Secciones
Show

Antivacunas, botellas de cloro y negacionismo: los peligrosos derrapes de Viviana Canosa

La conductora ya cuestionó a las vacunas Sputnik V, tomó CDS en vivo y hasta no usa cubrebocas. Un recorrido por todas sus locuras televisivas.  

Hace muchos años, Viviana Canosa descubrió que el escándalo era su lugar predilecto para sobrevivir en el show business local. Con su experiencia en radio y televisión, sumada a cierta acidez y a una imagen que impactaba, la conductora se convirtió en la enemiga de algunas estrella de la farándula.

Hasta ahí, no hubo problemas. Los berrinches de Canosa no salían de las columnas de espectáculos. Aunque el éxito no la acompañó. Sus programas eran borrados de la pantalla, a la misma velocidad en la que su ex compañeros hablaban mal de ella por maltratos y otras cuestiones.

Canosa y sus derrapes.

El mayor drama tuvo inicio cuando Viviana creyó estar lista para meterse en el periodismo de actualidad y político. Con el coacheo ideológico de Alejandro Borensztein, su ex marido, comenzó una incursión con entrevistas a diversas personalidades y notas de opinión que superaron lo polémico.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Durante los años de su carrera, Canosa tuvo varios derrapes. Pero, en la previa de la aprobación de la  Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y durante la pandemia de Coronavirus, la conductora se pasó de la raya desde todos los aspectos. 

Identificada como defensora de lo que era el aborto ilegal, y autodenominada a favor "de las dos vidas", Viviana condujo una ecografía en vivo mientras el Congreso sancionaba la ley. Con el pañuelo celeste atado en su cuello, arengó a la tribuna e insultó a la "marea verde". 

Ese duro discurso lo llevó a la televisión. Donde utilizó largos minutos de aire para mostrarse en contra del aborto legal, seguro y gratuito, y dar a conocer falsas y desagradables fotos de fetos que se encuentran en Internet. Un golpe bajo e innecesario. 

Pero no se detuvo ahí. Mientras el COVID-19 multiplica contagios y muertes por todo el mundo, Canosa hizo todo lo posible para desinformar desde los inicios de la pandemia en Argentina. En uno de las emisiones de Nada personal, el programa que tenía en Canal 9, Viviana tomó dióxido de cloro. 

“Voy a tomar un poquito de mi CDS. Oxigena la sangre, me viene divino. Yo no recomiendo. Yo les muestro lo que hago”, dijo, después de darle un trago a una botella de plástico. Por esos días, algunas personas decían que al tomar cloro, se podía evitar el contagio de Coronavirus. Una falsedad absoluta. 

Viviana Canosa tomó dióxido de cloro.

La autoridades de ANMAT explicaron horas después del hecho: "El dióxido de cloro es un derivado del clorito de sodio, una sustancia química que se utiliza como blanqueante en la industria papelera y textil. No debe ser usado como medicamento. La ingesta de dióxido de cloro y el clorito de sodio reaccionan rápidamente en los tejidos humanos y si se ingieren, pueden causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

Además, advirtió que “la inhalación puede generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis, entre otras complicaciones respiratorias como bronquitis crónica y erosiones dentales, así como complicaciones en otros órganos del cuerpo”. Unos días después, un niño de Neuquén falleció por la ingesta de CDS.

Canosa había ido demasiado lejos. Pero no estaba dispuesta a detenerse. Y en noviembre de 2020, volvió a hacerlo. A veces, una décima de rating pueden sacar de eje a cualquiera. A esa altura, con un pie afuera de Canal 9, Viviana decidió que se convertiría en una "antivacunas". Sobre todo con la Sputnik V, que era la que el gobierno de Alberto Fernández había negociado con Rusia y que era cuestionada por la oposición y por los "terraplanistas". 

"#YoNoMeVacuno Y vos??", fue el tuit de la conductora, pocas horas después de que el Gobierno Nacional anunciara la compra de millones de vacunas al gobierno de Vladimir Putin, en medio de la pandemia y la segunda ola en Europa. 

A la semana, contraatacó al gobierno porque ella aseguraba que la Sputnik V no era una vacuna que funcionaba y dijo en vivo: "Humildemente le exijo al gobierno información científica, no actores que me lo vengan a contar. Hubo mucha plata para que estos actores lo digan. No fue gratis. Hablaban de 800 lucas, no sé si repartidas, porque me parece mucho a cada uno".

