Secciones
Show

El plan secreto con el que Lady Di buscaba "dinamitar" la Corona junto a William y Harry

La princesa fracasó en su intento por impedir que Carlos fuera rey.

El día que la Familia Real inglesa tembló. Corría el año 1995. Había pasado un año desde la entrevista televisiva en la que el príncipe Carlos reconoció que le había sido infiel a su por entonces mujer con Camilla Parker Bowls. Ese fue el verdadero punto de quiebre entre el príncipe de Gales y Lady Di, quienes llevaban tres años separados, aunque todavía ninguna de las partes quería el divorcio. El plan secreto que orquestó la princesa para dinamitar la línea de sucesión y el futuro que delineó para sus hijos William y Harry.

El lunes 20 de noviembre de 1995, todos los televisores del Reino Unido sintonizaron la BBC. Había trascendido que la princesa Diana daría una polémica entrevista, una de las pocas que dio en vida. Nadie sabía qué diría, ni cómo se le había "pasado" al Palacio semejante ataque al protocolo. Lo cierto es que, con ayuda de su reducido grupo de amigos, Lady Di logró que todos los empleados que trabajaran con ella "se tomaran la noche", despejó su departamento del Palacio de Kensington y le abrió las puertas al periodista Martin Bashir.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Llovieron titulares por las explosivas confesiones de la princesa, quien en junio de 1993 ya había shockeado al mundo con las revelaciones del libro Diana, su verdadera historia. Lo que por entonces nadie sabía -pocos intuían- era que el libro fue escrito por Andrew Morton, pero dictado palabra por palabra por la propia princesa. ¿Su objetivo? Sacar a la luz la tortuosa vida que llevaba como miembro de la Familia Real, anticiparse a una campaña de desprestigio que intuía el Palacio haría en su contra tras la separación y dar comienzo al "operativo William Rey".

Esa noche, además de haber reconocido las relaciones paralelas que mantuvo tras el fracaso de su "matrimonio real", la princesa le cantó retruco a la Reina. Hasta entonces, Diana conservaba su título de "Su alteza real", seguía siendo princesa y participaba -aunque cada vez menos- de las principales actividades públicas de la Corona. Era, después de todo, la madre del segundo en línea de sucesión al trono británico.

Durante la entrevista, la princesa dio su estocada final al advertir que no creía que su por entonces marido pudiera "soportar" el peso de ser Rey. Fue, para Elizabeth II, una traición imperdonable. "¿Creés que alguna vez serás reina?", indagó el periodista. "No, no lo creo", respondió con una sonrisa sarcástica. "Me gustaría ser una reina en los corazones de la gente. Pero no creo que llegue a ser reina de este país. Además, creo que mucha gente no quiere que lo sea y cuando digo 'mucha gente', me refiero al establishment con el que me casé".

"Ellos decidieron que soy una causa perdida, porque hago las cosas de una manera distinta; no sigo un libro de reglas. Lidero desde mi corazón y no desde la cabeza. Pero alguien tiene que salir y amar a la gente, mostrarles que les importan. Sé que la Familia Real ya no me apoya, me ve como una amenaza de algún tipo. Estoy acá para hacer el bien, nada más. Cada mujer fuerte tuvo que seguir un camino similar al mío en la historia. Es la fuerza de una la que genera desconfianza y genera miedo. ¿De dónde la saca? ¿Por qué es fuerte? ¿Cómo la va a usar? ¿Por qué el público la sigue apoyando?".

Minutos después, la princesa dio un paso más. "Creo que mi marido sufriría mucho ser rey, es mucho más limitante que ser príncipe y eso fue algo que siempre le pesó". Las palabras resonaron como una bomba en el Palacio. "La Reina nunca le perdonó que cuestionara la capacidad de Carlos para convertirse en rey. Ese fue el motivo por el cual después de ver la entrevista, los citó a ambos y les ordenó que se divorciaran. En plan de Diana nunca fue el divorcio, ella quería otra cosa".

Pero, ¿qué era lo que quería por ese entonces Diana? "Lo único que buscaba era que mi marido hiciera su vida con su amante y nos dejara a mis hijos y a mí seguir cumpliendo el rol", reconoció ella misma, en unas grabaciones realizadas por su "coach" de medios que se hicieron públicas hace pocos años. "Diana quería que Carlos renunciara al trono y que William fuera rey. Ella no sería una regente, pero estaría a su lado. Estaba convencida de que su hijo haría un mejor trabajo y que estaba preparado para el mismo. En esa estructura, Harry también jugaría un rol importante. Su idea era transformar por completo a la Familia Real, pero no lo logró".

Lady Di, el príncipe Carlos y la cronología de su turbulento matrimonio

  • El 9 de diciembre de 1992, la Corona anunció la "separación amistosa" entre Diana y Carlos.
  • El 30 de junio de 1993 sale al mercado la biografía Diana, su verdadera historia. Fue escrita por Morton, pero contó con la colaboración directa de la princesa.
  • El 27 de junio de 1994 el príncipe Carlos confirma en una entrevista que le había sido infiel a su esposa con Camilla.

  • El 20 de noviembre de 1995, Diana redobla la apuesta: da una entrevista a la BBC en la que no sólo habla de la intimidad de su marido, sino que además cuestiona su futura capacidad para convertirse en rey.
  • La Reina interviene y les ordena firmar los papeles. Finalmente, Diana y Carlos se divorciaron el 28 de agosto de 1996.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!