Secciones
Show

Conmoción por la muerte de Carlos Sánchez: el humorista peleó diez años contra un cáncer

Tenía 68 años y estaba internado en el Sanatorio Otamendi.

Conmoción total. El humorista Carlos Sánchez falleció a las seis de la mañana en el Sanatorio Otamendi, en donde permanecía internado desde hacía un mes por su lucha contra un cáncer de riñón. Tenía 68 años y había mostrado una leve mejoría en las últimas semanas.

De acuerdo a lo que pudo confirmar BigBang, el actor llevaba un mes internado en cuidados paliativos del sanatorio privado, después de que el cuerpo médico que lo atendía confirmara la presencia de una metástasis en pulmón, páncreas y hueso, focalizada en su cadera y una costilla.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Estaba con muchos dolores y le hicieron un tratamiento con morfina, pero ya le bajaron la dosis. Es un paciente de riesgo que hace muchos años que está luchando con esto, pero su estado no es irreversible como se dijo", precisaron horas atrás desde el círculo familiar a la agencia Noticias Argentinas.

El periodista Pablo Montagna entrevistó en los últimos días a una de las hijas del humorista, quien reconoció: "Papá está hace un mes internado. Tiene un cáncer de riñón avanzado, que lo están tratando en la internación con cuidados paliativos. No está en terapia intensiva. Está en una habitación común, lúcido; más allá que a veces por la morfina está un poco perdido. Se encuentra dormido, pero es consciente de todo. Esperamos que las noticias sobre él no le lleguen, esa es una de nuestras preocupaciones".

"Yo nunca en mi vida me había hecho un chequeo de nada. Fui porque me mandó mi mujer y me encontraron un tumor en el riñón. A los doce días me sacaron el riñón y dijeron que tenía un carcinoma maligno que estaba encapsulado, pero era el peor de todos", reveló tiempo atrás el humorista, que fue diagnosticado en el año 2010, al tiempo que precisó: "Cuando te sacan un tumor, tenés que ir cada seis meses para hacerte chequeos durante cinco años. Yo me hice uno y no fui más porque me agarró la soberbia, dije que no me iba a pasar nada".

Estoy convencido de que hay otra vida y que es mucho mejor que esta"

Cuatro años después, un dolor lo llevó de nuevo al consultorio médico. "Volví porque me dolía la vesícula y me dijeron que tenía metástasis. Hice un tratamiento con pastillas que son muy fuertes; es una quimio oral. Tuve las fosas nasales en carne viva, llagas en la boca y en las plantas del pie; no podía caminar y tenía agotamiento físico y muscular. Es terrible".

"No le tengo miedo a nada y menos a la muerte", reconoció meses antes de su fallecimiento en diálogo con la revista Pronto. "Estoy convencido de que hay otra vida y que es mucho mejor que esta".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios