Secciones
Show

Damián Mahler y un viaje a los 80's: "Estamos en una época más descartable en la música"

El director musical se presentará en Buenos Aires con la segunda edición de Back to the Orchestra. 

Este año será recordado por muchos momentos que pasarán a la historia, entre ellos el retiro de John Williams a sus 90 años. Para aquellos pocos que no lo conocen, se trata nada más ni nada menos que del creador de algunas de las piezas musicales más relevantes en la historia del cine. Con nueve décadas en sus espaldas y 70 años de trabajo detrás, Williams ha logrado crear melodías y composiciones inolvidables haciéndose un hueco en la historia del cine. Si solamente nos referimos a sus números, podemos decir que ganó 5 Oscar (de 49 nominaciones, siendo la persona viva que más veces ha optado al premio) y 4 Globos de Oro (de 21 nominaciones), llegando a competir contra sí mismo a veces.

Pero solo basta con decir que el hombre trabajó en la bandas sonora de cintas de la talla de Star Wars, Jurassic Park, Indiana Jones, o Tiburón,  entre muchas otras. El sonido es una parte importante, por no decir clave, dentro de un film y,  en ocasiones o en los ejemplos mencionados, logran independizarse y, a la vez, ser la primera y unívoca referencia que nos lleva a recordar determinadas escenas, aunque hayan pasado décadas del estreno de aquella película: "No atribuyo el éxito de Star Wars, Indiana Jones o E.T. a la música exclusivamente porque son grandes películas en definitiva por millones de motivos, pero la música ha sido un factor determinante para la trascendencia en el tiempo".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El que habla no es otro que Damián Mahler, hijo del prestigioso director musical Ángel Mahler, reconocido compositor y ex ministro de cultura de la ciudad de Buenos Aires, que supo hacer su propio camino. Hoy, Damián es el orgulloso director de Back To The Orchestra, un espectáculo audiovisual con más de 80 músicos en escena que le promete a su público un verdadero viaje en el tiempo como en las películas protagonizadas por Michael J. Fox y Christopher Lloyd. "Estamos ya en los preparativos finales de lo que va ser la segunda edición d este espectáculo que es una invitación a otra época, es un viaje en el tiempo....es subirnos al DeLorean y hacer un recorrido por las bandas sonoras que marcaron una generación", explicó.

Damián y su numeroso grupo de músicos hará un recorrido por las bandas de sonido de las películas más emblemáticas de la cultura pop en formato sinfónico el próximo 4 de noviembre en el estadio Luna Park. Pero antes de emprender este verdadero viaje en el tiempo, habló con BigBang de todo: amor por las películas de los 80´, el mandato familiar, sus ganas de haberse convertido en futbolista y la actualidad de la música. "Estamos en un período de transición donde hay muchas cosas donde se están descubriendo y redescubriendo. Estamos una época más descartable en ese sentido, donde priman otras cosas y eso se pelea con lo duradero", afirmó.

A simple vista, el nombre parece estar vinculado a volver al futuro. ¿Esto es así? 

-  Exactamente. Obviamente la referencia a la película es notoria a través del título y además tiene que ver con volver a...toda esa época. Es un regreso a toda esa época maravillosa, como te decía antes, para recordar la época donde conseguir música no estaba al alcance de un par de dedos en las plataformas digitales. Ver una película solo se podía en el cine o con un VHS, que también tenía su magia. No estaba todo tan fácil y tan accesible. Había una añoranza por tener esos materiales y una vez que lo tenías era como que formaba parte de uno. Siento que la relación cambió, no sé si para mejor o peor, con las plataformas pero sin dudas es diferente. 

Estamos ya en los preparativos finales de lo que va ser la segunda edición d este espectáculo que es una invitación a otra época, es un viaje en el tiempo....es subirnos al DeLorean y hacer un recorrido por las bandas sonoras que marcaron una generación, un rumbo y que sin dudas siguen siendo trascendentes hasta hoy en día porque escuchamos la música de Back to the Future, Ghostbusters, Star Wars Indiana Jones o de cualquiera de las bandas sonoras de esa época y sin dudas siguen estando vigentes, actuales y hasta estéticamente hay una vuelta a estos ´80 que parecen nunca querer irse.

