Casi parezco Radiolandia".

Por el Frente de Todos renovó su banca Anabel Fernández Sagasti, camporista y mano derecha de Cristina en el Senado. "No te gustó lo de señora", le dijo Cristina al leer el texto previo a la jura.  "Buen día presidente. Perdón, Presidenta, todavía no aprendo", se dirigió a Cristina el senador formoseño del Frente de Todos José Mayans y la titular de la Cámara no se lo dejó pasar: "Le cuesta, le cuesta".

La electa senadora por Tucumán Sandra Mendoza sorprendió a Fernández de Kirchner al decir "sí, prometo". Además, no puso la mano sobre la Constitución sino que la llevó a su corazón. Sobre esto, a Cristina se la escuchó decir: "Ah, es evangélica, por eso". Pero el momento más emotivo, sin lugar, a dudas se vivió cuando llegó Esteban Bullrich, quien horas antes había anunciado la renuncia a su banca por la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que padece. 

Si bien José Mayans y Cristina Fernández de Kirchner le pidieron al político que no renuncie, Bullrich aclaró entre lágrimas y acompañado por su familia: "Ser parte del Senado de la Nación ha sido uno de los honores más grandes y desafiantes de mi vida política y en general. Acá encontré un grupo de personas comprometidas con sus provincias y con la patria y pude hacer mi aporte para lo que voy a seguir buscando un mejor país para mis hijas”.

 

Sólo tres senadores se apartaron del libreto en el momento de la jura y en lugar de prometer lealtad por la Constitución o la Biblia, decidieron honrar la memoria de los pueblos que representan como Torres, por Chubut, O Valenzuela, por Corrientes. La ceremonia duró una hora y al terminar, Cristina se retiró del recinto a la espera de la sesión ordinaria que se realizó a las 14 con la vieja composición de la Cámara, para discutir los DNU emitidos por Alberto Fernández.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!