Secciones
tristeza

Jairo recordó el momento de la partida de su esposa Teresa: “Cuando se murió estábamos los dos solos”

Tras más de 50 años en provincia, el artista relató: “Extraño todo de ella. Era muy fuerte”.


Hace pocos meses, Jairo vivió el momento más duros de su vida. En la noche del 28 de julio, después de una década en la que luchó con diversas enfermedades entre las que se destacaba un cuadro de EPOC severo, murió su esposa Teresa Sainz de los Terreros

 


El cantante y su pareja pasaron juntos más de 50 años de sus vidas y tuvieron cuatro hijos: Iván, Yaco, Mari y Lucía. Además, se habían convertido en abuelos de Juana, Francisco, Lorenzo, Ulises, Alessia, Filippo y Leonardo. En aquella triste jornada, Jairo publicó un comunicado.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“Con infinito dolor comunico el fallecimiento de Teresa Sainz de los Terreros, mi amada esposa y madre de mis hijos. Agradecemos los mensajes de cariño. Hoy rogamos por su descanso en paz tras años de lucha conmovedora y desigual contra la enfermedad. Gracias por el respeto”, habían dado a conocer en las redes sociales del artista. 

 

Poco tiempo antes, durante una entrevista, Jairo había dicho: “Es una enfermedad respiratoria muy grave. Eso significa que vive con un porcentaje mínimo de los pulmones. Y además ha tenido un cáncer en el piso de la boca, ha tenido cáncer de mama... Ha tenido una gran cantidad de cosas que a lo mejor no han sido a consecuencia de eso, pero a lo mejor sí. La cuestión es que eso la tiene un poco postrada y está impedida de muchas cosas”.

 

Y completó: Y completó: “Es una situación difícil de explicar porque es una situación extrema. Nosotros no es que estemos habituados, porque uno nunca se habitúa a este tipo de cosas. Uno está siempre un poco triste con eso. Pero la vida es así. Y seguimos, por supuesto, con ella junto a todos los hijos. Con fe”.

 

Pero el 28 de julio, Teresa no pudo más. Tras un duelo, el cantante decidió hablar sobre lo que vivió junto a Teresa. En una entrevista, relató: “Ella estaba enferma hacía 10 años con patologías tremendas, una más tremenda que la otra. Y aguantaba, soportaba y salía adelante. Era muy fuerte mental y psicológicamente. La animaba, yo creo, el amor que tenía con los hijos. Tenía una personalidad muy fuerte”.

Luego llegó el momento más duro, cuando detalló: “Cuando se murió estábamos los dos solos. Estaba un enfermero. Yo vi que no despertaba y empezaban a bajar los números. El enfermero dijo: ‘Ya está’. Yo dije: ‘¿Cómo que ya está?’. Te rebelás con eso, no querés entender eso. No se despertó más. Pasaron tres meses y medio”.

 

Fue entonces, cuando contó cómo hizo para salir adelante a pesar del dolor. Conmovido, Jairo dijo: “Fundamentalmente, de su fortaleza en los años que le tocaron vivir tan desastrosos. Creo que eso anima a cualquiera. Porque si ella fue capaz de soportar todo eso, ¿cómo no voy a poder soportar yo algo así?”.

Y agregó: “De Teresa extraño todo ¡Todo! Tenía una personalidad muy fuerte que invadía toda la casa. Hace muchos años, Julio Córtazar la describió una vez como un cascabel. Y sí, era un cascabel....se la escuchaba de todos lados”.

 

Por último, habló sobre lo que compartían: “No era melómana, para nada. Teníamos otras cosas en común. Nos gustaba mucho leer a los dos, nos gustaban ciertas películas, nos gustaba la pintura y el arte en general. Íbamos a muchos lugares a ver obras de arte, nos encantaba eso, así que la pasábamos muy bien. Viajábamos mucho. Pero la música no era su taza de té”. 

 

La familia de Jairo sufrió otro golpe tremendo hace pocas semanas. El 17 de septiembre, una semana después de ingresar a terapia intensiva por un aneurisma que derivó en una cirugía de urgencia, falleció la actriz Agustina Posse. Tenía 46 años y dos hijos adolescentes con Yaco, el hijo de Jairo. 


Por eso, Jairo escribió un homenaje a quien fuera su nuera durante 20 años: “Querida Agustina, la vida, que con tu partida nos muestra hoy su lado más doloroso, me permitió antes, en su cara más luminosa, compartir con vos durante muchos años, hermosos momentos en los que la felicidad llenaba tu casa de risas de niños amados”.

 

Y finalizó: “Me quedará para siempre el recuerdo de tu risa espontánea, de tu mirada franca, del amor que entregabas en cuerpo y alma a tus hijos, de la emoción a flor de piel ante el recuerdo de tu viejo a quien tanto querías. “Temprano levantó la muerte el vuelo”, escribió una vez Miguel Hernández. Vos te vas joven y bella y así te recordaré. Te llevaré siempre conmigo porque estás en el lugar que la memoria reserva para los seres más queridos. Fuiste, sos, mucho más que la madre de mis nietos”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!