Secciones
Entrevista

Flor Otero, el teatro, la pandemia y más: "Los artistas rompimos fronteras y prejuicios"

La actriz dialogó con BigBang y reveló cómo la afectó la pandemia, tanto en el plano personal como el laboral.

No se puede hablar de Germán "Tripa" Tripel sin mencionar a Flor Otero y no se puede mencionar a la actriz sin nombrar al ex Mambrú. Demás está decir que son una pareja, que se eligen día a día y que son los padres de Nina, quien nació en 2015 como resultado del amor que se profesan. "Nos encanta hacer todo juntos y lo disfrutamos. Cuando tenemos proyectos solos, también nos acompañamos", resalta Flor en diálogo con BigBang.

Pero ambos son más que una pareja: se conocieron en 2008 mientras trabajaban juntos en un musical de Ciudad Cultural Konex (RENT) y, desde entonces, jamás se volvieron a separar. Decidieron ponerse de novios y poco meses después comenzaron a convivir hasta que, luego de ocho largos años, sellaron su amor con el nacimiento de su primera y única hija: Nina.

Ambos se casaron en 2011 y formaron la banda FlowerTrip, la cual -por cierto- participará de un festival solidario en el marco del mes que celebra y pretende concientizar sobre los derechos de las infancias. Se trata del primer evento 100% virtual y gratuito que organiza la organización sin fines de lucro, Aldeas Infantiles, para colaborar con más de 7.000 niños y niñas participantes de sus programas.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El festival se llevará a cabo el próximo domingo 22 de agosto de 17 a 20 horas, de forma gratuita y con inscripción en este link. "Nos contactaron para hacer cosas en redes y uno de los chicos que trabaja en Aldeas nos recomendó en la organización como banda. Fe ahí que nos llamaron, nos contaron sobre la propuesta y nos pareció una buena idea porque, más allá de querer sumar para distintas ONG, nos pareció fantástico colaborar con los más chiquitos", remarcó la actriz.

En una conversación amena con este portal, mientras se preparaba para iniciar las grabaciones de su nuevo proyecto laboral, Flor Otero se refirió a la pandemia, a sus deseos de incursionar en la dirección, habló de sus comienzos como actriz a los 10 años y a la "rebeldía" que los motivó a convertirse en los primeros artistas en latinoamérica en volver a los escenarios. "Nos impulso esa rebeldía, pero no por el hecho de ir en contra de algo, sino por el deseo de volver", aclaró.

La entrevista completa a Flor Otero

¿Cómo los está tratando esta pandemia?

- De a poquito, vamos avanzando. Personalmente, me estoy acostumbrando a esta nueva era. Sentí que esta segunda etapa era más difícil que la primera, me agarró más golpeada y cansada. Creo que a ningún artista nos agarró preparado, pero es cierto que a nosotros (por Germán) nos agarró acostumbrados a no tener un trabajo estable.

Así es un poco la vida y calculo que, como todo el mundo, pensamos que la cuarentena iba a durar 15 días o como mucho un mes. Nos fuimos acomodando como pudimos, pero siempre agradezco que tengo un techo, que tenemos salud y si bien tengo que laburar el triple para que todo rinda, lo valoro y lo disfruto por igual. Fuimos mutando, se podría decir.

Cuan­do uno levanta la mirada, descubre que hay gente que la está pasando mal, perdiendo seres queridos, con incertidumbre económica. Nosotros provechamos protocolos para trabajar dentro de lo que se podía, hicimos algunas participaciones en televisión, la apertura del Cantando; y cuando se aprobó lo del streaming desde El Picadero, hicimos juntos con esta obra.

¿Cómo surgió tu participación, y la de Germán, en este festival solidario?

- Nos contactaron para hacer cosas en redes y uno de los chicos que trabaja en Aldeas nos recomendó en la organización como banda. Fe ahí que nos llamaron, nos contaron sobre la propuesta y nos pareció una buena idea porque, más allá de querer sumar para distintas ONG, nos pareció fantástico colaborar con los más chiquitos.

Vos comenzaste a los 10 años y desde entonces, nunca paraste. ¿Cuándo se convirtió en un trabajo?

- ¡A los 10! (risas) porque considero que se convirtió en trabajo cuando comencé a cobrar un sueldo. Para mi siempre fue y es un juego, y creo que si perdés la capacidad lúdica, todo esto se vuelve aburrido. Cuando no lo disfruto, me siento muy incómoda. Solo tuve parates cortos de trabajo, de tres meses por ejemplo, pero siempre aproveché para hacer otros shows o cosas pendientes.

