Secciones
Por todo el cuerpo

Cambios de año nuevo destinados al fracaso, ¿por qué?

Cuando se trata de establecer objetivos para el nuevo año, no se escatima en gastos y los propósitos son ambiciosos. Pero para no fracasar y abandonar en febrero hay algunos datos a tener en cuenta.


Si hablamos de objetivos de salud, es muy fácil pensar que suspender todo lo que engorda o te hace mal es la solución, pero no, esa es la mejor manera de fracasar, de abandonar la tarea a las tres semanas.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según estudios, sólo el 8% de las personas pueden mantener sus propósitos de año nuevo a lo largo del mismo. Y hay muchas razones por las cuales no pueden aferrarse a la resolución que tomaron al levantar la copa el 31 de diciembre.

Para empezar ponerse objetivos demasiado restrictivos, como dejar el azúcar o las harinas por completo, es una de las principales causas de fracaso. Al principio lo podés mantener por el entusiasmo y porque todavía existe la culpa por todo lo que comiste en las fiestas. Pero a medida que avanzan los días ves que es más difícil de lo que pensabas, y tirás todo a la basura.

Lo que recomiendan los psicólogos y los nutricionistas es hacer pequeños cambios en tu estilo de vida, que pueden ir incrementándose y te van a hacer sentir mejor, además de crear un cambio a largo plazo en tus costumbres.

Lo recomendable es resetear, en lugar de pensar en resoluciones. La diferencia entre estas dos parece poca pero es muy grande. Si pensás en una resolución, lo sentís como algo pesado, firme. En cambio, si reseteás, restablecés podés verlo de manera diferente, es tomar un conjunto de hábitos y plantear cambios con metas realistas y moderadas. Pensá en hacer pequeños cambios día a día, no solamente el primero de enero.

En el restablecimiento podés ser más flexible, ir cambiando a medida que avanzan los resultados y chequear que te va pasando. Un restablecimiento permite un plan B, ponerte objetivos acordes a tus costumbres, gustos y posibilidades diarias.

Tal vez querés dejar de comer pastas, si tomaras una resolución dirías: “No como más pastas”, en cambio si hablamos de un restablecimiento sería algo así como: “Voy a comer pastas sólo una vez por semana”, o “Voy a comer pastas dos veces por semana pero en menor cantidad”. Entonces, podés seguir teniendo tu comida favorita, la clave está en el tamaño de las porciones. De este modo vas a poder salir a comer afuera, participar de situaciones sociales o ir a una fiesta familiar, sin sentirte excluida. Y, con el paso del tiempo, vas a haber cambiado un hábito nocivo para vos.

Entonces, el primero de enero es un nuevo comienzo, pero también lo es cada nuevo día. Si ayer no lo lograste, podrés restablecer tus objetivos todos los días, podés evaluar cada día, podé cambiar cada día.

¡Vamos por nuevo año repleto de objetivos y a restablecer lo que tengas ganas!

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!