Secciones
Show

El millonario acuerdo y la cláusula infidelidad entre Wanda e Icardi tras el escándalo

El patrimonio de los 60 millones de euros y el "as bajo la manga" de la empresaria.

Pasaron diez días desde que Wanda Nara sorprendió con su intempestivo anuncio de separación de Mauro Icardi. Después de sindicar a Eugenia "la China" Suárez como la tercera en discordia e iniciar una violenta avanzada mediática contra la actriz, la empresaria anunció su reconciliación con el delantero y confirmó que firmaron un acuerdo de división de bienes que sigue vigente, pese a que hayan decidido posponer el divorcio.

En el posteo con el que confirmó su reconciliación, fue la propia Wanda la que confirmó la existencia del acuerdo que firmaron tras el affaire virtual con la ex Casi Ángeles. "Cada día le pedí a Mauro el divorcio. Cuando él se dio cuenta (de) que no había marcha atrás, me dijo que no podíamos seguir así; que si separarnos era la única forma de poner fin a tanto dolor, que lo hiciéramos. Fuimos al abogado. En dos días Mauro aceptó todas las condiciones y firmamos el acuerdo", detalló.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

¿Qué condiciones se establecieron? Que el patrimonio total del matrimonio, valuado en al menos 60 millones de euros sólo en propiedades, quedaba en su totalidad en manos de Wanda. "Al día siguiente (de la firma), me escribió una carta como nunca nadie me había escrito jamás: 'Te di todo y tenés todo, ojalá que puedas ser feliz porque eso me haría feliz a mí'", sumó la empresaria, confirmando así que el delantero firmó un acuerdo despojándose del patrimonio acumulado, al que hay que sumarle las obras de arte, las joyas y la colección de autos de alta gama que incluye Rolls Royce Ghost, un Huracan Spyder y una Lamborghini.

En su posteo, Wanda dio vuelta la página y confirmó que la pareja trabajará para superar la crisis que se desató el sábado 16, cuando la empresaria encontró los mensajes que el futbolista había intercambiado con Suárez. "Ahí me di cuenta de algo: que teniendo todo, no tengo nada si no estoy con él. Estoy segura (de) que este mal momento que atravesamos nos fortalecerá como pareja y como familia. Lo importante es que los dos tuvimos la libertad de ponerle fin a nuestra historia de ocho años, pero con el alma cansada de llorar, libremente nos volvimos a elegir".

Pero la libertad quedó condicionada por el acuerdo pactado, en el que todo el patrimonio pasó a manos de la representante y empresaria. ¿Una sutil cláusula de infidelidad para utilizar la carta del acuerdo en un futuro?

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!