Secciones
Política

Un clásico de Diputados: las chicanas y los retos de Sergio Massa a Fernando Iglesias

El macrista siempre es atendido por el presidente de la Cámara.


Hace pocas horas, la Cámara de Diputados revivió un clásico enfrentamiento de los últimos años. El presidente Sergio Massa bailó con ganas al macrista Fernando Iglesias. Es que desde que ocupa una banca (hace ya siete años), el diputado de Juntos por el Cambio tiene una especialidad: interrumpir a todos y a todas. Por supuesto, eso tolera poco tiempo y por ese ese motivo, Massa siempre es el encargado de ubicarlo, chicanearlo, retarlo y hasta reírse de él.

 

¿Qué sucedió hoy? Mientras que el diputado del Frente de Todos Germán Martínez hacía uso de la palabra en respuesta a los apartamientos realizados por la oposición, Iglesias comenzó a hablar en voz alta para interrumpir al jefe del Bloque del Frente d eTodos. Entonces Massa lo obligó a callarse. 

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

"¿Se puede callar la boca diputado? No me obligue a aplicar el reglamento también para esto. Como le gusta para otra cosa, se lo voy a aplicar para esto, diputado. Entonces, cállese la boca. Cállese la boca diputado, Iglesias. Respeto también es escuchar; no sólo hablar. Siga, diputado Martínez", le dijo Massa, mientras Iglesias seguía gritando y agitando los brazos. El video de ese momento fue tendencia en redes sociales.

 

Claro que no fue la primera ni será el último encontronazo de Massa con Iglesias. Durante el debate en la Cámara de Diputados del proyecto de Presupuesto 2022, Massa también se llevaron las miradas. Ese día, Iglesias apuntó contra el presidente de la Cámara: “Pida silencio, presidente. No se escucha nada. Pida silencio como me pide a mí”. 

 

Rápido de reflejos y de picardía, Massa abrió su micrófono, y afirmó: "Silencio por favor, tiene razón el diputado... tiene razón en pedirles silencio, solo en eso". Mientras el tigrense lo miraba de reojo y sonreía, Massa se indignaba y comenzaba a los gritos otra vez. A su alrededor, los diputados y las diputadas se reían.

 

Hubo más y mejores cruce. Era marzo de 2021, a poco del inicio de la primera sesión ordinaria del año, y tuvieron su primera pelea pública. Todo sucedió mientras la diputada Gabriela Cerruti hablaba sobre la “impertinente” intervención del diputado de la oposición Facundo Suárez Lastra, que había comparado al gobierno de Formosa a cargo de Gildo Insfran con la última dictadura militar.

 

La Cámara era un hervidero. Y había un diputado en particular que se encargaba de llevar adelante el bochinche. Sí, claro: Iglesias. Mientras Massa intentaba darle el uso de la palabra a la diputada María Rosa Martínez, el legislador macrista gritaba desde su banca en contra de Cerruti. Entonces, Massa hizo callar a todos y lanzó: “Diputado, ¿usted cree que es gracioso? Es irrespetuoso”.

 

Fuera de sí y agitando los brazos como un hombre de Neanderthal, Iglesias seguía a los gritos. Entonces, Massa le volvió a dirigir la palabra: “Toda interrupción a un diputado es irrespetuosa. Le pido por favor que, así como pide que se respete el reglamento, sea usted respetuoso de los oradores. Silencio. Gracias”. Iglesias continuaba a los gritos y pedía que le diera la palabra. Entonces Massa finalizó el ida y vuelta con la siguiente frase: “No, porque lo estoy llamando al orden”. Iglesias gritó hasta que se cansó. 

Pocas semanas antes de ese cruce, el propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, había protagonizado un cruce con el macrista. Fue durante la apertura de las Sesiones Ordinarias. Durante el discurso del máximo mandatario, Iglesias gritaba y gritaba. Entonces Alberto lo miró, se sacó los anteojos y le dijo: “Tuvo cuatro años para hablar, ¿por qué no me deja hablar a mí, por favor?”.

 

En julio de 2020, otras chicanas de Massa a Iglesias fueron furor. La paz de la Cámara en medio de la etapa más dura de la pandemia de coronavirus se borró cuando Iglesias pidió la palabra para “plantear una cuestión de privilegioS”. Cuando Massa le abrió el micrófono, Iglesias lanzó: “La cuestión de privilegio es contra usted. En la Sesión anterior se me denegó el uso de la palabra. Esta irregularidad afecta a mi función y potestad como Diputado. Hoy tendremos una Sesión virtual con un acuerdo para tratar solamente temas donde estábamos de acuerdo y había un consenso, pero hoy no hay consenso, sobre todo con el vergonzoso artículo 11 de la Ley que vamos a tratar”.

 

 

Massa fue conciso y le respondió: “Esté usted de acuerdo o no, de todas maneras vamos a tratar la Ley. Usted debe respetar a los presidentes de su Bloque que estuvieron de acuerdo en debatir estas leyes. Si no le interesa el acuerdo, lo que tiene que hacer es retirarse del bloque, armar un bloque propio y venir a Labor Parlamentaria. Si no, debe respetar a sus autoridades de bloque, diputado. Usted no tiene coronita, no me agote la paciencia”. Iglesias debió acatar a lo que le dijo el presidente. 

Otra más. El 20 de diciembre de 2021, los diputados y las diputadas aprobaron el proyecto de Movilidad Jubilatoria. Por supuesto, en Juntos por el Cambio estaba en contra. E Iglesias era uno de ellos. Pero, al momento de votar, el diputado macrista se equivocó de botón. El blooper causó risa en el recinto. Y Massa no lo dejó pasar. 

 

“Dios a veces nos regala momentos especiales. A lo largo de todo el año he sufrido la conducta del diputado Fernando Iglesias, y Dios me acaba de regalar un momento único. Tiene que rectificar el sentido de su voto”, afirmó Massa, mientras Máximo Kirchner se descostillaba de risa y había aplausos de los presentes. Entonces, Iglesias dijo: “Me emocionaron tantas verdades que escuché… Tengo que rectificar: mi voto es negativo”. La chica de Massa lo había dejado casi sin palabras. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!