Secciones
A más de cinco años

Sergio Maldonado, los discursos de odio y el "manoseo judicial": "Santiago se llevó la peor parte"

El hermano de Santiago habló con BigBang y contó que pidieron más de cinco veces su recusación.

Los 78 días que pasaron entre el 1° de agosto de 2017, cuando desapareció en una protesta mapuche en Resistencia de Cushamen el joven Santiago Maldonado, hasta que el 17 de octubre de ese año, cuando fue encontrado sin vida en el Río Chubut, fueron motivo de una de las crisis más importantes que atravesaron a la gestión de Mauricio Macri. Acusaciones cruzadas, falsos testimonios, secretos y encubrimientos, fueron algunos de los condimentos que hubo durante aquellas jornadas en las que se dudó sobre el paradero del difunto.

A más de cinco años de aquel evento tan triste, su hermano Sergio continúa pidiendo justicia y buscando llegar a la verdad de lo que sucedió, pero la respuesta que tuvo hasta el momento en la causa que encabeza el juez federal Gustavo Lleral no sólo no le alcanzó, sino que colmó la paciencia de su defensa al punto de decidir que, mientras el magistrado esté al frente del expediente, no seguirán participando.

En diálogo con BigBang, Sergio Maldonado, repasó las críticas que junto a su letrada Verónica Hidalgo presentaron en la causa y cuestionó que a cinco años, muchos de los elementos incriminantes que habían descubierto, aún no se hayan abordado judicialmente.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Desde afuera, correrse del expediente parece una decisión arriesgada. ¿Considera que se avanzará con la remoción del juez Lleral?

-No sé si es arriesgado, es que no tenemos estado de derecho. Y si no lo tenemos en la Argentina, y ya no podemos recurrir, no tenemos un amparo judicial para seguir en este ámbito. Nosotros no podemos ser parte de un proceso con un juez que ya dijo en noviembre de 2018 que en la muerte de Santiago no habían intervenido terceros, y ya lo recusamos cinco veces. ¿Cuánto más lo vamos a seguir haciendo?

Pasaron cuatro años. Primero pasó uno en el que le estuvimos haciendo presentaciones para que ampliara los puntos de pericia dentro de una investigación que no existió, porque no hubo ni siquiera una reconstrucción de lo que pasó el 1° de agosto de 2017. Entonces, no hizo absolutamente nada, cerró la causa con ese fallo en primera instancia, y a su vez dijo que la familia Maldonado le generaba violencia moral.

Con eso, nosotros no podemos ser parte. Simplemente no va a decir algo distinto de lo que ya dijo. ¿Y hasta cuándo lo vamos a seguir recusando? Si ya llegamos a la Corte Suprema, que es el máximo tribunal. Entonces nosotros no podemos prestarnos y seguir en ese manoseo judicial en el cual todo el tiempo es una revictimización permanente de revivir todo lo que pasó, y que encima no haga absolutamente nada. Y después dice que va a hacer una reconstrucción en 3D o virtual, cuando en realidad están las personas para hacerlo y está el lugar. Eso lo tendría que haber hecho antes de haber cerrado la causa en el 2018.

Lana Montalbán, Guillermo Salatino, Alfredo Casero. Fueron muchas las figuras públicas que le escribieron mensajes de odio, ¿qué le generan en lo personal esos ataques? ¿Siente que tuvieron el repudio social que se merecían?

-Una cosa es el odio y otra es la mentira. Porque en todos estos casos mienten continuamente. Se escudan en algo, como es un tema público, en poder salir a decir cualquier barbaridad y mentira. Primero empezando con que no les interesa saber lo que pasó con Santiago. Y el único ataque es algo económico. Porque están todo el tiempo repitiendo que yo cobro del Estado, que esto es por plata, que uso al Estado, cuando en realidad yo nunca inicié un juicio civil al Estado ni me paga nada.

Entonces, cuando se miente y se difama, deja de ser un discurso de odio: son difamaciones, calumnias e injurias. Todo el tiempo reiterando cantidades de mentiras. Y sobre todo lo dicen personas que no son trolls. Lo dijo (Waldo) Wolff, lo dijo (Fernando) Iglesias, los periodistas que salen repitiendo todo esto. Pero, por eso, sin estar amparados judicialmente cualquiera puede decir estupideces y mentiras.