Hiciste tele, cine y teatro ¿En dónde te sentís más cómoda?

- Me gusta muchos los tres, pero en el teatro me siento más feliz. Creo que es algo único: por más que estés repitiendo el texto, las funciones no salen exactamente igual y que el público se renueve es algo que me hace sentirlo vivo. Cuando estoy arriba del escenario, siento que estoy siendo yo misma. Y cuando la función se termina y bajo del escenario. creo que ahí empiezo a actuar. En teatro es siempre como si fuera la primera vez, y es mágico.

Hubo un momento que me pasó que no quería hacer más musicales. No quería cantar más porque me obligaba a cuidarme la voz al extremo y era algo muy cansado. Empecé trabajando de chica, cantando. A los diez hice Los miserables, y luego me formé en el teatro para contar lo que estaba cantando. Creo que la actriz pesa más, y en el teatro musical están las dos cosas. Igual te digo, me imagino metiéndome en el mundo de la dirección en algún momento. 

¿Qué crees que va a dejar este duro momento que atraviesa el mundo a nivel artístico?

- Creo que nos va a dejar resistencia y no por el mal sentido, sino por estar siempre en el frente de batalla. La cultura y el arte son esenciales, pero nunca fueron una prioridad. Por esta razón, esta lucha es fundamental. Estamos más comprometidos con eso, los artistas rompimos un montón de fronteras y prejuicios. Estamos viviendo una nueva normalidad que puso a todos los artistas en un mismo lugar y que los obliga a renovarse.

El arte, como la educación, es cultura y es esencial. Por eso necesita tener distintas formas para poder seguir adelante. Durante la cuarentena, con germán vimos series y televisión. Yo creo que eso, el arte, nos salvó de enloquecer. Está claro que no siempre es un escape, pero nos dio ese recreo lúdico que necesitábamos. Por supuesto, actualmente el arte tiene que tener cuidados y protocolos, pero no puede tener un freno.

Fueron los primeros artistas en América en volver a los escenarios. ¿Es una medalla que llevan con orgullo o fue más por una necesidad?

- Creo que fue más por una rebeldía, pero no por el hecho de ir en contra de algo, sino por el deseo de volver. Nos comenzamos a preguntar "¿qué podemos hacer?" y a decirnos que "si se podían hacer cosas, teníamos que hacerlo".  Y así fue como hicimos una comedia musical. Teníamos una obra de la ostia, la cual habíamos hecho en nuestra propia burbuja y sentimos que era para demostrarnos a nosotros, a los artistas y a la gente que se puede. 

¿Crees que actualmente hay pocas oportunidades de trabajo para los actores?

- Por un lado, creo que si. Pero por el otro, hay poca plata e ingresos de parte de las grandes productoras que prefieren ir a lo seguro en vez de tomar un riesgos. Hay una gran cantidad de artista que esperamos algunas oportunidades dentro de la industria nacional y hay otro gran número de chicos que todavía esperan por la primera oportunidad.

Con Germán hacen todo juntos ¿cuál es el secreto para que el trabajo no afecte a la pareja? 

- Se me está riendo de todo lo que hablo en este momento, así que te puedo decir es que la risa es un factor que no puede fallar nunca. A Germán lo conocía en todas sus facetas: como el chico que recién que empezaba a conseguir sus primeras armas laborales,lo conocí como pareja y ahora lo conozco como papá. Siempre están los roces, sobre todo laborales. A veces él dice negro, yo blanco y nos cuesta llegar al gris.

Trabajar juntos implica que tengas que bancarte al otro, aunque ese día hayamos discutido. Pero nos encanta hacer todo juntos y lo disfrutamos. Cuando tenemos proyectos solos, también nos acompañamos.

Flor Peña fue duramente cuestionada por cierto sector de la política por ir a defender el rol del actor en esta pandemia. ¿Cómo tomaste esta situación?

- Es necesario luchar para conseguir hacernos con un lugar y tenemos un montón de representantes que nos ayudan a ser escuchadas. Este, por ejemplo, es el caso de Flor. Pero sinceramente, lo único que vi fue el descargo de ella en vivo y sostengo y creo fervientemente que ahí ella fue clarísima en lo que dijo. Acá estamos y necesitamos ser escuchados, pero sin recibir ningún tipo de agresiones. Ella cuenta con mi apoyo. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!