Secciones
Conflicto

Escándalo en Pol-ka: “No nos convocan a trabajar, nos deben dos sueldos y nos dejaron sin obra social”

En una entrevista con BigBang, Gerardo Prado, ambientador de set y delegado gremial en la productora, habló sobre el conflicto laboral.

Desde comienzos de 2020, Pol-ka, la productora creada por Adrián Suar y que ahora controla el Grupo Artear, dio a inicio a un conflicto con sus más de 300 trabajadores. De un día para otro, y en medio de la pandemia de coronavirus, las autoridades de Pol-ka amenazaban con dejar sin trabajo a todos.

A lo largo del año, mientras los trabajadores mantuvieron sus fuentes de trabajo aunque sufrieron grandes descuentos en sus salarios, otros aceptaron los retiros laborales que impuso la cúpula de la productora. Hoy se desató un nuevo conflicto ya que casi 30 empleados no fueron convocados a trabajar, ni cobraron los sueldos de abril y de mayo.

El SATSAID protestó en la puerta de Pol-ka.

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En una entrevista con BigBang, Gerardo Prado, que es ambientador de set y delegado gremial del Sindicato Argentino de Televisión (SATSAID) explicó: “Lo que sucede en Pol-ka es que la empresa retomó su actividad hace un par de meses. En ese sentido, fue reincorporado el 80% de la planta y después hay una treintena de compañeros que están sin actividad, sin cobrar el salario, sin obra social”.


-¿Cuántos sueldos les debe Pol-ka?

-No nos han pagado los salarios de abril, ni de mayo. Y no nos asignan tareas fundamentalmente. 

-Retomemos cómo comenzó el conflicto. En marzo de 2020, la productora cesó actividades. ¿Qué pasó con los empleados desde entonces hasta la actualidad?

-A mediados de marzo de 2020, a raíz de un cese sanitario de actividades que iniciaron los compañeros actores, la empresa dejó de trabajar. Ese fue el inicio del conflicto. En marzo, ni bien dejaron de trabajar y pusieron a disponibilidad al 80% de la planta, nos llamaron y nos dijeron que no nos podían pagar el sueldo de marzo. Algo extraño porque era el mes que estábamos trabajando. Ellos respondieron: “Si no lo trabajamos, no tenemos plata”. Finalmente, logramos cobrar marzo a regañadientes. Y para cobrar abril, hicimos un acuerdo que se llama 223, en el que se difirió parte del salario a septiembre. Para cobrar mayo, firmamos un 223 con una quita de un 25%. Por ende, sólo nos pagaban el 75% del salario básico. Eso lo fuimos renovando hasta julio o agosto, cuando firmarmos un 223 bis con un 75% por cuatro meses. Y después volvimos a firmarlo por dos meses más. Llegamos al 31 de marzo cobrando el 75% del salario. 

Adrián Suar había dicho que su empresa estaba cerrada.

 


-¿Y a partir de ahí algunos empleados volvieron a trabajar?

-A partir de ahí, algunos compañeros fueron convocados a trabajar. Desde noviembre ya había gente trabajando de algunas áreas específicas y mientras tanto, abrieron una suerte de retiro voluntario que no era legal y que, en realidad, era una intimación a irse de la empresa. Todo esto guiado por el apremio de cobrar mucho menos que el total del salario. Les pasó a muchos compañeros que cobrando el 75% estaban por debajo de la línea de la pobreza, no les alcanzaba y tenían que salir a hacer otras actividades en medio de la pandemia. Con lo cual era doblemente difícil y riesgoso conseguir trabajo. 

 

-¿Cuántos empleados tiene Pol-ka en la actualidad y cuántos tenía en marzo de 2020?