Por eso Back to the Orchestra es eso, un recorrido por este universo de música de películas increíbles como E.T, Gremlins y hay para todos los gustos porque vamos a hacer mucha música de televisión: estoy escribiendo unas suites con las intros de las series de televisión también. Por ejemplo, el año pasado la gente estaba enloquecida de poder escuchar Robotech o los ThunderCats tocado por orquesta sinfónica y estaban todos como locos. Fue una fiesta absoluta. 

¿Cómo surge este proyecto, teniendo en cuenta que en muchos países hay orquestas que se dedican a los repertorios de las películas?

- Es un proyecto nacido en plena pandemia o un poquitito antes. Nace un poco por la necesidad de agrupar en un show todas estas músicas alucinantes que forman parte del cine de ciencia ficción y de fantasía de los 80´ porque yo particularmente soy fanático de toda esa música y no hay momento en el que me ponga esta música. Es algo que constantemente está presente y tenemos ganas con Javier Fenrández, con mi socio, de volver a traer la cultura pop y juntar a la gente que disfruta de este repertorio. 

¿Fue complejo orquestar todo lo que no estaba hecho?

- Si, fue complejo. Tiene su dificultad como cualquier pieza orquestal que uno asume, pero sin dudas es apasionante porque estás hablando de todas músicas alucinantes que marcaron a muchas personas. Es un desafío y a la vez una responsabilidad, para que la gente lo disfrute y sea toda una experiencia. tenemos un desarrollo visual que tiene que ver con imágenes alusivas y con un trabajo que se llama circuito cerrado, que es ir mostrando lo que toca la orquesta. A veces uno va a ver un espectáculo sinfónico y no siempre estás tan conectado con lo que están haciendo los músicos porque de repente no los ves o estás lejos. Acá vamos a tener cámaras adentro que se irán moviendo y nos mostrarán las diferentes familias de instrumentos. 

¿Siempre quisiste seguir los pasos de tu papá (Ángel Mahler, reconocido compositor y ex ministro de cultura de la ciudad de Buenos Aires)?

- En una época quería ser jugador de fútbol, era bueno pero evidentemente no para tanto. Creo que realmente la influencia de nacer en un mundo tan teatral y musical fue tan fuerte que en un momento se terminó volviendo inevitable. Ni a mi hermano ni a mi nos obligaron bajo ningún punto de vista a hacer música ni nada que se le parezca, pero sin embargo cada uno en determinado momento dijo ´esto es lo que quiero hacer o esto es lo que me apasiona´. Y mi papá es tan apasionado por lo que hace que casi fue una transición natural y obligada, no desde el punto de vista para con el padre ni para con nadie, sino desde uno. este mundo tan apasionante está tan cerca y tan a mano que era imposible irse para otro lado.  

Creo que llevar un apellido que significa algo en primer lugar es una responsabilidad porque tal vez hay personas que esperan que uno responda de determinada manera por tan solo el hecho de ser el hijo de. Tal vez corro con esa suerte de estar como intentando mantener un espacio, pero me parece que no. Siempre fue más lo que me inspiró, que lo que me pesó. Me generó ganas de hacer y de desarrollarme, de estudiar, de hacer esto y lo otro, más que un peso, de decir ´nunca voy a poder hacer lo que hizo mi viejo´. Nunca me pasó eso y con mi viejo tenemos una relación súper fuerte y linda hasta el punto que el 11 de diciembre vamos a hacer E.T. en el Luna Park, vamos a tocar la película en vivo con una orquesta de 75 músicos, dentro de las cuales él forma parte de la producción. O sea, es el mismo equipo de Back to the Orchestra al que se suma mi papá. Tenemos ese tipo de relación y deseo de que cada uno siga explorando y profundizando su camino. En definitiva los caminos son parecidos, pero no son iguales. Yo en lo que pueda ayudar lo hago y él, naturalmente, también. 

