Secciones
Show

El duro relato de Nazarena Vélez sobre su adicción a las anfetaminas: "Yo flasheaba en colores"

La actriz reveló que consumió estas pastillas durante 10 años, lo que le arruinó el organismo y le complicó mucho la vida.

En medio de la lluvia de denuncias contra el doctor Rubén Mühlberger por estafas y engaños médicos, Nazarena Vélez decidió usar el espacio que tiene en las redes sociales para publicar un video en el que contó que fue adicta "a las pastillas de anfetamina" durante 10 años, lo que le trajo serios problemas de salud.

Nazarena Vélez reveló que fue adicta a las anfetaminas.

"Durante muchos años fui adicta a las anfetaminas. Me odiaba, odiaba mi cuerpo. En ese momento no se sabía que era una droga tan fuerte y que tenía una gran probabilidad de muerte", dijo al comienzo de la grabación, y luego comentó que sus primeros trastornos empezaron a aparecer cuando tenía 14 años y entró en el mundo de la publicidad.

Según dijo, a esa edad se dejaba guiar mucho por lo que los demás le decían, y en ocasiones, en los castings le pedían que bajara de peso, a pesar de que en realidad no estaba excedida.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“Siempre fui muy alta, mido 1.72 y en ese momento pesaba 50 kilos y me decían que estaba ‘gordita. Con ese peso me pedían bajar de un día para el otro 4 kilos”, reveló la actriz.

A raíz de eso, contó que empezó a "hacer idioteces" que al día de hoy le arruinaron la vida y el organismo. Entre otras cosas, dijo que tomó laxantes y diuréticos, y que a partir de ese abuso de sustancias nunca más pudo ir al baño normalmente.

En cuanto a las anfetaminas, recordó que comenzó a consumirlas cuando una amiga se las recomendó. "Yo estuve diez años tomándolas y siempre fui consciente de que eran malísimas, pero me gustaba el resultado mágico que daban. Te sentís como el ojete y no comés. En mi caso, yo temblaba y todo el mundo me lo comentaba”, explicó.

Del mismo modo, reveló que tocó fondo el día que pensó que estaba por tener un infarto, y en realidad se sentía tan mal por todo lo que las pastillas le había provocado en su organismo.

"Fue hace diez años, tenía 35 años. Le conté a mi mamá que me había mandado una cagada, que necesitaba que me ayudara porque ese día sentí que me moría. Se vinieron de Puerto Madryn y se quedaron tres meses al lado mío”, contó emocionada.

Sobre eso, dijo que sus padres tiraron todas las pastillas y la llevaron a un psiquiatra, aunque quienes más la ayudaron a mejorar poco a poco fueron sus papás. A pesar de que dijo que no es fácil dejar la adicción, aclaró que en estos casos lo importante es estar acompañado.

"De verdad me salvaron la vida mis viejos. Porque tendría que haber pasado mínimo por una internación de cuatro o cinco meses para desintoxicarme. Yo flasheaba en colores. Tiene las mismas reacciones que la cocaína, es como si yo hubiera estado tomando cocaína durante años y de repente te la sacan”, sostuvo Vélez.

Sobre esto, afirmó que la situación se volvía cada vez más compleja, porque cuando empezó a desintoxicarse, subió de peso y en los medios de comunicación la criticaban mucho.

De hecho, aseguró que algunos programas de televisión fueron muy crueles con ella y que hasta llegaron a contarle las estrías que temía en el cuerpo. "En ese momento dolía, me importaba el qué dirán y por eso consumí esas mierdas", se lamentó.

A modo de consejo, explicó que si alguno de los que la miraban estaban tomando pastillas, y sentían la boca seca, ganas de vomitar o malestar estomacal, era porque esas pastillas no eran naturales, por lo que lo mejor era dejar de tomarlas lo antes posible.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!