Secciones
Show

Eve, una de las youtubers detenidas en Carlos Paz: "Es injusto que me hagan una causa penal"

Eve Almaraz dialogó con BigBang y explicó cómo ella, los youtubers e influencers llegaron a Carlos Paz en plena cuarentena, donde fueron detenidos por infringir el artículo 205 del Código Penal.

El sábado 12 de junio a la madrugada, la policía de Córdoba detuvo a 13 youtubers e “influencers”, entre ellos “La Chabona”, “Kiko” de zona Sur, Owin, “la voz del perreo” y “El Joker argentino Corazón de Seda”, los cuales se encontraban hospedándose en un domicilio ubicado en Villa Carlos Paz para filmar un reality show a cargo del representante Christian Manzanelli.

La detención fue ordenada por la fiscal del Tercer Turno de Villa Carlos Paz, Jorgelina Gómez, después de varias denuncias por parte de los vecinos del barrio Villa del Lago. Las trece personas que estaban habitando la casa fueron imputadas por infringir el artículo 205 del Código Penal que rige en torno a las restricciones tomadas para frenar el avance del coronavirus, delito para el que se prevén penas de entre seis meses y dos años de prisión.

Cabe destacar que desde el 4 de junio, en Córdoba rige la Fase 1 por disposición del Gobernador Juan Schiaretti, después de que la provincia registrara más de 5 mil casos de coronavirus en un solo día y una alta ocupación de camas de terapia intensiva. De hecho, se prohibieron todo tipo de reuniones sociales o familiares, tanto en lugares públicos como privados, además del impedimento de circular entre las 20 y las 6 de la mañana.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En ese contexto, BigBang dialogó con Eve Almaraz, una de las 13 personas que fueron detenidas tras el allanamiento ordenado por la fiscal Gómez, y denunció que "La Chabona" sufrió "abuso de poder" y "violencia de generó" de parte de los efectivos "hombres" que los demoraron el fin de semana." No estuvimos detenidos, sino demorados. Y los efectivos abusaron de su poder en la comisaría", recordó.

Y agregó: "Vi como ejercieron violencia de género sobre La Chabona. La maltrataron, ejercieron violencia de género, las agarraron del brazo y la zamarrearon". Consultada sobre lo que ocurrió aquel sábado a la madrugada, la modelo, promotora y bailarina aclaró que ella llegó a Carlos Paz contratada por el mánager Christian Manzanelli para protagonizar un reality contra la discriminación, el maltrato infantil y el abuso de poder de la Policía. "Justo que lo que vivimos ahora", remarcó.

Según explicó, a Córdoba llegó en un micro que salió de la terminal Dellepiane de forma "legal", ya que contaba con el permiso que sacó a través de la aplicación Cuidar que le permitía circular durante 24 horas. "No estábamos de joda, sino trabajando. En la casa estábamos divididos, no teníamos WIFI o equipo de música. ¿Cómo hacemos una fiesta sin eso?  Somos gente humilde que necesita trabajar", explicó.

Y continuó: "Fuimos convocados para un reality en contra del abuso de poder y la discriminación. Yo soy modelo y bailarina. Toda mi vida me discriminaron por la forma con la que me visto o bailo. Se piensan que por bailar en el caño me pueden tildar de cualquier cosa. Nos sacaron los teléfonos. Yo me pude volver porque tenía el permiso de 24 horas, pero el resto de los chicos siguen allá porque son youtubers y necesitan sus teléfonos para trabajar". 

Almaraz tiene 26 años, es oriunda de la bella ciudad de Necochea y desde hace tres meses se encuentra viviendo en un departamento en la Ciudad de Buenos Aires con el objetivo de cumplir su sueño: "ser una famosa y reconocida bailarina". Su infancia no fue fácil, ya que proviene de una familia humilde y a los 15 años decidió emanciparse a raíz del "maltrato y la violencia de género" que padeció de parte de su padrastro. 

Por eso, aclara: "¡Necesito bailar! No me voy a ir a dormir a la calle en un colchón. Viví violencia de género con una ex pareja y de parte de mi padrastro, que me maltrataba. Es injusto que me hagan una causa penal por intentar trabajar. Yo estaba bailando en un boliche, haciendo presencias y por la pandemia perdí mi trabajo. A mi me contrataron, fui a trabajar, me mantengo sola y el 20 tengo que pagar el alquiler con plata que no tengo".

En ese sentido, destacó que no cuenta con la ayuda de sus padres y que, de hecho, ella es la que colabora económicamente con ellos. "Yo ayudo a mi familia, a mis abuelos, que cobran una jubilación mínima y que trabajan desde los 9 y 10 años. Yo no incumplí con ninguna ley y todos teníamos permisos. Los vecinos nos denunciaron y se quejaron porque les fuimos a pedir WIFI. Es tristísimo que nos traten así y nos juzguen sin conocernos", le dijo a este portal, muy conmovida.

El martes, la bailarina estuvo como invitada en Los Ángeles a la mañana y si bien destacó que "casi" todos los integrantes del ciclo que conduce Ángel de Brito la trataron estupendamente bien, no dudó en arremeter contra Cinthia Fernández, quien poco después del programa la cuestionó con dureza a través de las redes sociales y la acusó de "faltarle el respeto" a los habitantes de Córdoba.

Los dichos de Cinthia que molestaron a Almaraz fueron los siguientes: "Por eso pregunté qué permiso a la chica que fue a pedir entrar a La Academia … una falta de respeto. Gente que no cumple y los festejamos porque son ´youtubers´, gente acusada de pedofilia, que graba videos con gente con denuncias de violencia de género. Gente que la festejamos porque son ´influencers´, arman peleas y las suben a YouTube ……..Papelón".

Esto enfureció a Almaraz, quien consultada por este sitio por los dichos de la panelista, contraatacó: "No entiendo proque Cinthia Fernández me acusó de pedofilia y de violencia de género, burlándose de mi sueño de participar en La Academia. ¿Por qué pedir trabajo es una falta de respeto? si ella empezó en esa misma pista, usando hilo dental, poniéndose en pelotas y peleándose con (Rocío) Marengo".

Furiosa, la también modelo señaló que lo que más le molestó fue la "cobardía" de la panelista, la cual esperó a que terminara el programa para volcar su "opinión" en las redes sociales.  "A mi no me da de comer un canje ni nadie. No vivo en un country. Nadie tiene derecho a burlarse de mi sueño y menos a mis espaldas, a través de una red social. Me denigró y discriminó por el simple hecho de no ser famosa. No sé qué gana diciendo todo eso de mí", dijo.

Y sentenció, filosa: "Quizás ella también quiere entrar en La Academia porque ya nadie la registra. Por eso ahora está volviendo con (Martín) Baclini, arrastrándose. Mi sueño es estar en el programa de Marcelo Tinelli y ser bailarina. Quiero ser famosa bailarina, que las personas conozcan mi historia y sepan que, con ganas y esfuerzo, se puede superar cualquier obstáculo".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!