Secciones
Cuernos reales: el operativo “acá no pasó nada” de Kate y William ideado por la Reina
Escándalo

Cuernos reales: el operativo “familia feliz” de Kate y William ideado por la Reina

El hijo de Lady Di y su mujer se mostraron junto a sus hijos. El plan de la Reina para evitar el daño tras el escándalo.
1/4
Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Fotos del operativo "acá no pasó nada" de Kate Middleton y el príncipe William.

Pasaron casi tres semanas desde que los medios ingleses se hicieron eco de una noticia que sacudió a la Familia Real: el príncipe William le habría sido infiel a su mujer, Kate Middleton, nada más y nada menos que con su mejor amiga. El affaire, según la prensa, tuvo lugar el año pasado, cuando la futura reina estaba embarazada de su tercer hijo, el príncipe Louis. La viralización de una foto en la que se lo podría ver al hijo de Lady Di besando a su amante no hizo más que reforzar la crisis marital de la pareja.

Según consignaron los medios ingleses, la Reina fue una de las primeras en poner el grito en el cielo al enterarse de que, una vez más, uno de los hombres de su familia era denunciado por adulterio. De inmediato, la monarca reunió a todos y dio instrucciones clarar para intentar evitar el daño que la noticia podría producirle a la Corona.

Y así, Kate y William cumplieron con la directiva central de la monarca: mostrarse como un “frente unido” y familiar. Después de más de un mes de mostrarse por separado en distintos actos oficiales, el matrimonio real volvió a compartir agenda y llevaron a sus hijos mayores, el príncipe George y la princesa Charlotte, a disfrutar de un día de polo.

No estuvieron solos. Cual bastón emocional, la prima de William, Zara Phillips, también estuvo allí con sus hijos. De esta forma, los fotógrafos obtuvieron lo que la reina tanto quería: una foto del heredero al trono junto a sus hijos y sobrinos. Una postal familiar, lejos de la foto que se viralizó y lo mostraba en un bar de Londres junto a su presunta amante.

El evento elegido para comenzar con el operativo fue las pruebas internacionales de caballos de Burnham Market en Norfol. Zara, la hija de la princesa Ana, compitió como amazona. ¿El detalle? La nieta de la reina es una de las mejores amigas de Kate. Según trascendió, fue una de las pocas de la familia real que le abrió los brazos y que la ayudó a adaptarse a su nueva posición.

El plan de la reina para tapar los cuernos de William que incluye a Harry y a Meghan Markle

Lo primero que hizo la Corona fue intentar desviar la atención hacia el otro matrimonio real: el del príncipe Harry Meghan Markle. Una semana atrás, cuando se enteraron de que los principales medios de su país publicarían la historia, los duques de Sussex anunciaron el lanzamiento de su propia cuenta de Instagram. Hasta ahora, todas las comunicaciones oficiales de Harry eran publicadas en la cuenta del palacio de Kensington, la utilizada de modo oficial por William Kate.

En efecto, la reina aguarda con ansias el nacimiento del primer hijo de Harry Meghan. Espera, como siempre sucede cuando se agranda la familia real, que la cobertura mediática se centre en los papás primerizos y deje en un segundo plano a William y a Kate. Se espera que el bebé nazca en las próximas semanas.

El plan de la reina también tiene como objetivo “reconstruir” la hasta ahora inmaculada imagen que proyectaban William y Kate. En principio, los obligó a aparecer en más actos juntos, algo que habían dejado de hacer desde el año pasado. Fueron contadas las apariciones públicas de la pareja, aunque la agenda de Kate creció muchísimo, en especial por su nuevo rol como acompañante de la reina.

El affaire del hijo de Lady Di que conmocionó al Reino Unido

El escándalo se destapó la semana pasada cuando, después de meses de rumores, The Sun publicó una foto de un twittero en la que se podría ver al heredero al trono británico a los besos con su amante. ¿El detalle? La mujer sindicada como la tercera en discordia es Rose Handbury, marquesa de Cholmondeley y hasta hace unos meses una de las mejores amigas de Kate.

Según consignaron los medios ingleses, la infidelidad tuvo lugar el año pasado, cuandoKate estaba embarazada de su tercer hijo, el príncipe Louis. Desde ese entonces, los rumores comenzaron a circular con fuerza en el establishment inglés y, al parecer, llegaron a oídos de Middleton mucho antes que a los medios.

Kate lo confrontó de inmediato”, reconocen fuentes cercanas de la pareja. “William comenzó a reírse e intentó desestimar de inmediato la información”, sumaron. Sin embargo, la respuesta de su marido no conformó a Kate. Y su pedido fue claro: requirió que tanto Rose Handbury como su marido, el marqués David Rocksavage, no fueran invitados nunca más a un evento privado y oficial, pese a su rango.

Rose y su marido solían ser miembros del círculo más íntimo de William y Kate. Incluso, viven a muy pocos kilómetros de la nueva residencia de los herederos al trono. “William intentó calmar la situación para que las parejas mantuvieran su amistad, teniendo en cuenta que viven tan cerca y que comparten muchos amigos. Pero Katefue muy clara: no quiere volver a verlos más”.

Comentarios