Secciones
Política

"Que nos den una casa si quieren que estemos bien": la nena que lloró por las topadoras en la Villa 31

Se trata de una toma organizada por mujeres que sufrieron violencia doméstica y no pueden pagar el alquiler en el barrio.

"La Fuerza de las Mujeres" era una toma organizada en un sector de la Villa 31, cuyo acampe era llevado adelante desde el mes de julio por 80 mujeres y 175 chicos en un antiguo basural. Esta mañana, cerca de las siete, efectivos de la policía de la Ciudad irrumpieron mientras todos dormían y comenzaron a desarmar las casillas y a pasar la topadora sobre las precarias construcciones. Muchas de esas mujeres se habían instalado ahí para escapar de casos de violencia doméstica y le reclamaron una mesa de diálogo al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Las imágenes son indignantes. Un móvil de Crónica logró capturar el momento en el que una nena de no más de nueve años lloraba desconsoladamente al ver cómo había quedado la precaria casilla que tanto esfuerzo le costó a su madre. "Estos malditos nos tiraron todo, destruyeron todo. ¿Ahora qué vamos a hacer con nuestra vida? Nos están destruyendo todo y nosotros gastando plata para hacer todo. ¡Nos rompieron el único inodoro que teníamos y a mi mamá le costó plata! Que nos den una casa si quieren que nosotros estemos bien", interpeló llorando la criatura.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La toma comenzó hace tres meses, en respuesta al incremento del precio de los alquileres durante la pandemia. Según consigna el diario Página 12, el valor de una habitación en la 31 es hoy de diez mil pesos mensuales. "Llegaron a las seis, a leernos algo que no sabemos si es válido o no. Yo pedí que estuviera presente alguien de la Defensoría de los Niños, porque tenemos criaturas; tardaron una hora en traer a un señor que dijo que era de la Defensoría, pero no sabemos si es cierto", denunció Alicia.

"El Ministerio de la Mujer de la Nación no vino, siendo que muchas de las mujeres estamos acá porque sufrimos violencia de género. Igual pasaron la topadora, quemaron casas, fue algo inhumano, de violencia al cien. Venimos de escapar de que nuestras parejas nos peguen y ahora sufrimos la violencia del Gobierno", sumó.

El abogado de las familias, Ramiro Geber, denunció que la fiscal a cargo, Valeria Messaglia, y el Gobierno de la Ciudad se negaron a abrir una mesa de diálogo. "Lo único que querían hacer era un censo. Les pedimos garantías de que el censo no fuera utilizado para imputarlas, pero la fiscalía no accedió. El Gobierno de la Ciudad no dio ninguna solución pese al estado de vulnerabilidad y violencia en que se encuentran las familias. Sacaron a todo el barrio, con un dispositivo más lamentable en la medida en que había mujeres y niños".

Desde el Gobierno de la Ciudad justificaron el operativo. De acuerdo a lo difundido por el Ministerio de Desarrollo Humano, la explicación fue que se trataba de una "toma ilegal" y que las ocupantes nunca aceptaron ser censados, ni la ayuda social y habilitación que se les ofreció. Los vecinos del barrio están en contra de la toma".

Sin embargo, desde Somos Barrios de Pie sostuvieron que el subsidio que les da la Ciudad es sólo por seis meses y no supera los ocho mil pesos, dos mil menos que el costo de una habitación. Además, Walter Córdoba, referente de la organización, aseguró que los propietarios no aceptan inquilinos con chicos, lo cual dificulta aún más la situación de estas 80 mujeres.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!