Secciones
Informe especial

Vizzotti pone primera: las 9 millones de dosis que llegan al país y cómo se evitó el "cuello de botella"

El Gobierno espera recibir esta semana dosis de distintos laboratorios. El calendario que siguen de cerca los argentinos.

Después del temor por el posible "cuello de botella" por falta de dosis que se proyectaba para esta semana, el Gobierno logró "estabilizar" los envíos que llegan desde Rusia y sumó otros acuerdos que le permiten esperar ahora la llegada de nueve millones de vacunas para los próximos quince días. Se trata del refuerzo más fuerte de la Argentina desde que se inició el 29 de diciembre la campaña de vacunación en el país.

El domingo la Argentina recibió las primeras 218 mil dosis de Oxford AstraZeneca que fueron adquiridas a través del mecanismo Covax. Se trató del envío inicial del acuerdo que contempla 9 millones de dosis para el país, aunque desde el Gobierno reconocen que todavía no están pautadas las nuevas entregas.

Sin certezas en torno a las dosis adicionales que llegarán por parte del Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, logró en coordinación con la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, regularizar los vuelos provenientes de Rusia para asegurar el abastecimiento continuo de dosis de la Sputnik V.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

De acuerdo a lo que pudo confirmar BigBang, el Gobierno espera la llegada del décimo vuelo proveniente de Moscú para la tarde del martes y el jueves partirá, si todo sale bien, un undécimo vuelo en busca de otras 300 mil vacunas. Dato no menor: en los 9 vuelos completados hacia y desde la Federación Rusa se trajeron ya 3.669.000 dosis de Sputnik V.

En las últimas semanas, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) logró escalar la producción tras sumar dos nuevas fábricas y hay optimismo en el Gobierno. "El objetivo es seguir coordinando los vuelos para garantizar un flujo de aproximadamente 600 mil dosis por semana", destacan desde la cartera sanitaria.

Aunque cautos por temor a que alguno de los laboratorios no pueda cumplir con las entregas, desde Casa Rosada se muestran optimistas con la posibilidad de acelerar la campaña de vacunación, uno de los dos objetivos centrales que trazó el presidente para este año, además de la reactivación económica.

"Si todo sale bien, el jueves también van a llegar al país el primer millón de Sinopharm", celebran desde el Gobierno. El dato no es menor: por sus características de desarrollo, esta vacuna no precisa ser conservada a 20 grados bajo cero, lo que permite no sólo la optimización de vuelos (la capacidad de cada vuelo se ve reducida en el caso de la Sputnik por el traslado obligado en la bodega del avión), sino que también se verá acelerado el proceso de traslado dentro del territorio nacional.

Diez días atrás, Alberto Fernández firmó el contrato con Sinopharm para garantizar la llegada de tres millones de dosis. ¿Cuándo se cumpliría con la entrega? De acuerdo a la hoja de ruta en la que trabaja Vizzotti, los dos millones faltantes podrían llegar el fin de semana de Semana Santa a Ezeiza en dos vuelos, también de la aerolínea de bandera nacional.

En total, si se cumplen con los plazos, la Argentina comenzará el mes de abril con nueve millones de nuevas dosis que permitirán sostener el ritmo acelerado de vacunación que propuso Vizzotti tras su confirmación como ministra, al tiempo que permitirá que los distritos más complicados por la suba de contagios puedan avanzar en la inoculación de personas de riesgo de más de 70 años.

Desde el Gobierno miran con optimismo el inicio de la gestión Vizzotti, opacado por la salida de Ginés González García tras la vacunación discrecional que llevó adelante en el Hospital Posadas. "Estamos en un momento muy complicado, en el que el mundo entero está peleándose por las vacunas. Muchos de los envíos no se pudieron cumplir por cuestiones propias de los laboratorios y, pese a eso, la Argentina estaría recibiendo nueve millones de dosis en los próximos días".

Una de las "grietas" que se superaron en el ministerio tras la salida de Ginés fue precisamente la disyuntiva en torno al ritmo de vacunación. Mientras que el ahora ex ministro sugería "sacar el pie del acelerador" por temor a que el país tuviera que anunciar la suspensión de la campaña por falta de dosis -como ocurrió en Europa-, Vizzotti siempre sostuvo que la posición tenía que ser "menos política y más sanitaria".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!