Secciones
A lo largo de más de 10 años

El blanqueo, la relación con Granata y el acuerdo por Matilda: los escándalos de Luli y Redrado

La pareja pasó por muchos malos momentos a lo largo de su relación. Al día de hoy el vínculo es pésimo y tienen cuentas sin saldar.

Podría decirse que la relación amorosa entre Luciana Salazar y el economista Martín Redrado estuvo siempre al límite y se caracterizó por estar rodeada de escándalos directamente desde principio a fin. Sucede que ya cuando se hizo pública la noticia de que ambos estaban juntos, allá por 2010, una bomba explotó por los aires y, desde entonces, la paz nunca caracterizó al vínculo.

Si bien es cierto que se deben haber querido mucho, porque pasaron largos años de su vida juntos e incluso hasta en un momento se llegó a hablar de casamiento, la realidad final es que las cosas entre ambos terminaron de la peor manera, con un reclamo actual de la rubia hacia el ex presidente del Banco Central por el abandono que le hizo a su hija Matilda.

Más allá de que Redrado ya aclaró públicamente que la pequeña de 4 años no es su hija biológica, parece que de fondo hay una cuestión muy privada que tiene que ver con que él se habría comprometido a cuidar de la nena hasta su mayoría de edad y a darle no solo apoyo económico, sino el rol de un padre.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Lo que acordaron ellos en su intimidad es algo que, por lo menos por ahora, no se sabe a ciencia cierta, pero sí está claro que ambos tienen hoy una postura enfrentada, y que, por diferentes motivos, las cosas no están nada bien.

El escándalo que despertó el blanqueo de la relación

Si nos remontamos al inicio de la relación, allá por marzo de 2010, hay que recordar que cuando se conocieron las primeras fotos de la pareja, mientras estaban de viaje en el exterior, en la Argentina se armó un debate enorme (¿cuándo no?) por la relación amorosa.

Lo peor llegó cuando se supo que Redrado todavía no había cerrado bien su relación con su ex mujer y madre de sus dos hijos, Ivana Pagés, y de hecho por este mismo motivo la pareja tuvo si primer distanciamiento en 2011. Incluso, en más de una oportunidad ambos decidieron no mostrarse en público y reunirse en lugares privados para no ser captados por las cámaras de ningún curioso. Durante años prefirieron mantener los detalles de su amor en la privacidad de su hogar, y esa es una regla que luego con el paso del tiempo quedó establecida: cuanto menos aparecieran en los medios, más tranquilidad iban a tener. Aún así, no siempre pudieron evitar los flashes de las cámaras.

El romance con Granata

En 2012 Luli y Redrado confirmaron su reconciliación con imágenes que hicieron públicas al posar para las cámaras de la revista Hola en un viaje que hicieron a Ginebra, Suiza. Sin embargo, solo dos años después volvieron a separarse e incluso el economista sorprendió porque empezó un nuevo romance con Amalia Granata, lo que por supuesto, despertó la furia de Salazar porque, según ella, la cosa entre ambos no estaba nada terminada.

Y un poco de razón tenía, ya que en 2015 la pareja volvió a mostrarse junta, pero esta vez lo hicieron en un tono más conciliador, declarando a los medios que vivían el día a día, sin pensar en mayores compromisos.

El desacuerdo a la hora de formar una familia

El rumor que siempre estuvo presente en torno a la pareja tiene que ver con que Luli quería ser madre y Redrado no estaba de acuerdo con eso, ya que sus otros dos hijos no querían que él tuviera un bebé con otra mujer. Al menos eso era lo que el economista le decía a la rubia, y lo que ella después dejaba entrever cuando se enojaba.

Igualmente su deseo era tan grande, que la modelo no dudó en convertirse en madre soltera, aunque lo hizo con el apoyo total del economista. Si bien no trascendieron todos los detalles del acuerdo que firmaron, parece que Redrado se comprometió con su ex novia a acompañarla en las tareas de cuidado respecto a su futuro hijo, y hasta le prometió que iba a cumplir el rol de padre.

Así fue que la ayudó con todos los trámites necesarios para poder alquilar un vientre en Estados Unidos, y una vez que ella firmó los papeles, 9 meses después llegó a la vida de ambos la pequeña Matilda. Incluso, la propia Luciana reveló que los primeros meses ambos la criaron juntos y la nena dormía en el cuarto de la pareja, aunque después las cosas empezaron a enfriarse y, en más de una oportunidad, Redrado desapareció de las vidas de ambas. Eso es hoy lo que Luli le reclama: el abandono y el daño a la nena.

La nueva novia de Redrado y el vínculo con Matilda

Según la mediática, los problemas finales empezaron cuando Martín se puso en pareja con su actual novia, Lulú Sanguinetti, con quien se puso a salir en enero de 2019, tras haberse separado de Salazar en 2018. Contra todo pronóstico la pareja sigue hoy adelante, aunque según Luciana, el destrato de Redrado para con ella y su hija tiene justamente que ver con que el economista nunca le contó la verdad a Lulú sobre su acuerdo respecto al cuidado de Matilda.

De hecho, en octubre de 2019 trascendieron unas imágenes de ambos, que ya no eran novios, en la casa de la rubia, un día que Redrado fue a visitar y a pasar tiempo con Matilda. El problema se desató cuando varias fotos de ese momento se hicieron públicas, lo que llevó a que Martín cortara todo tipo de vínculo. Dolida, Luli lo acusó de no haberle contando la verdad a su familia, aunque hasta ese entonces no daba datos concretos sobre la relación del economista con su hija.

Lo que ahora sí se sabe, es que años atrás ambos firmaron un acuerdo en el que él prometió cuidar de la pequeña, darle apoyo económico y cumplir el rol de padre del corazón. "La niega porque le está mintiendo a mucha gente. Creo que tiene que ver con que le mintió, por lo menos, a la persona que tiene a su lado ahora. Entonces él tiene que sostener esa mentira, porque sino se le cae todo. Desde que tenía un mes la nena comparte con él. Hubo muchas idas y vueltas después porque él no le contaba la verdad a parte de su gente. La empezó a ver a escondidas y ahí es en donde yo le dije: '¡Pará! ¿Por qué la tenés que ver a escondidas a mi hija? ¿Es un delito verla a mi hija? ¿Cómo voy a permitir esta situación?'", contó en las últimas horas la rubia, dando a entender que se cansó de soportar este tipo de situaciones.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!