Secciones
Emoción

Conmovedor: un taxista le pidió a su hijo muerto que lo ayude a ganarse el taxi en el programa de Guido Kaczka

Walter Minervino y su dolor a flor de piel en Bienvenidos a bordo.

Un participante del programa Bienvenidos a bordo, que conduce Guido Kaczka, le rezó a su hijo muerto para tener suerte y ganarse el taxi cero kilómetro que estaba en juego. Su historia conmovió a quienes miraban el programa y al propio conductor. Walter Minervino había tirado la ruleta y había sacado el cero, lo que representa un premio de 10 mil pesos. Luego respondió una pregunta muy sencilla que lo habilitaba a seguir compitiendo: "¿En qué película se popularizó la frase 'Hasta la vista, baby', Rocky o Terminator?" Minervino dijo Terminator, Kaczka le dijo que la respuesta era correcta y el taxista se puso a rezar. Por hablar de algo, el conductor le preguntó a quién le rezaba. La respuesta lo tomó de sorpresa y lo conmovió.

"A mi hijo querido que está en el cielo, Yago, que se me fue ahora en febrero y me va a dar suerte para ganar el auto", respondió Minervino, entre lágrimas, y le costó seguir.  

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 “Qué amor de tipo que sos. Con la alegría que jugaste y ahora te acordás de eso, que es parte total de tu vida, y un poco también de la mía. La verdad es que te iría a dar un abrazo”, le dijo Guido, con la emoción a flor de piel. Luego trató de cambiar el clima, porque de otro modo iba a ser imposible que el participante siguiera compitiendo.Le preguntó si tenía un perro, le habló de su ahijada, y así pudo lograr que más o menos el hombre se recuperara y pudiera hacer la siguiente prenda, que consistía en silbar un tango durante unos segundos.  

Walter Minervino es chofer y le alguila el auto a su hermano. "Con él nos queremos mucho y nos llevamos muy bien", dijo, lo que no quita que deseara tener su propio taxi, con licencia incluida, para poder seguir progresando y aumentar su margen de ganancia. 

Yago Minervino, su hijo, tenía 30 años y falleció en febrero pasado, en un accidente en Iguazú. Desafortunadamente, Walter no pudo ganarse el taxi con el que soñaba, 

Guido Kaczka regresó el lunes pasado a conducir Bienvenidos a bordo luego de haber padecido coronavirus. El 31 de agosto pasado le dio positivo el hisopado y desde entonces, necesariamente se quedó en su casa hasta que se recuperó del todo de la enfermedad.El programa había seguido saliendo al aire durante su obligado reposo. El conductor, previendo que esto podía pasar, había grabado algunos segmentos a modo de "parrilla", algunas veces hizo el segmento de la "ruleta" desde su casa y alguna vez pasaron un programa repetido. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!