Y agregó: "Gente que sabe me dijo que obviamente gratis no lo hicieron. Por eso les exigimos a las autoridades que den información, no que nos pongan a actores a tratar de convencernos. ¿Cuál es la necesidad de los personajes públicos de salir a vender una vacuna que ni siquiera existe? No son infectólogos, epidemiólogos, ni médicos" .

También guardó dardos venenosos contra el feminismo. A principios de 2021, los femicidios conmovieron al país (y continúan en alza). Pero a Canosa no se le ocurrió mejor idea que salir a pegarle al feminismo. “Los hombres también se mueren”, dijo en el Día Internacional de la Mujer. 

Y completó, ahora desde la pantalla de A24, donde trabaja desde hace un tiempo: "No hace falta ser madre para parir, vos te vas pariendo a vos mismo. Cuando vos te vas pariendo la que se empodera sos vos. Yo no necesito que ningún presidente, ninguna ministra, ni ningún compañero de cualquier color me empodere, yo me empodero porque me siento libre".

En ese momento, la periodista Rosario Ayerdi, columnista de Luis Novaresio, la cruzó:  "Las mujeres sufrimos violencia y desigualdad". Y Canosa le respondió: "Los hombres también sufren ¿Vos creés que los hombres no sufren? Porque sino estamos como que somos siempre las víctimas de todo. Yo no me siento víctima. Las mujeres no somos siempre las víctimas".

"Hay una víctima de femicidio por día", le expicó Ayerdi. "¿Y cuántos hombres mueren", la cuestionó Canosa. "Muchísimos menos", retrucó Ayerdi. "No creo que sea así", cerró Canosa. La situación fue repetida infinidad de veces en redes sociales y tuvo mucha repercusión. 

Aunque no tanta como sus dichos durante el caso de la desaparición de la pequeña M., que había sido capturada por Carlos Savanz, un cartonero que se llevó a le nena de Villa Lugano, adonde vivía con su mamá y fue capturado en Luján. 

Durante un móvil en Capital Federal, donde los vecinos de Lugano exigían la aparición con vida de la chiquita, Canosa le dijo a una familiar: “¿Cómo se llama el intendente del lugar?". Nadie le respondió y ella dijo: “Bueno, si no lo averiguamos”. Hasta que uno de sus panelistas le acotó: “Es capital...Ciudad de Buenos Aires”. Entonces, Canosa, incómoda y nerviosa, titubeó y lanzó: “Vamos a, ehhh, es... bueno... les mando un abrazo a las dos”. Y terminó la entrevista. 

Claro. Un error lo puede tener cualquiera. Pero con Canosa nunca se sabe. Si no hay que repasar lo que ocurrió en su programa pocas horas después del fallecimiento de Mauro Viale, tras contagiarse de coronavirus. 

Canosa entrevistó en su programa al doctor en Farmacia y Bioquímica, Marcelo Peretta, el mismo que le había recomendado a Viale que no se vacunara contra el coronavirus porque podía tener "graves problemas". La realidad es que Peretta es un declarado "antivacunas", que milita en Juntos por el Cambio, con Patricia Bullrich. 

“Una vacuna te puede matar”, dijo Peretta en una charla con Canosa. Una locura planteada en medio de una pandemia y durante la campaña de vacunación más grande en la historia de Argentina y el mundo entero. En ese mismo momento, Canosa aseguró que no pensaba utilizar tapabocas para salir al aire en su programa. 

No es la primera burrada que dice la conductora. Días antes de la invitación al antivacunas, Viviana aseguró que los hisopados son manipulados para que dieran positivos. “Ayer me contaban ‘Médicos por la Verdad’ de España… Que hay una denuncia gravísima porque en determinados lugares, los hisopados tienen unos metales y unas cosas extrañas. No sé cómo explicarlo fácil. Bueno, te ponen eso y te va a dar positivo. Porque en realidad no sos vos, es lo que le ponen al hisopado. ¿Para qué? Para meterte en tu casa”, dijo, basándose en una agrupación de negacionistas del virus SARS-COV-2. Una demencia. Lamentablemente, los derrapes de Canosa ya no están circunscriptos al show y se han convertido en una verdadera amenaza para la Salud. ¿Será el momento de que el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) haga algo? Veremos que tan lejos puede ir en medio de una pandemia. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!