Secciones
Show

Hagan sus apuestas: en Las Vegas ya juegan con la fecha en la que Melania Trump pedirá el divorcio

La Primera Dama se encargó de desmentir los rumores, pero el tema ya está en la agenda.

Si algo le faltaba a la elección presidencial en los Estados Unidos, en la que el actual presidente Donald Trump todavía no aceptó su derrota ante el demócrata Joe Biden, es que comiencen las especulaciones y hasta las apuestas sobre cuándo se divorciará la Primera Dama, Melania Trump.

El pasado fin de semana las diferentes casas de apuestas en Las Vegas, Nevada, empezaron a tomar, valga la redundancia, apuestas sobre cuál sería la fecha en la que Melania presente formalmente el divorcio. Por ahora desde la Casa Blanca negaron esa posibilidad, pero los rumores, los memes y los comentarios medios, redes sociales y otro tipo de plataformas siguen creciendo.

Todo comenzó cuando el comediante y presentador Jimmy Kimmel realizó en su programa un spot del conocido programa “The Bachelorette”, en donde una mujer va conociendo a diferentes hombres hasta decidir mantener una relación con alguno de ellos, pero con Melania como protagonista y jugando con la idea de que dejaría a Trump una vez que termine su presidencia.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Desde que Trump fue electo presidente comenzó la campaña de “liberen a Melania” que incluyó varios sketchs en Saturday Nigth Live en donde juegan con la idea de que la Primera Dama es una princesa atrapada en la torre Trump que busca salir pero no tienen cómo.

Trump estuvo envuelto antes en uno de los divorcios más icónicos de la historia de la farándula de los Estados Unidos cuando se separó de su primera esposa, Ivana Trump. Ambos se casaron en 1977 y hasta entrada la década el 1990 se repartieron la administración de los diferentes negocios inmobiliarios de Trump.

La influencia de Ivana era tal en el matrimonio que ella fue la que se encargó de todo el proceso, desde el diseño, hasta la construcción de la Trump Tower en la Quinta Avenida en Manhattan. Sin embargo todo se fue a pique cuando en a fines de 1990 comenzaron a circular  rumores de que Donald tenía una aventura con una ex reina de la belleza de Georgia, Marla Maples. Mientras la familia estaba de vacaciones en Aspen, Colorado, durante la Navidad, Ivana se encontró cara a cara con Marla en las pistas de esquí, en un enfrentamiento que registró el New York Post, al día siguiente. 

En 1991, Ivana contrató al abogado Neil Papiano y pidió el divorcio. Sin embargo, ella no estaba dispuesta a divorciarse ya, deseaba la mitad de todo lo que Donald poseía y por lo tanto la demanda era sobre la suma total de todos los bienes de la familia, sobrepasando así los acuerdos prenupciales que sostenía con Donald. Este último, por su lado, exigía que los acuerdos fuesen respetados, y trató de defenderse ante el tribunal. La batalla de divorcio fue ampliamente registrada por la prensa y la tensión continuó aumentando, hasta la muerte del padre de Ivana. Tanto Donald como Ivana asistieron al funeral, donde pactaron que continuarían el divorcio de forma amigable.

Finalmente el acuerdo de divorcio se firmó, y como parte de él, Ivana recibió USD 25 millones en efectivo, la mansión familiar de 41 habitaciones en Connecticut, un millón en subsidio de vivienda, USD 5.350.000 anuales de pensión alimenticia, todas sus joyas y el 49% de Mar-a-Lago, la casa ubicada en Palm Beach, que también sirve como club privado de la playa de la élite estadounidense.

Toda esta situación generó que Ivana sea un culto entre las mujeres que se divorcian al punto tal de que tuvo una participación en una de las películas de culto de ese entonces “The first wifes club”.

Temas

  • Donald Trump
  • Melania Trump
  • Divorcio

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios