Secciones
Política

Siempre en contra del pueblo: los molineros rechazaron el fondo para abaratar el precio del pan

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, les propuso crear un fideicomiso y pidió elevar las retenciones de girasol del 7 al 15%, del maíz, del 12 al 20% y del 12 al 25% las del trigo.

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, recibió esta tarde a los molineros y particularmente a la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM) con el pretexto de la puesta en marcha del nuevo fideicomiso que tiene como fin garantizar abastecimiento a precios razonables en el contexto de inflación local e internacional. El encuentro se llevó a cabo a partir de las 16 en la sede de Comercio Interior y terminó con los dirigentes del campo rechazando la propuesta de aumentar las retenciones a las exportaciones de maíz, trigo y girasol. Según trascendió, el funcionario busca llevar las retenciones de trigo de 12 al 25%, las de maíz del 12 al 20% y girasol de 7 al 15%.

El fideicomiso, denominado Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, buscará aportar una compensación a los costos de la harina y así abaratar el precio del pan en medio de los aumentos de los precios internacionales de los granos, como consecuencia de la invasión de Rusia a Ucrania. La FAIM reúne al 96% de producción de harina y es presidida por Diego Cifarelli, quien recientemente cuestionó la aplicación de este fondo como herramienta de política pública para combatir la inflación.

Fue Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), quien sostuvo que la propuesta de Feletti “tiene aristas de provocación y de ideología”, y reiteró que las retenciones son “ilegales”. “En innumerables oportunidades hemos escuchado que continuamente el Secretario de Comercio Interior pide aumento de retenciones, que parecería ser que es la única medida económica que se le ocurre y lamentablemente es el camino contrario al que hay que tomar. Esto tiene aristas ideológicas y de provocación para generar un conflicto con un sector en lo cual sabemos muy bien que el kirchnerismo quiere confrontar”, dijo el dirigente.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

En dialogo con CNN Radio, le recomendó al Gobierno “tomar medidas y decisiones claras que generen previsibilidad y confianza, que son herramientas que necesita cualquier inversor. Pero con un Gobierno que toma el camino equivocado, con políticas dubitativas, y encima inmerso en un conflicto interno, donde un ministro dice una cosa y un secretario otra cosa, creo que estamos lejos de alcanzar un ámbito ideal para desarrollar nuestra actividad, donde el principal estímulo que necesitamos es que se baje la presión impositiva para de esa manera producir más y que aumente nuestro saldo exportable”.

El secretario de comercio tiene previsto mantener varias reuniones esta semana con los ministros Martín Guzmán y Matías Kulfas para reclamar un aumento en las retenciones al girasol, al maíz y al trigo. La idea del funcionario es elevar las retenciones de girasol del 7 al 15%, del maíz, del 12 al 20% y del 12 al 25% las del trigo. Feletti cree que con dicho aumento los precios internacionales se desacoplarán de los precios internos.

El pedido de Feletti se da en un momento en el que el país busca dar señales de tranquilidad para posicionarse como proveedor en el mundo mientras que Ucrania libra una guerra. De hecho, el Ministro de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Julián Domínguez señaló en el congreso A Todo Trigo que las retenciones recién podrían tocarse en diciembre de 2023, cuando la administración de Fernández haya terminado.

 

Por otra parte, quienes siguen la cosecha advierten que no habría a quién cobrarles las nuevas retenciones ya que en el caso del trigo, está toda vendida. “Argentina ya tiene su mercado de exportaciones intervenido con retenciones, cupos y fideicomisos. Y a pesar de esas medidas la inflación en alimentos es muy alta, de 60%, cuando en el resto de los países que no tienen retenciones está en el 10 o a lo sumo el 12%”, consideró Juan Garzón, de la Fundación Mediterránea.

Para Garzón, las retenciones pueden funcionar en una economía más básica como la del siglo XIX. Por entonces, las materias primas estaban cerca del consumidor final. “A medida que el proceso de transformación se desarrolla y la economía se vuelve más sofisticada con actores industriales, logística y cadenas de comercialización el rastro de la materia prima se va perdiendo en el proceso y el consumidor final queda alejado del producto primario”, dijo. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!