Obviamente es una fuente de consulta constante de ambos lados, porque nos tenemos mucho cariño y respeto. Más allá de que sea su hijo no puedo dejar de ver lo que él hizo como profesional y artista dentro de este país y ámbito. Es una persona que forma parte de la historia, ha pasado a ser parte de la historia hace mucho y está celebrando justamente ahora los 30 años de Drácula. Siempre es un motivo de admiración siempre lo que logró y lo que sigue logrando, porque sigue estando vigente y no es para menos. Él también me consulta así como yo lo consulto y estamos en constante comunicación y cercanía en todo aspecto. 

Hay un montón de ejemplos donde quizás la banda de sonido es más recordada que la película en sí. ¿Qué factores llevan a una canción al éxito?

- Si alguien supiera esa respuesta se acabaría el misterio de la música. Yo creo que eso que mencionas tiene mucho que ver con esa época y con John Williams que es el compositor de ésta música que estamos hablando. Yo lo que siento acerca de los compositores de esta época es que me cuesta un poco más reconocerlos en los actuales, y en eso me incluyo porque yo también hago esto, compongo para series y estoy constantemente intentando encontrar la identidad musical de este proyecto, que sea algo duradero y demás. Siento que estos compositores lograban imprimir una identidad de una película y la marcaban para siempre.

No atribuyo el éxito de Star Wars, Indiana Jones o E.T. a la música exclusivamente porque son grandes películas en definitiva por millones de motivos, pero la música ha sido un factor determinante para la trascendencia en el tiempo, para que lograra imprimir una emoción determinada que la hiciese durar para siempre. Parecería como que E.T. va a estar con nosotros siempre y no parece una película que vaya  ser olvidada en el mediano, corto o largo plazo. La película es maravillosa desde todo punto de vista y la música es como ese puente emotivo hacia el espectador que la hace eterna. 

¿Las canciones siguen teniendo el mismo peso que antes?

- Creo que pasa un poco de todo. Estamos en un período de transición donde hay muchas cosas donde se están descubriendo y redescubriendo. Es un período de mucho volumen de producción donde irán quedando, filtrando y el tiempo irá haciendo lo suyo, pero la música siempre tiene un rol protagonista en cualquier película o serie. Lo audiovisual sigue teniendo un factor determinante en lo que tiene que ver con la música. Hay pocas grandes películas que no cuentan con un gran soundtrack, es como que van de la mano. Obviamente porque esa película inspira al soundtrack y no es al revés. No es que de repente aparece una gran música y a un director se le ocurre que esa música puede ir para su película, salvo contadas excepciones es al revés. Estamos una época más descartable en ese sentido, donde priman otras cosas y eso se pelea con lo duradero. 

¿El negocio de la música cambió con el paso de los años?

- No, puede ser que la industria musical haya ganado más espacio pero se sigue apostando a hacer películas con grandes orquestas, directores y músicos. No soy de los pesimistas que sienten que todo eso se murió, lo que sí pasa, como ha ocurrido en distintas épocas, que hay épocas muy inspiradas, con un grupo de compositores determinado, que parecen que se ponen de acuerdo para hacer una cosa más increíble que la otra. Y eso parecía que pasaba en los 80´, con compositores que por algún motivo u otro se sintieron muy inspirados con estas películas y lograron darles una identidad muy especial. Lo cual no quiere decir que ahora no estén sucediendo cosas espectaculares también, pero sí siento que fue una época muy fervorosa en ese sentido. 

¿Qué fortaleza deben tener los artistas actuales y su música para llegar al público?

- Son esas preguntas sin respuestas que aún lo que hacemos esto nos preguntamos cómo se hace. La música de uno tiene que ser absolutamente genuina y verdadera. A pesar de que uno puede trabajar para una empresa o cliente, nunca hay que dejar de lado que uno está contando historias a través de la música. Cuando tenemos ese privilegio y podemos contar algo a través de....ahí es cuando ponemos espíritu, alma y mente a disposición de esa historia que querremos contar y si los planetas se alinean, sucede la magia. nadie sabe porqué algo emociona. Nosotros podemos no conocernos, ver el final de E.T. y seguramente los dos terminemos conmovidos. Podemos tener todo en común o absolutamente nada, pero hay una condición humana que nos iguala y nos hace emocionarnos hasta las lágrimas con un montón de cosas. Siento que con toda la música de este espectáculo pasa un poco eso. Es música que nos invitó a volar. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!