Secciones
Show

Creen que la bala que mató a Halyna era de otra película: qué dijo la encargada de las armas

La investigación por la muerte accidental de Halyna Hutchins durante el rodaje de la película Rust sigue adelante, y en las últimas horas Hannah Gutierrez-Reed, la persona que estaba a cargo de las armas utilizadas en el rodaje, declaró ante la Justicia para explicar cómo ocurrieron las cosas.

De acuerdo con la declaración jurada dada a conocer este martes, Gutierrez-Reed le dijo a los investigadores que ella cargó el arma Colt .45 con cinco balas falsas antes de parar para almorzar. Después de comer, el arma fue retirada de un cofre donde estaba guardada, y ella agregó otra bala antes de entregársela a otro miembro del equipo. Poco después, escuchó un disparo en el set.

Dolida, la encargada de las armas confesó que no chequeó mucho el arma antes de entregarsela a otro miembro de la producción, justamente porque había quedado guardada en un cofre totalmente cerrado. "Tuvimos siempre el arma antes de eso, y nada pasó, y no se suponía que ellos tocaran el martillo del arma", dijo la armera de 24 años, quien agregó que no tenía "ni idea" de por qué había balas reales en el set. De hecho, sus abogados sugirieron que alguien del equipo pudo haber intentado sabotear el rodaje.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Lo cierto es que tras la tragedia, la policía incautó más de 500 balas en el set, algunas falsas y otras que se sospecha son reales. Por eso mismo, en las últimas horas las autoridades judiciales de Los Ángeles registraron a la empresa proveedora de armas y municiones usadas en el set de la película y, tras el análisis de los datos obtenidos. creen que la bala con la que Alec Baldwin mató de manera accidental a Halyna Hutchins era de otra producción cinematográfica. 

De acuerdo a la información que publicó Page Six y The Hollywood Reporter, la encargada de las armas Hannah Gutierrez Reed declaró que las municiones se las compró a Seth Kenney, de la tienda PDQ Arm & Prop, LLC.

Según lo que explicó a la Justicia Thell Reed, el padre de la armera, Kenney trabajó con él entre agosto y septiembre en otro proyecto cinematográfico donde hubo un entrenamiento real de actores en un campo de tiro. El especialista llevó una lata que tenía entre 200 y 300 balas de plomo para ese fin, pero al final nunca las recuperó.

“Seth solicitó que trajera munición real en caso de que se agotara el suministro”, señaló Reed, en la declaración judicial que se filtró. Esas balas, creen los investigadores, habrían terminado en el set de Rust en Bonanza Creek Ranch.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!