Secciones
Frente de todos

Tras la crisis en el Gobierno, el rol de Máximo Kirchner para recomponer las relaciones rotas

El jefe de bloque en Diputados es quien busca acercar posiciones entre todas las tribus del Frente de Todos.

Después de la crisis política que vivió, y en algunos sectores sigue viviendo, el Frente de Todos poco a poco comienza el operativo para buscar que la relación entre los principales actores se recomponga y por encima de todos, una de las que antes quieren recomponer en los pasillos de la Casa Rosada es entre el presidente Alberto Fernández y el ministro de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

Cuando se repartieron los cargos dentro del gabinete de Fernández, “Wadito”, como se refería en privado el jefe de Estado, era uno de los más ponderados. Nexo entre el kirchnerismo duro y el Presidente, De Pedro poco a poco fue ganando más espacios de poder y la consideración del círculo más chico de Fernández.

Sin embargo todo quedó detonado después de que De Pedro fuera el primero que hizo pública su renuncia a disposición de Fernández, acción que generó que una catarata de funcionarios hicieran lo propio. Ya con el nuevo gabinete conformado, en el que Fernández tuvo que dejar que varios del los espacios ganados por perfiles más moderados pasen, salvo en el caso del nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur, a sectores del kirchnerismo más duro, empezó el intento de que la relación entre ambos empiece a restablecerse.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El mediador durante todo el día de ayer fue el jefe de bloque en Diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, quien se encargó de reunirse con ambos. Primero estuvo con Fernández en el despacho presidencial. Después llegó el turno de visitar al ministro de Interior, también en su despacho.

Antes de retirarse camino al Congreso, Kirchner se reunió con el recientemente ungido jefe de Gabinete para terminar de finiquitar algunos temas vinculados a la gestión. Ya en su despacho en Diputados, Máximo Kirchner empezó a mediar también para intentar recomponer otra relación; una mucho más detonada que la de Fernández con De Pedro.

Se trata del vínculo entre la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el jefe de Estado. Ambos dejaron de hablarse desde el viernes cuando solamente tuvieron una breve llamada telefónica antes de que se anuncien los cambios en el gabinete. Fue el único contacto entre ambos después de la charla de más de dos horas, y de alta intensidad, que tuvieron el martes en la quinta de Olivos después de la derrota en las PASO. Cerca del diputado nacional sostienen que la recomposición de esa relación es clave, incluso por encima del resto, y para eso cada uno tiene que ceder un poco.

Una muestra de eso es que, amen de también buscar mostrar el concepto de unidad, de que en el Gobierno no quieran hablar de ganadores y perdedores con respecto a lo que fueron los cambios de gabinete en donde las posturas de Fernández de Kirchner terminaron a priori primando aunque no consiguió hacer los cambios por los que bregaba en el área económica.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!