Secciones
Show

Dante Ortega contó cómo vivió la separación de sus padres y el escándalo con Tinelli: "Fue duro"

El cantante lanzó su primer single y recordó lo que fue el divorcio de sus padres.

Dante Ortega, hijo de Sebastián Ortega y Guillermina Valdés, con sus 21 años decidió lanzarse de lleno en el ámbito en el que su abuelo, Ramón, es uno de los exponentes más importantes de la historia argentina: la música. Sin embargo la presentación de su primer single, “Volando”, quedo un poco opacada por el recuerdo de la separación de sus padres, ya que dedicó un tiempo a hablar de aquel duro momento.

“Él también es muy exigente. Es de esas personas que nunca te va a decir: ‘Hey, te felicito, que bueno’. Es más serio. Pero con mi abuelo compongo un montón. Él me pregunta: ‘¿Qué música se escucha hoy?’. Entonces le digo que en Argentina ahora está de moda el trap. Se lo muestro y no quiere saber nada. Me dice: ‘Pero eso no es una melodía’. Mucha gente tiene esa mirada porque escuchaba otra música antes, con melodías muy melancólicas. Y bueno, la música va mutando, me parece”, dijo al referirse a la música actual.

En diálogo con Teleshow, reconoció que con su papá tiene pocas cosas en común en materia musical. “A él le gustan los autos y a mi cantar en el patio. Aun así, nos llevamos muy bien, nos queremos y nos cagamos de la risa. Cuando yo era chico, escuchábamos hip hop en el auto”, recordó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Y destacó que Guillermina tiene un oído musical más abierto. “Cuando le mostré el tema, le gustó un montón. En general, me apoyo mucho en mi vieja y cuando hago los temas, a la primera que se lo muestro es siempre a ella y me da siempre su parecer. Es muy compañera del proceso. Ella es muy sincera y me parece clave ser genuinos en los vínculos tan cercanos. Me dice siempre la verdad: a veces puede que yo no piense igual y me quedo callado”, reveló.

Sobre la separación de sus papás, fue sincero sobre lo mal que la pasó. “Nos pegó un poco... Porque a todos los hijos nos pega, en algún punto, ese cambio rotundo en la vida de nuestros papás. Me pegó que fuese público, pero también creo que no fue culpa de ellos. Porque es algo que se iba a dar: sabiendo que son dos personas públicas, se iba a levantar que se separaron y toda la polémica que hubo”, dijo en torno al escándalo que además se armó después cuando se supo que Guillermina y Marcelo Tinelli estaban juntos.

“Eso en algún punto me pegó, pero entiendo que es muy difícil que tus papás se separen y a los dos días se abracen y se junten a comer asado. A Julieta (Ortega) la admiro un montón porque el otro día la vi a ella y a Iván Noble, que tienen una relación espectacular. Se juntan, se ven todo el tiempo, y son situaciones ideales que no sé si las encontrás todo el tiempo”, confesó.

Y por último, agregó que cuando se es chico es complicado entender el proceso de una separación, y que muchas cosas le duelen y lo enojan, pero que con el tiempo se puede aprender. “Nadie tiene culpas acá, ni los papás ni nadie. Después vas entendiendo que es muy difícil el mundo de los adultos. Yo me metía mucho de chico en todas esas cuestiones y después, de grande, fui entendiendo que uno tiene que saber dónde poner la energía y que no hay que meterse en las cosas de los grandes. Sino, uno pierde mucha energía en eso. Después, ya me liberé y dije: ‘Ya fue’”, cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!