Secciones
Política

Teletrabajo para todos: Larreta habilitó que las tragamonedas funcionen de forma online

Se trata de un sistema que permite apostar de forma remota. La cantidad de slots es la misma que funcionaba con el aforo permitido antes del último cierre. Fue una medida impulsada para mantener 6.000 puestos de trabajo.

La pandemia del coronavirus (Covid-19) y la segunda ola que azota a la Ciudad hicieron que muchas actividades tengan que reinventarse para poder seguir adelante ante las restricciones horarias, de aforo y de circulación para la propagación del virus. Una de ellas es la que llevó adelante el Hipódromo de Palermo (como también el Casino Flotante), con la autorización de la administración del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para que las máquinas tragamonedas de la sala operen de forma remota.

Esta operatoria comenzó a fines de marzo pero recientemente tuvo su lanzamiento oficial en vistas del 145 aniversario del Hipódromo de Palermo el pasado 7 de mayo. Cerca de la administración de Rodríguez Larreta expresaron que no se trata de una habilitación de juego online, sino que se le permitió a las mismas máquinas que estaban habilitadas antes de los cambios del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que suspendió las actividad de casinos y bingos.

Incluso remarcan que la operatoria representa solamente el 2% de lo que normalmente generan las maquinas tragamonedas que se encuentran en Palermo, que es una de las salas más grandes del mundo con 6.500 slots. El protocolo, según explicaron fuentes al tanto de la operatoria, es similar a sí apostará de forma presencial. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La decisión de avanzar con el teletrabajo de las slots se tomó en octubre del año pasado y había sido propuesta, según reconstruyó BigBang, por los operadores del juego en abril del año pasado. Aplicado mediante una resolución de LOTBA, el organismo controlador puede cortar en cualquier momento la aplicación de este sistema que tiene el mismo doble control (online en tiempo real y mediante declaraciones juradas mensuales) que el juego físico. “Hay un acceso irrestricto al sistema que tienen los operadores con la posibilidad de darlo de baja en cualquier momento”, agrega la misma fuente.

“La actividad no llegó a recuperar ni siquiera los niveles de pre pandemia, por lo que la estabilidad laboral era lo más preocupante”, remarcaron fuentes gubernamentales. El apuro del lanzamiento del teletrabajo para las slots era también para desincentivar la ida al juego presencial. “Veníamos con mucha preocupación las colas afuera del Casino y del Hipódromo”, agregó la misma fuente.

En total son 6.000 puestos de trabajo que desde mediados de marzo del año pasado se encuentran en riesgo debido a la imposibilidad se que se abran las salas. Un dato no menor es que en el horizonte puede llegar a establecerse de forma permanente este sistema de teletrabajo cuando termine la pandemia del coronavirus.

Las máquinas están habilitadas y puede accederse mediante la página web o la app de BetFun. Una vez que se registra el usuario, que debe ser mayor de 18 años y no formar parte de ninguno de los grupos excluidos (personas con ludopatia, políticamente expuestas, entre otras), el apostador tendrá que hacer un deposito a su cuenta, que se hace mediante una transferencia bancaria a los dos CVU que están disponibles. De ese dinero se cursaran las apuestas y desde la cuenta también se harán las transferencias de las ganancias que no pueden exceder los USD 200.000 diarios o su equivalente en pesos. 

Completado todos los pasos se puede utilizar cualquiera de los juegos que se tienen online. Una cuestión no menor, teniendo en cuenta lo que puede suceder cuando terminen las restricciones, es que el aforo permitió online es el mismo al que se encuentra en la sala. 

El pedido del documento, más el número de trámite y la cuenta bancaria es también una forma de control, para evitar cuestiones vinculadas al lavado. Asimismo las autoridades gubernamentales vieron en el teletrabajo de las slots la posibilidad de seguir combatiendo el juego ilegal que, junto con el streaming y el consumo de porno, fue una de las actividades que mayor crecimiento tuvo el año pasado como consecuencia de la cuarentena.

Las máquinas habilitadas para funcionar de forma remota son la misma cantidad de las que se permitían de forma presencial hasta el cierre del Hipódromo y el Casino con las últimas restricciones como consecuencia de la pandemia del coronavirus e incluso se agrega la tradicional ruleta. Para poder jugar se debe ser vecino de la Ciudad, es decir, tener un domicilio legal en territorio porteño.

El marco legal para que se permita el teletrabajo de las maquinitas, según explicaron fuentes de la Jefatura de Gobierno, es la circular de Lotería de Buenos Aires (LOTBA) que modificó, para evitar que tenga demoras como consecuencia de las restricciones al coronavirus, la licitación del juego online. “Se hizo por expreso pedido de los gremios para garantizar las fuentes de trabajo”, remarcaron cerca del alcalde porteño.

El año pasado los gremios vinculados al juego llevaron su preocupación por la posible pérdida de más de 6.000 puestos de trabajo relacionados tanto con el Hipódromo como con el Casino debido a que se dejaba afuera de la licitación por el juego online a las empresas que ya tenían “juego físico” dentro de la Ciudad. Finalmente, después de varias idas y vuelta la Legislatura porteña avaló ese cambio. 

Las cifras que el propio Ejecutivo expuso en el Presupuesto 2021 dan a las claras la caída de la actividad en el sector. En total se proyectó que LOTBA tendrá ingresos directos de $7.778 millones. En el Presupuesto 2020, la cifra se pautó en $7.000 millones y quedó muy lejos de lo pensado. 

A eso se debe sumar el cálculo de lo que ingresa por Ingresos Brutos más la moratoria a la que accedieron en 2016 las dos sociedades que explotan el juego en la Ciudad para el pago de ese impuesto que era reclamado, de forma informal, por la Ciudad desde el segundo mandato de Mauricio Macri.

Por fuera del cambio en la forma de las apuestas, el Hipódromo desde hace varios años empezó a cambiar parte del esquema de negocios ampliando la oferta de sus servicios no sólo al turf y a las slots. Locales gastronómicos y una concepción como un espacio público más dentro de la Ciudad son los ejes centrales, a los que se le suma los recitales y espectáculos al aire libre (cuando vuelvan a estar disponibles). Esto es definido como un “gran Parque Urbano”.

“A pesar del momento difícil que vivimos, en el Hipódromo de Palermo trabajamos día a día para superar esta situación de la mejor manera posible. Adecuamos y mejoramos constantemente la experiencia para cuando puedan volver nuestros visitantes y desarrollamos canales digitales que son los pilares de la nueva realidad. A la vez, impulsamos el desarrollo de la actividad hípica en el resto del país y en todo el mundo”, aseguró el Gerente General del Hipódromo de Palermo, Fernando Facal. Y agregó: “Estamos ante una fecha especial y distinta, sin poder celebrar como este lugar se merece, pero con la responsabilidad de cuidar las fuentes de trabajo y la salud de todos. Con optimismo, esperamos poder tener un lindo festejo en el 146° aniversario”. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!