Secciones
Show

Guillermina Valdés confesó cómo fue la charla en la que su hija le contó que es gay

La charla ocurrió hace tres años. Hoy Paloma tiene 19 y se mudó a Europa para trabajar como modelo.

Hace dos semanas, Guillermina Valdés y sus hijas Paloma y Helena, de su relación con Sebastián Ortega, partieron de Buenos Aires para pasar unos días de descanso en Londres, en el Reino Unido. Ahora de regreso de Europa, la esposa de Marcelo Tinelli brindó una entrevista en la que develó que su hija Paloma se quedó a trabajar en Inglaterra y en Francia como modelo. 

 

Pero, además, habló por primera vez sobre la charla que mantuvo con su hija el día que la adolescente le contó que era gay. Primero contó cuando la joven le dijo que quería mudarse a Europa. “Mamá, tengo la posibilidad de ser modelo, quiero vivir en Europa durante un tiempo y ver cómo resulta”, le dijo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Por otra parte, Guillermina relató: “La citaron desde una agencia de Milán, tuvo varias entrevistas y, finalmente, quedó para trabajar en París. Fue fuerte dejarla embarcando. Helena me decía: `¡Mamá, basta. Dejá de hacer esas cosas raras!´. Porque yo le hacía ´Capita azul´ y todos los símbolos de Reiki y Feng Shui para protegerla”.

 

En ese sentido, la ex modelo afirmó: “Cuando soltás a un hijo querés que se lastime lo menos posible. Aunque sabés que sufrir o equivocarse son cuestiones inevitables. Y, además, privarlos de ese aprendizaje sería una picardía, diría mi abuela. Yo también fui a trabajar sola a New York cuando tenía 19, la misma edad...¡Qué loco! ¿No? Porque al igual que ella tomé ese camino como un medio o un recurso más para vivir situaciones diferentes, para buscar otros horizontes”.

Entonces, Valdés explica cómo fue el momento en que su hija decidió hablar con ella: “Ni siquiera soy pro diversidad, porque no registro las diferencias. Ella se sentía diferente, tenía 16 años y me sentó para hablar. Me dijo que era gay. Me lo contó llorando, con angustia, y después se quedó encerrada en su cuarto durante un tiempo. En un primer instante fue tremendo porque yo no lo imaginaba. Pensé: `¡Ay, qué mal! ¡¿Cómo no me di cuenta?! Qué dormidita...’. ¡¿Que le pasa, señora....?!”.

Y siguió: “Entonces la abracé. La vi angustiada y le dije: ‘Palo, contá conmigo para lo que sea’. Y ahí fuimos a ver a la psicóloga, pero no porque estuviese mal lo que me había contado, sino buscando que ella estuviese bien. En realidad ya estaba bien, pero debe haber sido difícil decírmelo. Para mí fue un: ‘Bueno, okey. ¿Estás bien? ¿Qué necesitás? Sino, presentame a quien sea tu amor cuando venga... Está todo bien’. Como mamá no hay mucho más que hacer que acompañar y pretender que sean felices”.

 

En enero de este año, Paloma había blanqueado su noviazgo con la hija de un famoso conductor. A través de varias fotos posteadas en su cuenta de Instagram pública, Paloma publicó una producción que tuvo como protagonista a una persona muy especial en su vida. Ella entró en su vida hace varios años, pero después de una hermosa amistad, al fin nació el amor. 

 

De esa forma, Paloma y Ana Mir Bertone, la hija de Lalo mir y Victoria Bertone, confirmaron que llevan adelante una relación hermosa. Y en los comentarios de sus amigas se ve que es amor crece día a día. También se replica en las fotos que suelen publicar en sus redes, siempre juntas y con mensajes repletos de romances. 

 

Hace algunos meses, Guillermina ya había hablado sobre la relación que mantiene con sus hijos. “Es complejo, se disfruta ser madre, pero también se padece. Te preguntás si estás haciendo las cosas bien”, comenzó su discurso en Showmatch. Y continuó: “De pronto, me veo peleando con mi hijo de 20 años y pienso que está grande para ponerle límites, pero también la adolescencia se extendió y él vive en casa, entonces debo retarlo si algo no me parece”.

 

Entonces, sumó: “Todo es puesto en duda. Te increpan porque les levantás la voz y es obvio que les voy a levantar la voz. Mis hijos son libres, pero no viven en un libertinaje. No es salir y volver a cualquier hora. Mis hijos son libres de elegir”. Y agregó: “No me dejan decir ‘elección’ porque sostienen que cada cual es de una manera y que nadie elige sobre su sexualidad, así que hay que cuidar cada palabrita que se dice. ‘Mamá yo no elegí, soy’” y una pide perdón. Yo me estoy deconstruyendo todo el tiempo. A los 44, es un gran aprendizaje”.

Por último, dijo: “Ahí me di cuenta de que estaban muy bien. Eso me tranquilizó porque lo más importante para mí es que sean felices. Son evolucionados y tampoco se etiquetan. Enseñándome sobre determinados temas, ellos me están criando a mí”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!