Secciones
Show

Gonzalo Valenzuela contó cómo ayudó a su hijo Silvestre a entender la muerte de Ringo

En una entrevista en la TV chilena, el actor habló del fallecimiento del bebé que murió en 2011. 

Fue uno de los golpes más duros de su vida. En aquel momento, el mundo de la farándula se vio sacudido por la terrible noticia. El 25 de mayo de 2011, minutos después de nacer, Ringo, el hijo de Juana Viale y de Gonzalo Valenzuela, falleció en el Sanatorio de la Trinidad. 

El dolor aún sigue vivo para ambos. Pero, con el tiempo, pudieron hablar sobre lo que fue sobrellevar semejante pérdida. Y en una entrevista con el programa Más vale tarde, de la cadena de televisión Mega, de Chile, Valenzuela abordó el fallecimiento del pequeño y cómo fue superar ese duelo.

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Instalado en Santiago desde que se separó de Viale, Manguera se puso de novio con la actriz María Gracia Omegna y fueron padres de Anka. Pero hace pocos meses, le pusieron un final a la relación.  A pesar de eso, el vínculo con el periodismo cambió y Gonzalo se muestra más abierto a hablar de su vida íntima

En ese punto, contó sobre su otro hijo con Juana: “Silvestre está con la idea del cielo. Fue cuando murió Ringo, mi hijo, ahí entendió el cielo. Ahora hace poco se me murió mi perro, Alí, un perro que tuve durante 15 años, y Silvestre lo extraña muchísimo y mi hijo dice ‘Está en el cielo’…”.

 

Y completó que fue un film el que lo ayudó a superar ese duelo. “Con Silvestre vi una película mexicana El Libro de la Vida, de Guillermo del Toro, y la encontré maravillosa, porque ahí representa la muerte de una manera maravillosa: que mientras uno recuerde a sus muertos, van a estar en un lugar de luz, en un lugar donde ellos van a estar bien. Cuando los olvidas, pasan a ser almas en pena. Por eso es muy importante que estén siempre presentes, y para mí están siempre presentes”, explicó, notablemente emocionado. 

Pero esa fue una de las grandes tragedias que vivió. La otra tuvo como protagonista a su hermano mayor, quien falleció en un accidente doméstico. Unos años más tarde, los padres de Manguera murieron de cáncer, con apenas un mes de diferencia. Un dolor detrás de otro hicieron del actor un hombre que encontró en el arte la mejor herramienta para salir adelante.


“Es duro, pero me ayudó mucho. Aunque suene fuerte, agradezco todo lo que me ha pasado, porque soy lo que soy gracias a lo que me ha tocado vivir y por cómo lo he vivido. Si hay algo que duele, es la muerte de un hijo. Pero me levanto todos los días pensando en que si me muero hoy, me muero tranquilo. Estoy contento con la persona que soy y también he podido ayudar a mucha gente gracias a esa experiencia”, explicó el actor. 

Sobre Juana, con quien estuvo en pareja más de una década, Gonzalo dijo: “Tuvimos un matrimonio precioso… Y si nos hicimos daño, nos equivocamos y si pasaron un millón de cosas, tiene que ver con la naturaleza del ser humano que es equivocarse y aprender. ¡Uno tiene derecho a errar! El que no lo entienda así, ¡está frito! Es muy importante que la gente entienda que nadie nos puede quitar el derecho al error; quien no lo haga, no aprende”.

Ambos protagonizaron un escándalo cuando fue viste a los besos con el entonces ex ministros de Economía de la Nación, Martín Lousteau. Era 2011 y estaba cursando el séptimo mes de embarazo de Ringo. Fue una de las primeras crisis que vivió con Manguera. Pero el dolor los unió tras la muerte del bebé. 

Tres años después, en 2014, se separaron y él partió a Chile. Siempre mantuvieron una buena relación con Juana a pesar de lo que vivieron juntos. Pero, para Manguera, lo mejor era hacer base en su país. Argentina le traía muy malos recuerdos. 


 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!