Secciones
Show

Empiezan a investigar a Darthés en Brasil por la denuncia de Thelma: "Tiene que ser juzgado"

Arias Duval explicó que el ministerio público fiscal de Brasil inició una investigación de oficio y un pedido para que las pruebas recolectadas por la UFEM a pedido de Nicaragua estuvieran a disposición de la justicia brasileña.

Thelma Fardin presentó esta tarde, durante una conferencia de prensa, el equipo de abogados que la acompañará en la nueva instancia del caso de la denuncia por abuso sexual contra Juan Darthés que comenzaría en Brasil, donde el actor vive actualmente. La conferencia se llevó a cabo en el Centro Cultural Recoleta ubicado en la calle Junín 1930 de la Ciudad de Buenos Aires pasadas las 18 horas.

El evento también participaron también el colectivo Actrices Argentinas y Amnistía Internacional. “Desde Argentina, las pruebas fueron enviadas a Brasil y se presentó ayer una acusación formal contra Juan Darthés que se encuentra a disposición del juez interviniente. Esto no quiere decir que Nicaragua desista del pedido de extradición. Pero esto sirve para que un juez en Brasil convoque a ambas partes para que expongan y decida como sigue la causa”, sostuvo el abogado de la actriz.

De esta manera, el nuevo abogado de Thelma anunció que la Justicia de Brasil investigará a Darthés por la denuncia de abuso sexual. Arias Duval explicó que el ministerio público fiscal de Brasil inició una investigación de oficio y un pedido para que las pruebas recolectadas por la UFEM a pedido de Nicaragua estuvieran a disposición de la justicia brasileña: "El ministerio público fiscal de Brasil dijo que hay mérito suficiente para que se pueda abrir una causa contra Darthés".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La capacidad para presenciar la conferencia estuvo limitada debido a las restricciones sanitarias a raíz de la pandemia de coronavirus. "Este caso sirve como caso testigo, pero existen muchos de otras mujeres que no tiene respaldo. Agradezco el apoyo de mis compañeras y las instituciones. Tiene que ser un faro para todas las mujeres que se están animando a realizar una denuncia pero no reciben respaldo judicial”, sostuvo Thelma.

Y agregó: "No puede ser que seamos nosotras las perseguidas. Es momento de que la justicia, el Estado, la sociedad y los medios entendamos cuál es el lugar que debemos asignarle a la víctima. Hay que asumir el compromiso entre todos porque sino va a ser difícil romper el silencio. El abusador tiene que ser perseguido y juzgado, y no nosotras. Somos las más expuestas y en la pandemia vimos como esto se incrementó". 

Cabe remarcar que el  Registro Nacional de Femicidios, Femicidios Vinculados, Trans/Travesticidios, Lesbicidios y otras muertes violentas del Observatorio Nacional MuMaLá dio a conocer que durante enero y febrero se cometieron 47 femicidios: 19 en la provincia de Buenos Aires, siete en Córdoba y seis en Santiago del Estero. En Tucumán hubo tres casos, mientras que en Salta, Neuquén, La Rioja y la Ciudad de Buenos Aires, dos femicidios.

Por último, en Formosa, Jujuy, Mendoza y Misiones hubo un caso en cada lugar. Del total, 39 fueron femicidios directos y los ocho restantes fueron vinculados de hombres/niños y mujeres/niñas. "En la pandemia vimos como se incrementó la violencia y no tuvimos respuesta del Estado. Este caso muestra como funcionó de abajo hacia arriba, nos organizamos y ahora tenemos el apoyo de las instituciones”, afirmó Thelma.

Y continuó: "Es un momento en el que estamos sometidas a un refuerzo de violencia de los sectores reaccionarios que no quieren que cambie el estatuto. Por eso respondemos desde este lugar. Seguimos unidas y no vamos a retroceder a pesar de que nos estén amedrentando. Esto que estamos haciendo es para las que estamos y para las que siguen después de nosotras. Creemos que conquistar soberanía sobre nuestros cuerpos e historias permitirá construir una sociedad más justa".

Durante la conferencia, fueron acreditados los medios que recibieron la confirmación e instrucciones de protocolo Covid-19. “Estamos para acompañar a Thelma en este nuevo recorrido de la causa en Brasil. Estamos acá para demostrar que no hay impunidad. El movimiento estuvo a la vanguardia del movimiento de las mujeres", señaló Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

Al mismo tiempo, remarcaron que siempre estuvieron "con su misión de derechos humanos para seguir acompañando la lucha". "El testimonio de Thelma marcó un antes y después. Todo esto fue sirviendo para que aumentara el número de las denuncias en Argentina. Sin embargo, eso se contradice con el poco seguimiento que se le hace a las denuncias de las mujeres por abusos y violación. Son fenómenos que se repiten”, resaltaron.

En ese sentido, remarcaron que los jueves y fiscales "se preocupan más en justificar y legitimar la violencia sexual" en lugar de asegurar otros métodos de prueba. “Independientemente del resultado del caso, Amnistía Internacional hoy refuerza su compromiso. Es por Thelma y también por todas las mujeres que son víctimas en este país”, concluyeron. 

Darthés se encuentra radicado en Brasil, país donde nació y adonde decidió refugiarse luego de la denuncia por violación, ya que dispone de doble nacionalidad, argentina y brasileña. Fardin, junto al colectivo Actrices Argentinas, denunció el 11 de diciembre de 2018 públicamente que Darthés la había violado en 2009, cuando ella tenía 16 años y él 45, en un hotel en Nicaragua, adonde habían viajado en el marco de una gira por la novela Patito Feo.

La Fiscalía de Género de Nicaragua acusó por violación agravada y solicitó una orden de captura para Darthés en la causa que se abrió en ese país por la denuncia de la actriz. "Mientras sigamos unidos, tengo carretel para rato porque me doy cuenta de la importancia que se le da a mi voz y tengo que estar a la altura. Lo siento con pasión y con una responsabilidad, porque son muchas las cosas que no escuchamos y están silenciadas", cerró Thelma.

El comunicado completo de Actrices Argentinas

El 11 de diciembre de 2018, haciendo cuerpo colectivo, Actrices Argentinas acompañó la denuncia penal de Thelma Fardín contra Juan Darthés, por la violación sufrida durante una gira de trabajo en Nicaragua, nueve años antes, siendo menor de edad. De inmediato supimos que este caso era mucho más que una historia particular; era la historia de miles de víctimas. Nuestra unión abría la posibilidad de empezar a hablar para luego transformar un sistema que históricamente nos ha silenciado, naturalizando el abuso, la violencia y la impunidad de sus perpetradores. Hoy estamos acá, otra vez, para hacer pública esta victoria, y corroborar que a pesar de los innumerables obstáculos, éste es un camino que para las mujeres y disidencias de América Latina no tiene vuelta atrás.

Esta causa siguió adelante por el coraje de nuestra compañera y porque tuvimos y tenemos la certeza de que a la injusticia se la enfrenta juntas y organizadas, y porque desde nuestro movimiento nunca dejamos de trabajar, no sólo en este caso, sino en muchos otros de la enorme ola que devino después de la visibilización del tema. Por dar sólo un ejemplo de los efectos de “no callarnos más” y acompañarnos: después de la denuncia de Thelma, las consultas al programa “Víctimas contra la violencia” aumentaron un 1240% en sólo 24 horas, un programa del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación que registra miles de víctimas de abuso sexual por año, de las que el 65% es menor de edad.

Hoy, asistimos a un triunfo: El Ministerio Público de Brasil formuló acusación formal contra Juan Darthés. Es decir, tres ministerios públicos fiscales de países diferentes (Argentina, Nicaragua y Brasil- adonde el denunciado se fugó para eludir su responsabilidad-), consideraron que las pruebas presentadas y recabadas tienen contundencia suficiente para acusarlo penalmente; un recorrido que está sentando jurisprudencia internacional.
Nuestro objetivo es la verdad y este avance en la causa es en sí mismo reparador.

Insistimos en señalar que el camino de la víctima es cruel y complejo: Sumado al trauma y los costos que implica económicamente, desde el momento en que se atreve a denunciar su vida cotidiana se ve expuesta y limitada. La construcción de la mirada social, fomentada y sostenida por los medios masivos de comunicación, siempre está claramente direccionada hacia ella, a la búsqueda de sus faltas, la disección de su vida privada y la prueba constante de lo que una buena víctima debe ser. La deslegitimación está a la orden del día.
 
Es ya ineludible e imperiosa una reforma judicial con perspectiva de género, para que ninguna víctima sea sometida a declarar 6 veces lo mismo, para que su palabra quede ratificada de una sola vez por todos los especialistas que intervienen en el proceso, para que se respete el tiempo de la víctima cuando está comprobado que se tardan años en poder hablar. El camino institucional que proponen nuestras sociedades frente a la violencia sexual es la intervención del sistema penal actual, con sus innumerables fracasos y modalidades de disciplinamiento patriarcal, frente a los que les denunciantes y aquellas personas que se atreven a testificar en su favor, se encuentran inermes. Como le sucedió a la actriz Calu Rivero, la primera que decidió denunciar públicamente los abusos de que había sido objeto por parte de Darthes y tiene que seguir afrontando una demanda en la justicia civil por parte de su abusador, que además es prófugo de la ley, o a nuestras compañeras Natalia Juncos y Anita Co, acosadas y abusadas por el mismo sujeto en el ámbito laboral. Buscamos que nuestras experiencias de violencia sean reconocidas y valoradas, libres de estereotipos de género.

El caso de Thelma es a la vez la regla y la excepción; muches sobrevivientes de abuso han pasado por esto pero pocos cuentan con su relevancia pública e interés mediático, o el respaldo de Amnistía Internacional. Sabemos que la inmensa mayoría de las causas por violación quedan impunes; de hecho, sólo el 1% obtiene una condena. Por eso, mientras reivindicamos el derecho a la verdad más allá de los tiempos de prescripción de las
causas, necesitamos una justicia respetuosa de los derechos humanos y desarrollar mecanismos de reparación efectivos para que aquellas personas que hayan padecido estos hechos aberrantes puedan sentirse reconocidas y acompañadas, en lugar de juzgadas y estigmatizadas.

Se hace urgente prevenir estas violencias. Se hace urgente que el estado provea mayores recursos para la atención de las víctimas. Se hace urgente la implementación de protocolos para que podamos vivir y trabajar en ámbitos seguros, libres de acoso y abuso. Tenemos la obligación histórica, política y social de que así sea. Muchas gracias.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios