Secciones
Incidente callejero

El grito desgarrador de la Tota Santillán en el calabozo: "Me quiero ir con Rodrigo"

Daniel "La Tota" Santillán fue detenido el viernes luego de intentar robar un bazar, yr encarcelado en una comisaría de Munro. En medio de la desesperación repetía como un mantra: "Me quiero ir con Rodrigo, me quiero ir con Rodrigo", en referencia al Potro, quien falleció en 2000.


La Tota, al ser detenido el viernes pasado.

Hoy se sabe que el conductor fue víctima de un brote piscótico y una depresión aguda, y que el episodio en el cual supuestamente quiso robar un bazar, fue producto de un estado mental alterado.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
Torry Palenzuela acompaña a La Tota por estas horas.

El humorista Torry Palenzuela, amigo del conductor, se acercó a la comisaría donde se encontraba detenido, después de un largo peregrinar por otras oficinas y hospitales. Al llegar a la comisaría de Munro lo encontró en una cárcel pequeña. La Tota  movía la cabeza de un lado a otro y repetía que se quería ir con Rodrigo, es decir que se quería morir.

El Fiscal y las enfermeras que estaban allí querían inyectarle un sedante para trasladarlo a un hospital, pero él no se se dejaba. Así fue que se buscó la intervención de Torry para que intercediera con La Tota.

Actualmente se encuentra internado en un instituto neruopsiquiátrico de la provincia de Buenos Aires, cuya locación exacta no se dio a conocer. Según cuentan su abogado y amigos, sus hijos mayores lo acompañan en todo momento.

Los hechos

La imagen de La Tota, tirado en el piso, rodeado, reducido por la policía -que hacía fuerza por tenerlo en el piso, mientras lo esposaba- recorrió todos los canales el fin de semana.

Todo ocurrió en San Isidro, donde tomó mercadería por unos $ 40.000 en un bazar de esa localidad. Al llegar a la caja le dijo al cajero "Que se lo cobre a Jorge Macri (intendente de ese partido)"  y argumentó que el intendente que le debía plata. Ante la negativa de los vendedores se alteró y comenzó a los gritos. Cuando llegó la policía, se resistió a entregrarse.

Según su abogado, Roberto Casorla Yalet, el hecho está caratulado como "hurto en grado de tentativa".

La Tota viene atravesando un voluble estado de ánimo, dado que desde hace casi un año no puede ver a sus pequeñas hijas  Camila y Mia por un conflicto que mantiene con su mujer. Además, el conductor estaba a punto de ser desalojado del departamento en el que vivía en Villa Crespo.

La gota que colmó el vaso fue el escándalo de la detención de Jorge Castillo, el Rey de La Salada. Ante este hecho, La Tota afirmó públicamente que su ex suegro tenía vínculos con el empresario acusado de asociación ilícita. De ahí en más la batalla con su ex familia recrudeció.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!