Secciones
Show

A 10 años de la muerte de Fernando Peña, el recuerdo de Franco Torchia: "Era un puto antiguo, pero en la ficción era de avanzada"

El periodista y locutor reflexiona sobre el artista.

Por Gisela Nicosia

Se cumplen 10 años del fallecimiento del actor y conductor uruguayo Fernando Peña. Sus más icónicos personajes son Revoira Lynch, Roberto Flores, La Mega, Palito, Mario Modesto Sabino, Delia Dora de Fernández, Milagros López, Dick Alfredo, Rafael Oeste Porelorti y Elisa Rufino y más. Sus criaturas, tal como él las llamaba, convivían en su programa de radio, y pululaban en sus obras de teatro o en algunos programas de televisión. En radio dialogaban entre sí, con su visión y opinión. El 17 de junio de 2009 Peña, que afirmó padecer VIH, tuvo un linfoma en el riñón y pese a realizar distintos tratamientos falleció a causa de cáncer de hígado. 

En "¿Vida privada? ¿O privadxs de vida?" la última columna de Franco Torchia, realizada para el suplemento Soy de Página 12, mencionó a distintos hombres que forman o formaron parte de los medios en tiempos en los que ser homosexual parecía una característica. "A Fernando Peña el rol del puto reventado le permitía extralimitarse", dice en una línea en la que menciona a varios comunicadores que supieron manejar con intimidad su orientación sexual. En esta nota, Torchia profundiza su análisis de Peña y recuerda los momentos que compartió con él. 

-Podría decir que no lo conocí, no lo frecuente. Pero tuve situaciones puntuales que lo describen muy bien -dice Franco, al iniciar la conversación.

¿Cuál es el primer recuerdo que tenés de Fernando? 

En la edición de Cupido (programa en el que se conocían dos personas en un intento de formar una pareja), allá por el año 2003, la canción que utilizabamos en el programa era Down with my baby, de Kevin Johansen. Se trataba de la canción que instaló la novela Resistiré, en Telefé. Fernando era muy fan de Cupido. Kevin Johansen me llamó y me comentó que gracias al éxito de la canción iba a hacer su primer Gran Rex. Era un gran acontecimiento. Para eso había pensado hacer un spot, que pasarían durante el corte del capítulo de la novela. Lo que imaginó era un falso Cupido gay. Yo acepté y lo grabamos. Preparamos todo para que venga Kevin y Fer Peña y yo haciendo la voz en off. La promo fue absolutamente delirante pero al mismo tiempo una rotunda genialidad.  Pero cuando se acercaba la fecha, ya era momento del show de Kevin, su primer Gran Rex y la promo no salía. Telefé la censuró. Es un capítulo interesante en la historia de Telefé. Les parecía mucho promocionar un programa que no era de ellos, que ellos habían querido comprar y no pudieron. Y la realidad es que era fuerte, y si bien la novela salía a las 22, ni se animaron a mostrar un juego gay.  Porque no fue una historia real. Lo que también recuerdo es que fue a grabar absolutamente sacado, sobreestimulado, no sé por qué. Algún tipo de droga consumía, parecía muy super entusiasmado imparable. Todo eso que era él y potenciado. Ese tape desapareció.  Nunca más supe qué pasó. Kevin recuerda muy bien esta anécdota.

¿Cómo fue conocerlo?

Cuando hice el primer Cupido Gay en la tele, lo que fue motivo de censura del COMFER, lo conocí a Fernando, de un día para el otro. Me buscaba medio mundo en ese tiempo. Nadie conocía mi voz. Me buscaba tanto, hasta que la productora logró que hablamos en su programa de radio. Fue muy amoroso, elogioso. Recuerdo que me dijo: 'Yo no se como hacer con el zapping, pongo al programa de Moria, y cambio y pongo Cupido)'. Lindo momento. No fue amigo mío. No fue alguien que haya frecuentado. Lo entrevisté cuando sacó su libro, en el 2007. Presentaba 'Gracias por volar conmigo', y ahí lo vi calmado, en paz. 

¿Cómo lo analizas a la distancia?

Él era con la voz una persona con un virtuosismo único técnicamente impresionante. No ha habido en la historia argentina alguien capaz para hacer lo que hacía. Luego no coincidía en casi nada con él. Incluso no me olvido el mal momento que le hizo pasar a Pedro Lemebel. Empezó a discutir un montón. No era la forma. Hacía cosas que no eran correctas. Sacaba personas del closet y eso no se hace. Ni antes, ni ahora ni nunca. Fernando no tenia formación en ese nivel, formación ideológica. Es un modo de vista, como pararte.

-¿Qué crees que lo dejó en evidencia?

-Su trifulca con D´Elia, que es una persona que no simpatizo, lo dejó en evidencia. Luego murió, pero lo dejó al desnudo la pelea, me refiero al cruce en Canal 26 en la que también estaba (Jorge) Lanata. Me parece que había algo en el orden de lo social que se le estaba escapando. Fernando no llegó al matrimonio igualitario. Tendríamos que haber visto qué decía con la identidad de género. O el aborto, o feminismo. Pero me parece que era un puto antiguo. En la ficción era avanzado. En la radio era un conjunto de personajes, pero la tevé lo usó como una voz que no tenía demasiado para decir. Pero no existe otro antecedente como el que protagonizaron Fernando Noy, Peña y Lemebel. Fue un momento espantoso en la radio. Pedro Lebedel, que es una persona fundamental para la homosexualidad para América Latina, que se enfrentó a personajes de todo tipo en defensa de la libertad sexual. Le pareció un cruce interesante y terminó siendo un momento para el olvido. Pero, insisto, me parece que Peña era Peña radialmente. Un talento vocal desbordante, es único e irrepetible.

Comentarios