Secciones
Lo hizo durante un acto público

"No somos una familia racista": el príncipe William rompió el silencio tras las acusaciones

Es el primer miembro de la familia real que se pronuncia públicamente.

El príncipe William, heredero del trono de Reino Unido, rompió el silencio y en las últimas horas habló sobre las explosivas declaraciones de su hermano Harry y su cuñada Meghan Markle, quienes acusaron a miembros de la Corona británica de haber discriminado a su hijo Archie, por su posible color de piel antes de su nacimiento.

Willian dijo que ya hablará con su hermano Harry.

“No somos una familia racista”, dijo de manera pública el hijo mayor de Carlos Lady Di, y de este modo, se convirtió en el primer miembro de la Familia Real en negar los dichos de los duques de Sussex, quienes están ya desde hace un año radicados en Los Ángeles, donde piensan criar a sus hijos.

El hermano de Harry y nieto de la reina Isabel hizo estas recientes declaraciones durante una visita hecha a un colegio en el este de Londres, recorrido que realizó por su campaña en la cual busca apoyar la salud mental de los niños.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Consultado por la prensa acerca de si ya había hablado con su hermano acerca de las acusaciones, William respondió que aún no lo había hecho pero que pensaba hacerlo. “No, no he hablado con él, pero lo haré”, señaló el príncipe. 

El domingo pasado, durante una entrevista con la presentadora Oprah Winfrey, Markle comentó que la pasó muy mal mientras fue miembro de la familia real, y que durante su embarazo, varios cuestionaron el color de piel que tendría su hijo Archie.

"Hubo preocupaciones y conversaciones sobre lo oscura que podría ser su piel cuando naciera”, dijo la duquesa, quien aclaró que estos comentarios racistas se pronunciaron en “conversaciones que la familia tuvo” con Harry, aunque se negó a identificar a quienes lo dijeron, al afirmar que “eso sería muy dañino para ellos”.

También comentó que la Corona se negó a darle protección y seguridad al pequeño, y que además la familia nunca los defendió públicamente, tal como sucedió cuando Kate Middleton la hizo llorar a ella, y en los medios de comunicación se filtró una versión diferente.

El príncipe William negó que la familia real sea racista.

Ante esta situación, el martes pasado la reina Isabel II emitió un comunicado en el que se indicó que “la familia entera está entristecida luego de enterarse cuán desafiantes fueron los últimos años” para los duques de Sussex, que actualmente viven en Los Ángeles alejados de las obligaciones reales.

“Las cuestiones planteadas, especialmente las referentes a la raza, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, son tomados muy en serio, y la familia los abordará en privado”, indicó la casa real británica en el escueto documento. “Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia”, añadieron.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!