Secciones
Show

Bridgerton: la historia real de la reina inglesa de origen africano que el Reino Unido intentó borrar

La serie se convirtió en una de las ficciones más vistas de Netflix.

"Los Bridgerton" se ha convertido en una de las series más vistas de Netflix en nuestro país y en varias partes del mundo, y su éxito radica principalmente en la historia que se cuenta y en la particularidad de sus personajes.

"Los Bridgerton" se convirtió en la serie más vista de Netflix.

La serie es una adaptación de las exitosas novelas de Julia Quinn, y está producida por Shonda Rhimes, la guionista, directora y productora afroamericana que creó "Grey's Anatomy".

Rhimes es una de las mujeres más poderosas de la televisión estadounidense, y con el derecho que eso le da, siempre incluye en todos sus elencos personas afroamericanas y le da roles protagónicos, tal como hizo en esta oportunidad con "Los Bridgerton", donde el duque es un hombre negro y apuesto interpretado por Regé-Jean Page.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Además de relatar las aventuras amorosas de los miembros de la numerosa familia Bridgerton, la serie muestra la vida de la reina Carlota, una mujer que existió en la vida real pero que no aparece en los libros de Quinn.

Shonda Rhimes es la productora de la serie.

Que esta reina no aparezca casi en la historia de Inglaterra, y el hecho de que se le haya querido borrar en más de una oportunidad sus rasgo afroamericanos y mulatos, despertó la curiosidad de muchos, sobre todo porque se trata de una mujer que fue monarca y esposa del rey Jorge III.

Aunque no hay mucha información sobre su vida, se sabe que nació el noreste de Alemania como Sophia Charlotte de Mecklenburg-Strelitz y que se convirtió en la Reina Carlota al conocer a Jorge III en 1761, cuando tenía 17 años. 

Ambos se casaron después de seis horas de conocerse, y aunque fue un matrimonio arreglado con cierta estrategia territorial, duró casi 60 años y tuvieron 15 hijos juntos. Recién la muerte los separó en 1818, cuando Jorge falleció.

La reina Carlota en verdad existió.

Poco se sabe de su personalidad y carácter, aunque en la serie la plantean como una mujer caprichosa, pero siempre muy involucrada en la vida social de Londres.

Además, Carlota tenía debilidad por los perros Pomerania, y, tal como se retrata en la ficción, cuando se trasladó a Inglaterra se llevó dos consigo. Incluso, su hijo, el rey Jorge IV, y su hija, la reina Victoria, heredaron su amor por esa raza, y esta última impulsó incluso un programa de cría específico. 

Más allá de que se han querido borrar sus rasgos en las diferentes fotos que aparecen, hay un retrato de ella hecho por Allan Ramsay, quien la fotografiaba siempre, en 1976 que reivindica su herencia negra.

Con esta información, la actriz Golda Rosheuvel se puso en la piel de la reina y se logró así crear toda una sociedad inglesa ficticia donde el color de la piel no era un problema, gracias precisamente a la reina Carlota y su influencia en la corte.

Lo cierto es que esta serie de ficción romántica que recrea la vida de la realeza y las familias de la alta sociedad de Inglaterra de principios del 1800, se convirtió en las últimas semanas en una de las más vistas en Netflix, ya que recientemente la plataforma anunció en un comunicado que 82 millones de cuentas vieron la serie en sus primeros 28 días de transmisión tras su estreno el pasado 25 de diciembre.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios