Secciones
casados con hijos

Enojos, machismo y maltrato: Érica Rivas reveló que Francella la trató de "feminazi"

La actriz hizo fuerte descargo, a un año de que se diera a conocer que no iba a formar parte del elenco de Casados con hijos, la obra teatral que se iba a llevar a cabo en el Gran Rex. 

En abril del año pasado, Érica Rivas estuvo en boca de todos después de que se diera a conocer que finalmente no iba a ser parte de la obra teatral de Casados con hijos, la cual se iba a llevar a cabo en junio, julio y agosto de 2020 en el Gran Rex, se reprogramó para enero de 2021 y que luego fue suspendida por la producción a causa de la pandemia del coronavirus. 

Desde la producción afirmaron que Érica se había comprometido de palabra a integrar el elenco a pesar de sus dudas iniciales con el guión, pero aclararon que como se rehusaba a firmaba su contrato se decidió que no participe de la obra. De esta manera, la foto de las puertas del Gran Rex con todos los integrantes de Casados con hijos y con la ausencia de Rivas fue tendencia en las redes sociales.

Pero con el correr del tiempo, se descubrió que no había sido la actriz la que había decidido renunciar a la obra, sino que las autoridades de la misma le mostraron la puerta de salida motivados por una especie de tensión que había entre ella y Francella, la cual aumento cuando el actor -según los dichos de Rivas- la trató de "feminazi" ante la insistencia de que el guión tuviera perspectiva de género.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Cabe destacar que Guillermo Francella era el director de la obra de teatro y vio con malos ojos desde un primer momento las constantes objeciones de Rivas para con el guión con la excusa de que era ofensivo para la mujer. "Me comí que el director me dijera feminazi, que estaba demasiado alterada. Y mi transpiración llegaba desde el cuello a los pies. Me decían, bueno, no te preocupes que nos ponemos el pañuelo. Pero es mucho más que eso", contó.

La flamante ganadora del Cóndor de plata por su participación en Los Sonámbulos, la película de Paula de Luque, dialogó con Página 12 y recordó que le hicieron fama de "loca" y de "problemática" “Yo siempre tuve fama de loca, de problemática. Porque tengo problemas para desnudarme en cámara, o porque no quiero quedarme callada”, dijo y aclaró que no se fue por voluntad propia, sino que “la fueron”.

Por aquel entonces, el protagonista del Robo del sigo no había visto con buenos ojos que Érica no fuera al living de Susana Giménez junto con ellos para promocionar la vuelta del espectáculo. “Quiero que quede claro, yo no me fui, yo quería hacer ese proyecto, a mí me echaron. Me sacaron de las fotos de promoción, de la marquesina del teatro que ya estaba lista. Y lo hicieron por WhatsApp a la vez que hacían público un mail privado”, contó.

Y continuó: “Mirá lo que es el pacto de hombres, porque el mail se lo mandé a hombres, después de haber hablado con todos y cada uno. Y eso no fue dicho. No tenía ningún aliado. A mí me decían: ´Vos no te preocupes por vos, María Elena va a estar bien´. Pero no era un problema para mí, era también ver el contexto de ese personaje. Ese mail lo mandé después de que me llegaran unos mini guiones para hacer avances por radio”.

De acuerdo con sus dichos, existía “un pacto de hombres”, entre Axel Kuschevatzky, Diego Alarcón y Guillermo Francella, en su contra. En ese sentido, explicó que su personaje, María Elena, siempre fue feminista y que como actriz estaba todo el tiempo pensando cómo “tirar bombas en lugares incómodos”. En ese sentido, reveló que el director de la serie de tevé, Claudio Ferrari, la ayudó a que el mensaje llegue. “En eso Claudio era genial”, aseguró.

Durante la entrevista, la actriz resaltó que los guiones no se habían aggiornado a la época y que aseguró que nadie la escuchó cuando pidió que se buscara “una asesoría”. Fue después de ver que los chistes de la obra se referían al bigote de una mujer cuando Rivas mandó el famoso correo que se hizo público. “Era agresivo el mail, no digo que no, pero era privado", se excusó.

Y siguió: "La verdad es que no entiendo cómo a esta altura de la historia vamos a seguir riéndonos de eso. Ese no puede ser el remate del chiste porque ya no es gracioso. María Elena no se quedaría nunca callada si le hablan de los bigotes, habría que seguirlo un poco más. Yo no me fui. ¡Me echaron! Intenté hasta último momento y me dijeron que no”.

Dada su postura feminista y al cambio de tiempos, Rivas quiso asegurarse de que la obra trataría los temas con responsabilidad, teniendo presente que ya hay cosas con las que no se debe hacer humor. “Yo quería estar, que esté mi personaje ahí, ver qué le pasaría ahora. Y me tuve que morfar que me digan feminazi, que estaba demasiado alterada. Y yo soy la loca, histérica, la diva”, se lamentó, sobre lo que le dijo Francella.

Según contó, luego de que el actor la tratara de "feminazi", lo enfrentó: "“Lo que me salió fue decir: ´Mirá, estás equivocado. Yo te aconsejo que no lo digas nunca más. Esta palabra no la digas nunca más´. Me echaron por ser feminista que para ellos era ser hinchapelotas. De hecho me decían, no seas pan amargo. Porque era la hinchapelotas que les marcaba cosas. Queda esa sensación de ´vos con lo hinchapelotas que sos, vas a poder sola´. ¿Y sabés que no? No pude", cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!