Secciones
Show

El nuevo novio de Ángela Leiva está esperando un hijo con otra mujer: "Él no se lo blanqueó"

Se trata de Gabriel Mikelovich, quien toca la konga y es uno de los integrantes de su banda. 

En junio del año pasado, Ángela Leiva anunciaba en la pista de La Academia de ShowMatch que le había puesto punto final a su relación con Martín Echarte, quien fue su pareja durante tres años. En ese momento, la cantante de cumbia se abocó de lleno a su participación en la tira de canal Trece, La 1 5/18, hasta que en febrero de este año, en medio de su desembarco en Villa Carlos Paz, le dio una nueva oportunidad al amor.

Fue en ese momento que trascendió que la artista había comenzado una relación con uno de los integrantes de su banda: se trata de Gabriel Mikelovich, quien toca la conga y mantuvo varios apasionantes acercamiento con Ángela. "Con Esteban no hay nada y no hubo nada, tampoco. me va a empezar a cobrar de las veces que lo nombro", además aclaraba la cantante meses atrás, sobre las versiones de romance con Lamothe, su ex compañero de tira.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Lo cierto es que en las últimas horas, la flamante pareja fue noticia porque, al parecer, Mikelovich estaría esperando un hijo con otra muer a pesar de su relación con Ángela. La noticia fue dada a conocer por Luli Fernández, quien contó que la ex del músico, de nombre Ornella, está transitado un embarazo ya bastante avanzado del cual la cantante de cumbia no estaba ni enterada. “El no blanqueo de él tiene que ver con esto de la ex de él embarazada”, sumaron en canal Trece.

 

Si bien Mikelovich y Ángela  no subieron fotos referidas a su romance, tuvieron varios idas y vueltas en las redes sociales. “Perdón chicos, tuve que traer facha esta vez por acá”, escribió él desde la Patagonia y ella fue una de las primeras en comentar: “Pero qué buenos fotógrafos que hay por San Martín de los Andes, conozco una chica a la que le sacaron fotones en la nieve también ah re”.

Además, fueron vistos muy acaramelados en Córdoba durante el verano, a donde habían ido en el marco de una gira.  Aunque no muestra a su supuesto nuevo novio, la también actriz habla en plural cuando hace publicaciones a través de las historias de Instagram, dando a entender que se encuentra acompañada. “Tenemos un amiguito que nos sigue a todos lados”, comenta sobre un perrito que se cruzó en el camino. 

 

Recordemos que a mediados del año pasado, Ángela contó que fue víctima de violencia psicológica y laboral por parte de su ex pareja y manager, con quién aún mantiene una batalla legal. Fue tremendo. Él me hizo la vida imposible. Cuando empecé me sentía una inexperta total y ser mujer me hizo sentir muchas veces vulnerable, mucho más vulnerable ante ciertas presiones. Gracias a Dios estaba acompañada por mi papá que no me dejó nunca ni a sol ni sombra".

 

Durante su relató, contó que su papá, Eduardo Mario Leiva, quien falleció tras contraer coronavirus poco después de haber superado el cáncer, también era inexperto. "No conocíamos el ambiente, no teníamos idea de nada. Después, estuve en pareja con una persona que durante 8 años fue parte de mi vida sentimental y, también, profesional. Él manejaba mi carrera, mi economía, todo, e hizo conmigo lo que quiso. Seguramente, si hubiera sido varón no me hubiera pasado”, reveló.

Y agregó: Entiendo también que las cosas pasan porque tienen que pasar, hoy soy la mujer que soy gracias a todo lo que viví. Ganarme el premio Gardel fue simbólico porque La reina, que ganó, fue el disco en donde hago bisagra en mi vida, como profesional, porque es el primer disco que produje íntegramente yo. A partir de ahí, hace como 4 años, que me manejo sola, tengo un equipo de gente, pero la cabeza la pongo yo". 

Según contó, su ex le "hizo la vida imposible" y concluyó: "No se quedó en la casa deprimido. La que estaba deprimida y llorando era yo, pero tenía que seguir igual. Encima luchar contra esa violencia psicológica y laboral que él ejerció sobre mí durante muchísimos años. En el post, la violencia cambió de sentido. Me trababa, me ensuciaba la cancha. Había una violencia psicológica tal que me llegaba a decir que yo no era nada sin él, manejaba todo. Estuve 8 años de los cuales los últimos 3 no estaba más enamorada, ni interesada en estar al lado de él, pero estaba atrapada en una psicológica descomunal”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!