-Ahora tiene alrededor de 150 trabajadores. Cuando se inició el conflicto hace un año y medio atrás, éramos 300 trabajadores. A lo largo del tiempo, hubo 150 compañeros que eligieron ir por la opción del retiro voluntario, algunos guiados por emprender otras actividades y otros que no les alcanzaba el dinero para vivir y aceptaron lo que les dio la empresa. Con muchos compañeros nos angustiábamos porque nos contaban que debían cuatro meses de alguiler y acordaban con la empresa, y con eso pagar las deudas. 

La productora retomó actividades pero no convoca a sus trabajadores.

 

-¿De qué porcentaje eran los retiros voluntarios que pagó Pol-ka?

-Nunca ofrecieron la doble indemnización. En ningún caso. Hubo algunos compañeros que recurrieron a nuestra experiencia y tuvieron mejor suerte y llegaron al 170%. Otros compañeros negociaron por su lado y sacaron un porcentaje mucho menor. Otros también necesitaban por determinada problemática, mantener la obra social, entonces negociaban como parte del retiro, mantener la prepaga por un año o algo por el estilo. Cada uno ha intentado cubrir los baches que tiene de la mejor manera posible. 

-¿Con quién negocian tanto los retiros voluntarios como los pedidos actuales?

-En realidad, los retiros voluntarios, como no se abrieron de manera oficial, como sucedió hace años, se negociaron con el gerente de Recursos Humanos, que se llama Adrián Aménabar. 

-En la actualidad, ¿qué razones les dan para no convocar a los 30 trabajadores que están sin tareas, ni cobraron los sueldos de abril y de mayo?

-Nos dicen que no hay funciones para asignarnos. No hay funciones después de años de trabajo. En mi caso, tengo muchos años de hacer la misma función y muchos más años del tiempo que llevo como delegado. Así que si hacía bien mi trabajo antes de ser delegado gremial, tampoco lo haría bien después. Yo soy ambientador en set. Es como un diseñador de interiores. Dentro de esta lista de los que no fueron a trabajar hay camarógrafos y más. Pero aparte esta excusa de que no hay tareas para darnos no es real.

 

 

-¿Por qué?

-Porque, por ejemplo, hay una ambientadora contratada en uno de los equipos. En otro de los equipos hay dos camarógrafos contratados. Mientras tanto, tenemos a dos camarógrafos dentro del reclamo, que están en su casa porque Pol-ka no les da tareas. Y como eso, hay varias funciones que están cubiertas por gente que está contratada. En realidad, es ese el objetivo no sólo del grupo Artear sino de todos los grupos de medios que trabajan con contratos a plazo. De esa manera, se sacan de encima el estigma de los 13 salarios al año. Primero quieren sacar al sindicato del medio. Porque todos los derechos que nosotros hemos venido conquistando en los últimos 25 años de actividad gremial, yo llevo 12, y hemos adquirido un montón de derechos que estaban en nuestro convenio y no se cumplían. Y claramente, después vienen por esos derechos para no pagar ningún tipo de plus salarial ya que ningún contratado reclamaría por eso. Es la flexibilización moral y trabajar con el miedo. Tal como lo llevaron adelante en el grupo de prensa del Grupo Clarín.

Los delegados y trabajadores en asamblea.

 

-¿Cuántos delegados son y volvieron a trabajar todos?

-Nosotros somos seis delegados y dos volvieron a trabajar. Pero del resto ninguno. Y hay más. El área de logística fue borrada de la empresa, ahí había dos delegados que eran choferes. Y otro camarógrafo que sale hacer otras cosas para poder vivir. 

-Mientras sucede todo esto y más allá de la crisis que devino de la pandemia de coronavirus, durante 25 años Pol-ka creció y obtuvo grandes ganancias, y lo hizo gracias al trabajo de sus empleados. ¿Qué les dicen?

