Secciones
Exclusivo

El inesperado apoyo que Wanda recibió tras el "Icardi-Gate": enojo del club y los millones en juego

"En el PSG les pasaron factura por el escándalo mediático", reconocieron. El rol de Antonela Rocuzzo y el guiño de  Messi.

Pasó más de un mes desde que Wanda Nara estalló y le reveló al mundo el affaire que su marido, Mauro Icardi, mantuvo con Eugenia "la China" Suárez durante el viaje secreto que la actriz realizó en septiembre a París (con pasajes y estadía pagas por el propio delantero del París Saint Germain). El escándalo mediático no hizo más que tensar la relación del club con el delantero y en las últimas horas la empresaria recibió un inesperado y fuerte apoyo: el de Antonela Rocuzzo, la mujer de Lionel Messi; figura actual del plantel.

Todo sucedió durante el festejo de la hija menor de Wanda y Mauro, Isabella. Cabe recordar que la pequeña, según su mamá, decidió posponer el festejo debido a la dura crisis matrimonial de sus padres y al viaje que sus hermanos mayores (Valentino, Constantino y Benedicto) realizaron para pasar unos días con su papá, Maxi López; lejos también de las constantes esquirlas mediáticas que generó la exposición de la infidelidad de Icardi.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

De acuerdo a lo que pudo confirmar BigBang, la relación con el club se complicó desde el día uno, cuando Mauro decidió faltar a un entrenamiento sin aviso y voló a Milán para "reconquistar" a su mujer. "Estas son cosas que en el mundo del fútbol no caen bien. Los clubes quieren mostrar la imagen familiar, no la del escándalo. Y en un momento hubo un llamado directo de atención de las autoridades del club para que tanto Wanda, como Mauro, procuraran 'bajarle la espuma mediática' a todo lo que estaban viviendo", reconocieron desde el entorno del matrimonio.

En este contexto, la participación de la mujer de Messi en el festejo de la hija menor de Wanda no fue sólo un guiño para terminar de erradicar los rumores de rivalidad entre ambas. "La presencia de Antonela es mucho más importante de lo que se cree. Messi es una de las figuras del equipo y que su mujer haya posado junto a Wanda y acompañado a los Icardi, es una forma de 'bancar' al matrimonio y cuidar a Mauro, cuya relación con el club quedó, cuanto menos, tensa", sumaron.

El último malestar de las autoridades tuvo lugar hace dos semanas cuando Wanda irrumpió en el vestuario junto a Susana Giménez. "Les pedí que vinieran en modo perfil bajo, con pocas cámaras; pero tu producción llevó todo. Parecíamos las Kardashian", reconoció la empresaria en el mano a mano que mantuvo con la conductora argentina, quien no dio acuso de recibo por el palito que le acababa de tirar su "gran amiga".

En efecto, sólo pudieron grabar una parte del partido y abandonaron el estadio antes de que terminara el encuentro. Ese día, aunque para sorpresa de todos Giménez no se percató, Icardi no jugó y estuvo los dos tiempos en el banco de suplentes. "No lo mandaron al banco por lo que pasó en su vida personal, hay un tema y es que el PSG tiene muchos jugadores de elite y Mauro ocupa otro espacio. No es como cuando era capitán en el Inter. Es un excelente jugador, con un gran futuro y buen rendimiento; pero está en la lista 'b' en París".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!