Secciones
Show

Ivana "cochinota" Nadal: tenía el auto cubierto de caca, le pagó $1000 a un trapito y encima lo insultó

La moelo se mostró molesta en las redes sociales y tras las críticas de sus seguidores, hizo un mea culpa.

Se podría decir que Ivana Nadal ya está acostumbrada a ser cuestionada por todo lo que hace en las redes sociales. Resulta que en las últimas horas, el nombre de la modelo se convirtió en tendencia debido a una llamativa situación que la tuvo como protagonista y que involucró, además, a un par de limpiavidrios. Todo comenzó cuando la propia conductora dio a conocer que un par de chicos le limpiaron el vidrio del auto y que ella, como agradecimiento, les dio 1000 pesos. 

 

Hasta ahí una situación "normal" teniendo en cuenta que el frente del auto de Ivana, tal y como ella mostró más tarde, totalmente cubierto de caca de pájaro.  “Los amo, son lo más”, les dijo la morocha a los chicos. Pero su amor le duró muy poco, ya que minutos después se dio cuenta que los chicos le habían rayado el parabrisas. “Vieron cuando uno dice ‘por qué, che, si estoy haciendo todo con el corazón’”, se quejó en una historia de Instagram.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Y como sus seguidores no entendían a qué se debía su enojo, aclaró: “Me sacaron la caca que tenía pegada, pero me rayaron todo el vidrio. ¿Me decís por qué?”. Claro está, este desahogo -como ya es costumbre- provocó un centenar de críticas y hate en su contra, razón por la cual la influencer tuvo que reconocer que el error había sido suyo y no de los limpiavidrios: no aflojó la suciedad antes de limpiarla y terminó dañando el vidrio del auto.

Pero molesta por las críticas y el "odio" que recibió debido a su descargo, Ivana señaló: “Estoy sorprendida de cómo se enojan porque me pasa algo malo y lo comparto con ustedes. Lo que pasó ayer con el vidrio del auto fue una boludez. Me crucé a estos pibes del semáforo, que los veo todos los días porque están acá cerca de mi casa. Son lo más, ya me saqué 67 fotos con ellos. Me dicen ‘correte acá a la izquierda, quedate acá durante un semáforo, que nosotros te lo sacamos’". 

Y agregó: "La boluda fui yo, mi hermano ya me había avisado”. La semana pasada, Ivana Nadal había quedado en vuelta en otro escándalo después de que una joven la acusara de haberse ido sin pagar del bar donde trabaja como mesera. “Ayer fue Ivana Nadal a comer a mi laburo y ¿pueden creer que se fue sin pagar y lo tuvimos que pagar nosotras?”, escribió Candela en su cuenta de Twitter.

A pesar de que decidió eliminar e mensaje minutos después, el posteo no tardó en hacerse viral y fue tal la repercusión que se armó, que la modelo se contactó con la internauta para explicarle lo que había ocurrido y saldar su deuda. “Hola Cande. ¿Todo bien? ¿Vos hiciste un tuit donde dijiste que yo me fui de un restaurante sin pagar y lo tuviste que poner vos? Quería saber dónde trabajabas y cuánto habías pagado, porque el único lugar donde fui fue una invitación", aclaró.

Asustada por la repercusión, Candela le respondió a la influencer y aclaró:  “Cuando te fuiste nos preguntaron qué pasó con esa mesa y que igual tenías que pagarla. Empezaron a arrobar a Ángel De Brito... Ya está, ya terminó. Me empezó a hablar gente y me dio miedo. No quiero quilombo”. Lo cierto es que Nadal no se quedó tranquila y le consultó a la persona que la había invitado a comer gratis a dicho restaurante qué fue lo que ocurrió.

Según Ivana, él -que resultó ser el dueño del lugar- le confirmó que Candela había mentido con la acusación y rápidamente, Ivana comenzó a recibir todo tipo de críticas y amenazas por poner en "riesgo" el empleo de la mesera. “La chica no perdió su trabajo, si prestan atención, yo le digo a mi amigo, que es quien me invitó al bar, que quien debía tener un llamado de atención es quien no le avisó que yo era invitada, pero eso ella lo sabía”, sostuvo.

En su descargo, la morocha remarcó que la joven "no perdió su trabajo" y destacó que tampoco tuvo que poner plata de su bolsillo, tal y como había denunciado en las redes sociales. En junio de este año, Ivana Nadal había protagonizado un escándalo similar cuando una emprendedora la denunció por arruinar, según su punto de vista, un sorteo de un juego de ollas de la reconocida marca Essen. La revendedora había acusado a Ivana de no cumplir con lo que habían estipulado para el sorteo de varias piezas y desde su perfil de Instagram, denunció que la modelo se las había devuelto en mal estado: sucias y rayadas. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!