Secciones
Show

El plan de la Reina para reconciliar a los hijos de Lady Di: por qué falló y el cachetazo de Harry

Los príncipes William y Harry casi ni se hablan por la presunta infidelidad del heredero al trono. El drama que sacude a la Familia Real.

Se acabó lo que se daba. Desde pequeños los príncipes William y Harry se mostraron como un frente unido, que logró incluso superar la trágica muerte de su madre y hasta aceptar a Camilla Parker Bowles como la nueva mujer de su padre. Pero todo cambió a fines del 2017 por la infidelidad del heredero al trono que estalló en los medios en las últimas semanas.

"Es cierto que al principio William y Kate no vieron con buenos ojos la relación de Harry, pero ese no fue el motivo de la pelea", advirtió una fuente del Palacio. "William le dijo en su momento que esperara y que no se apresurara. Puso en duda las intenciones de Meghan, pero con el tiempo aprobó la relación. Kate hizo lo mismo", sumó.

Todo se disparó a finales del 2017. Harry y Meghan Markle acababan de anunciar su compromiso y ultimaban los detalles de su boda. Kate estaba embarazada de su tercer hijo, el príncipe Louis. Y, pese a los resquemores que se originaron por la velocidad con la que Harry le propuso casamiento a su ahora mujer, hubo algo que hizo que el estrecho vínculo de los hermanos se rompiera: el affaire de William con la mejor amiga de su mujer.

Descontrolado y de fiesta: el video de la noche en la que William le metió los cuernos a Kate

Según consignó el diario británico The Sun, la tercera en discordia es Rose Handbury, marquesa de Cholmondeley. La ex modelo de 35 años supo pertenecer al círculo más íntimo de Middleton, quien se casó con William en 2011, después de casi nueve años de noviazgo. “Es bien sabido que la relación entre Kate y Rose ha sufrido una terrible caída. Solían ser muy cercanas, pero ya no”, precisó una fuente cercana a la duquesa de Cambridge.

Pero Kate no estuvo sola. Cuando su hermano le confesó que había sido infiel, fue Harry quien puso el grito en el cielo y salió a defender a la madre de sus sobrinos. La íntima charla que dinamitó la relación se dio pocas semanas después del casamiento de Harry con Meghan. "¡Tenés tres hijos chicos! ¿No pensás en ellos?", le espetó indignado, al tiempo que lo comparó con su padre, el príncipe Carlos, cuya infidelidad tornaron en un calvario la vida de Lady Di.

"Estas cosas son las que nos arruinaron la infancia", siguió Harry, según relevan los medios británicos. Desde entonces, los hermanos mantuvieron un vínculo protocolar. Siguieron mostrándose en eventos públicos, aunque fueron pocos los momentos que se mostraron sonrientes o siquiera se hablaron. Durante la misa de Pascua con la que además se celebró el cumpleaños de la Reina, los fotógrafos se sorprendieron al notar que los hermanos no sólo no se saludaron, sino que además decidieron llegar por separado.

Conscientes de la importancia de la “unidad” de la Familia Real, la Reina y Kate decidieron unirse para fogonear una reconciliación. En efecto, después de la misa la Reina, Kate y William se dirigieron a Frogmore Cottage, la casa de campo del siglo XVII ubicada al lado del castillo de Windsor en la que se instalaron Harry y Meghan hace pocas semanas.

“Meghan no pudo asistir a la misa por su avanzado embarazo, pero hubo un encuentro privado en la residencia real. El clima fue distendido”, aseguraron desde el Palacio. Sin embargo, otras fuentes reales indican que, en realidad, la tensión entre los hermanos no sólo no se apaciguó, sino que se incrementó al punto de que Harry insistió en su intensión de radicarse con su familia un tiempo en África, luego del nacimiento de su bebé.

Según consignó The Mirror, la relación entre William y Harry atraviesa “su peor momento” y el diálogo es nulo. “Kate reconoce la importancia de que los hermanos se lleven bien y estén en paz, no sólo desde el plano personal, sino también por la importancia de mostrar una imagen grupal a la sociedad”.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Los príncipes William y Harry casi ni se hablan por la presunta infidelidad del heredero al trono. El drama que sacude a la Familia Real.