Secciones
Investigado

Procesaron a José Alperovich por el presunto abuso sexual a su sobrina: qué declaró la víctima

El ex gobernador perdió los fueros en diciembre del 2021. Cómo avanza la causa.

El juez Osvaldo Rappa procesó a José Alperovich, el ex gobernador de Tucumán acusado por su sobrina segunda por acoso sexual entre 2017 y 2019. Luego de perder sus fueros como senador nacional del Frente de Todos, en diciembre de 2021 -que impedían que fuera procesado ante la denuncia- el encargado del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 35 decretó su procesamiento.

El avance de la causa

El miércoles 20 de abril,  a las 9.30, José Alperovich, por primera vez sin fueros desde que fue denunciado, declaró de forma virtual, negó los hechos que se le imputaron y realizó un “extenso” descargo, según sus declaraciones por Twitter.

“Esta mañana cumplí con la orden judicial, y me presenté a declarar ante el juez Osvaldo Rappa, en el marco de la denuncia en mi contra. Declaré durante más de una hora y media y realicé un extenso descargo de mi defensa, analizando todas las pruebas presentadas en la causa y demostrando que se trata de una falsa denuncia con fines de excluirme de la escena política”, escribió.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental


Al finalizar la audiencia, el juez Rappa debió resolver en el plazo de diez días la situación procesal del ex legislador y finalmente optó por procesarlo por abuso sexual simple en tres oportunidades y abuso sexual agravado en seis. También fue embargado por 2,5 millones de pesos.

La denuncia de la víctima

La presunta víctima es la sobrina segunda del ex gobernador de Tucumán, provincia que gobernó durante 12 años, de 2003 a 2015. La joven fue su asistente personal desde 2017 y trabajó con él en la campaña para gobernador que perdió contra el actual jefe de gabinete, Juan Manzur. Su denuncia se hizo efectiva el 22 de noviembre de 2019 en los Tribunales penales de Tucumán y en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM) de la Ciudad de Buenos Aires.

Ese día, junto a la denuncia, la presunta víctima publicó una carta que fue difundida bajo la consigna #NoNosCallamosMás

“No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son [...] poniéndole al monstruo nombre y apellido [...] El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quién fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual”, escribió.

Y sumó: "No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra. Ya saldría de ahí y estaría en mi casa, ya habría más gente alrededor, ya el disimulo y el trabajo lo iban a alejar de mi. Ya se cansaría de mí, de que no quiera, de que sea “asexuada” como me llamaba. Pero su fijación no cesaba, durante mucho tiempo quiso más y más seguido, con más ganas, con más fuerza, con más violencia por mi resistencia".

Adiós a los fueros y las implicaciones

Luego de finalizar su mandato en el Senado y no poder renovar su banca en las pasadas elecciones legislativas, José Jorge Alperovich dejó el Congreso de la Nación y sus prerrogativas. Así se pudo seguir adelante con la acusación. En la resolución que presentó Rappa en su juzgado, explicó que los hechos se dieron “mediando abuso de poder y autoridad; todo lo cual por sus circunstancias, y tiempo de duración le ocasionaron a la víctima un sometimiento sexual ultrajante”.  

De todos modos, como el procesamiento fue dictado sin prisión preventiva, Alperovich seguirá en libertad.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!