-Nada. Sobre lo que decís, siempre recomiendo ver en Volver un capítulo de Poliladrón, de 1995, y que alguien me diga si esa estética es la estética de hoy. Se van a dar cuenta que en esta empresa, como en muchas otras, los trabajadores hemos sido los que le han enseñado a la patronal cuál era el rigor estético y profesional que había que tener para trabajar. A mí no me pasó en ninguna empresa que me pida que trabaje peor de lo que sé trabajar para no gastar de más. Eso es algo irrisorio. Nunca me entró en la cabeza. Nosotros le enseñamos a trabajar a esta gente. No sólo los de Pol-ka sino los trabajadores de televisión en general. 

Pol-ka graba su nueva ficción: La 1-5/18, Somos uno.

 


-Adrián Suar es la cara visible de Pol-ka. ¿Pudieron hablar con él o con algún representante de los accionistas?

-El 95% del paquete accionario es del Grupo Artear y el resto es de los otros dos socios: uno es Suar y el otro es Fernando Blanco. Pero ahí hay un conflicto judicial, por lo que sé ya que no pude hablar con él. Ha judicializado una medida porque no recibió su parte. Con respecto a tu pregunta, Suar no dio la cara ni nada de eso. La realidad es que nunca hizo eso. Los conflictos gremiales siempre los hablamos con el gerente de Recursos Humanos o con el CEO. Ahora hay sólo un gerente de Recursos Humanos porque el CEO, Roberto Lorenzi, que era el gerente general de la empresa, se fue hace un par de meses.

 


-¿Quién quedó a cargo de Pol-ka?

-Se hicieron cargo el gerente de Recursos Humanos y gente que ha puesto Artear, que nosotros no hemos tenido el gusto de que nos la presenten. Mientras tanto, nosotros pensando que más allá de las 30 personas que no hemos sido convocadas a trabajar, tenemos la certeza de que cuando se deje de grabar la ficción actual, se termina todo y más personas van a quedar sin trabajo. No hablamos la fuente de trabajo de 30 persona porque, en el último de los casos, son 30 conflictos que hay que solucionar. No es así.

-¿Las acciones que realizó la empresa están dentro de las leyes laborales?

-Pol-ka está afuera de la ley en todo. No le pifió en ninguna. Hizo todo mal y así y todo, nadie les dijo nada. 

 

-¿Cómo actuó el Ministerio de Trabajo?

-En este momento tenemos judicializada parte de la medida con el Ministerio porque hemos hecho la denuncia y, en este momento, el expediente está en curso dentro del Ministerio. Seguramente, ellos tengan la posibilidad de apelar. Pero es un expediente que para apelarlo, tendrán que pagar el salario. La excusa de que “si tal persona no trabaja, no le voy a pagar el salario” no existe. Es parte de su ciencia ficción o una ley que inventan ellos. De hecho, hemos tenido esa situación de que se inventen una legislación propia. 

-¿Qué medidas va a tomar la Asamblea de trabajadores de Pol-ka?

-Nosotros tenemos medio día de paro hoy y medio día de paro mañana. Hoy hicimos una manifestación en la puerta. Y el día lunes, íbamos a tener una asamblea para el próximo martes, ahí se decidirán cuáles son los pasos a seguir. La propuesta de hacer dos medias jornadas de paro es algo que surgió de la asamblea. Se votó y fue electa esa. Y el martes decidiremos cómo seguimos. Tal vez tengamos alguna noticia antes de parte de la empresa, pero sólo son suposiciones. Lo único que esperamos es que la empresa entienda que los salarios los tiene que pagar. Que es ilegal no pagar los salarios. Por eso ni siquiera hubo conciliación obligatoria. No hay nada que conciliar. Nosotros queremos trabajar y ellos tiene que pagar los salarios.

-¿Pol-ka recibió IFE o alguna otra ayuda por parte del Estado?

-Sí, ellos tuvieron el IFE, no nosotros. Lo tuvieron durante varios meses. Y a principio de año, pidieron un préstamo con tasas preferenciales y demás. No se perdieron una. 

 

Este medio intentó comunicarse con las autoridades de la productora, pero no obtuvo respuesta. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!