Secciones
Show

"¿Y la hija de put... soy yo?": la furia de Gianinna tras el video de Diego bajándose los pantalones

Una de las hijas del "Diez" apuntó de nuevo contra el entorno.

En las últimas horas, el video de Diego Maradona bailando junto a su hijo, Dieguito Fernando, al ritmo del tema Bombón asesino de Los Palmeras volvió a generar polémica. ¿Qué pasó ahora? Aunque algunos celebraron el acercamiento del ex futbolista con su hijo menor, fueron muchos los que notaron que no se encontraba bien, en especial después de que se bajó los pantalones y expuso sus atributos a quien estaba grabando el momento. En el video también se la puede ver a Verónica Ojeda, quien bailó pese a que el "Diez" lo hacía mostrando sus partes íntimas. La furiosa reacción de Gianinna Maradona al ver las imágenes: "¡Y la hija de put... soy yo!".

"Para ustedes es Maradona, para mí es un video de mi viejo. Para ustedes puede ser una gracia, una burla... para mí no. Para mí es reabrir heridas, es una tristeza enorme verlo así. Nadie sabe qué es lo que vivimos y agradezco que así sea, porque es mi forma de preservarlo", descargó desde su cuenta de Instagram.

Gianinna apuntó una vez más contra el entorno de su padre, quien en las últimas semanas fue denunciado también por Dalma, quien aseguró que le cambiaron el teléfono para impedirles el contacto. "Ver cómo nadie hace nada de los que están ahí me demuestra que por esa misma razón yo soy una 'hija de put...' para todos ellos y para él también".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

"Hechos, no palabras. Acosté más veces a mi papá de las que me hubiera gustado. ¿Me comí mil puteadas? Sí. Nunca me importó ser la mala. Estoy orgullosa de las veces que 'me puse la gorra'. Si me daban a elegir, nunca hubiese querido que mi hijo viera así a su abuelo, pero son las consecuencias de las elecciones del otro. Yo no elijo y me costó muchísimo aceptar que la vida del otro es del otro; y que el rebote de las consecuencias de sus actos ya no me pertenecen", sumó.

Gianinna también reconoció que Benjamín, su hijo de once años, "cuenta con contención terapéutica para brindarle herramientas para crecer con toda esta información"; y advirtió que responde cada una de las preguntas de su hijo, "por más duras que sean las respuestas".

"Sentía que era suficiente con haberlo visto yo en vivo en otras oportunidades, pero lo innecesario en su vida es un patrón reiterativo. Lo dije hace un tiempo. Digan lo que quieran de mí. Si por querer cuidar a mi papá soy una loca, quilombera y todo lo que quieran; hoy les digo que abrazo todas esas palabras. Amo y me agradezco ser así. Prefiero quedarme con lo que hice, que con lo que no hice", cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!