Y lo que genera es que el ciudadano, al que le entra cualquier cosa porque se lo dicen en la tele, se crea eso y repita. Ahora, ninguno de todos esos se pregunta realmente qué le pasa a mi familia, cómo sufre, cómo hace tanto tiempo que se viene sosteniendo una causa y luchando para que se mantenga viva la memoria y llegar a la verdad. Pareciera que no les importa. Y acá el que se llevó la peor parte fue Santiago, que no está para defenderse.

-También hay muchas personas que apoyan tu pedido de justicia, ¿cuán importantes son para vos estas muestras de afecto?

-El afecto y todas las personas que acompañan son muchísimas más que las que no acompañan. Porque en realidad los medios difunden una parte que da mucha más prensa, pero en sí, en la calle y el día a día, hay un montón de gente que es mucho más valiosa: personalidades, artistas, gente más pensante. No es gente que la tocás y se descascara porque no tiene un análisis propio, que repite incoherencias que le dicen.

Por un momento te hace una campaña en contra de tu trabajo y por el otro te dice 'anda a trabajar', o que sos vago y cobrás del estado, y por otro lado si lo hiciese sería porque hubo un juicio, se ganó y el estado es responsable, se lo encontró culpable, y por eso está pagando. Son todas cosas sin sentido, así que me quedo con toda la gente que apoya, que es muchísima y es re contra necesaria. Sobre todo en esta época donde cualquiera puede decir cualquier cosa.

-Hace dos meses un grupo atentó contra Cristina Fernández de Kirchner y los discursos de odio cada vez toman más protagonismo, ¿teme que esto pueda crecer y que se de hacia ustedes como familia por defender la causa de Santiago?

-Lo de la Vicepresidenta es algo que se venía gestando todo el tiempo y que finalmente se plasmó en lo real. Pasaron de los discursos en las redes a hacerlo en persona. Pero en nuestro caso es al revés, primero se empezó con la desaparición y muerte de Santiago, y después se continúo con el discurso de odio. ¿Qué más nos puede llegar a hacer luego de haber desaparecido y matado a Santiago?

Acá lo máximo ya se hizo y lo que nos pueda pasar a nosotros es secundario, porque el principal fue mi hermano, a quien lo trataron de aparecer un día para desaparecerlo definitivamente, porque lo hacen aparecer un 17 de octubre para de esa manera tratar de hacerlo desaparecer.

Yo lo transmito al revés, lo que nos podrían hacer a nosotros, no sería muy diferente a lo que ya le pasó a Santiago. Que eso se traslade y pase lo de la Vicepresidenta... ya le pasó a Santiago, por eso sería consecuencia de eso. No sería nada fuera de lo normal de esta cuestión que ya se naturalizó. Bueno, ya desaparecieron a alguien, lo mataron, y después vienen los discursos de odio.

Arrancaron por la máxima. Además, naturalizaron lo que le pasó a Santiago hace cinco años y te decían que era mentira, y ahora que todo el mundo vio por televisión lo de Cristina, y también te dicen que estuvo todo armado. Contra eso no hay manera de discutir.

-¿Qué balance hacés de la gestión de Aníbal Fernández en Seguridad?

-Yo no puedo opinar de su gestión en sí en el resto de todo lo que va pasando, yo lo que puedo opinar es en torno a lo que está relacionado. No puede aprobar un desalojo como el que pasó en la comunidad mapuche, porque en uno así desaparecieron a Santiago y después apareció muerto a los 78 días.

Es responsabilidad de él no haber continuado y no haber hecho otra investigación con toda la gendarmería que participó ahí en la época de Patricia Bullrich, porque se quejaba de ella, pero después hace lo mismo. Va a reprimir y lo único que hace es detener mujeres en un lugar. Y tampoco dio nunca una explicación de todo lo que pasó con los gendarmes que siguen en funciones, qué es lo que hizo, si continúo con alguna investigación interna, si los apartaron.

Porque para mí no es una respuesta que Sabina Frederic haya hecho una investigación donde dice que Gendarmería hizo todo mal y que se la deje a la Justicia, y justamente a Lleral, que dijo que la Gendarmería no tuvo nada que ver, para que investigue. Es obvio que no van a investigar nada ahí. Entonces tienen que hacerlo dentro del ámbito de las fuerzas de seguridad. Hacer una investigación, apartar y sancionar a los que corresponda. Y no lo hicieron. Yo no puedo aprobar esa gestión.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!