Secciones
Show

Julia Zenko, el regreso de su cáncer y un canto "a la vida" en el quirófano: su vuelta en pandemia

La cantante y actriz habló con BigBang a días de volver a protagonizar un nuevo show por streaming en medio de la pandemia de coronavirus. 

Si de artistas de gran trayectoria hablamos, Julia Zenko no puede faltar en esta lista. La cantante y actriz de 61 años, oriunda de la paternal y dueña de distintos géneros musicales, se prepara para realizar su segundo show vía streaming, el primero lo hizo el sábado 12 de septiembre, en medio de un año sumamente especial para ella. Y es que no solo se vio afectada (como todos) por la aparición del coronavirus, sino que también tuvo que someterse a una operación -con todo lo que eso significa- luego de que el cáncer de mamá que marcó un quiebre en su vida en 2015 volviera a aparecer.

La cita será el sábado 14 de noviembre, a las 21, por la plataforma de Nubecultural.com. El show contará con varios éxitos de Vuelvo a ser luz, el disco que grabó en 2019 y tenía previsto estrenar en vivo este año, justamente el día que tuvo que someterse a la operación a causa de su enfermedad. "Fue casualidad. Muchos dirán que no hay casualidades, sino causalidad. Pero íbamos a presentar el disco el 26 de junio y ese día, ¡oh casualidad!, me terminaron operando", contó, con un humor envidiable, en una charla íntima que tuvo con BigBang

Primero que nada y antes de hablar del streaming que vas a hacer el 14 de noviembre, me gustaría saber cómo estás de salud

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

- La operación salió bien. Me operé el 26 de junio, fue mucho más importante la operación en esta oportunidad. Estoy tomando medicación y cuidándome. No es fácil tener por segunda vez una enfermedad de este tipo (N. de la R: En 2015, le detectaron cáncer de mama. Este año, volvió a repetirse el diagnóstico), por eso estoy haciendo terapia pensando en lo qué hay y no en lo que perdí.

Estoy tratando de estar bien anímicamente, pero la falta de laburo le impide a uno estar 10 puntos. Me siento bien, en esta oportunidad no tuve que hacer quimio y estoy haciendo un tratamiento que se llama hormonal a base de medicamentos y tuve un par de sesiones de biodecodificación para investigar por qué se repitió el tumor en el mismo lugar.  En la terapia hago catarsis, no es que estoy arriba todo el tiempo. 

Por suerte mis hijas se iban turnando. Me operé y esa misma tarde me dieron el alta. Estuve horas en el sanatorio. Me llevó y me trajo mi gran amigo Sergio Verón. Mis hijas (Elis y Laura) se fueron turnando y me ayudaron en todo el proceso, no solo en la contención.

¿Cantaste adentro del quirófano y minutos antes de la operación?

-Fue increíble. Una anécdota hermosa que comencé a contar después de mucho tiempo. Decidí contarlo, o hacerlo público porque mi familia ya la conocía,  porque les sirve a todos los que se tienen que operar, más allá de cuáles sean los motivos de la intervención. 

Cuando entré al quirófano, estaba temblando del frío. Era una mezcla de miedo y frío. El quirófano es muy frío y entré temblando mucho. Una de las enfermeras o instrumentadora me puso en los pies un caloventor o algo similar que me tiraba aire caliente a los pies.

Eso me trajo mucha paz y mirando las luces del techo, me puso a cantar "Gracias a la vida" de la gran Mercedes Sosa. Me canté medio tema. El doctor después me dijo que fue muy importante y que lo que hice no se compra en ningún lado. Esa actitud frente a esta operación difícil ayudó muchísimo. Hay algo que me gustaría saber, y se lo voy a preguntar al médico cando lo vea, es el nombre de la enfermera para poder nombrarla. 

¿"Vuelvo a ser luz" habla de tu actual presente?

-En realidad, el nombre del disco fue casualidad. Muchos dirán que no hay casualidades, sino causalidad. Pero a la mitad del año pasado, que estábamos en plenas elecciones y el país estaba conmocionado con pérdida de laburo, preocupados y tristes, le dije a Lito (Vitale) que quería cantar canciones de amor, que es lo que hace falta. Fue por esas circunstancias.

La primera canción que me acercaron tenía una frase que decía "Vuelvo a ser luz" y quería reflejar ese mensaje, el de volver a estar iluminados, para este nuevo disco. Me gustó ese título y me sentía muy identificada con él. Primero fue un deseo y luego se convirtió en una suerte de mensaje al universo. El año pasado acordamos presentar el disco el 26 de junio y ese día, ¡oh casualidad!, me terminaron operando.

Vuelvo a ser luz es el disco que grabaste en 2019 y tenías previsto estrenarlo en vivo este año, pero la pandemia complicó todo. ¿Encontraste en la tecnología una herramienta valiosa para seguir conectándote con tu público?

-Empezamos la cuarentena y Vuelvo a ser luz cobró otro valor. Ganamos un Gardel y recibir el premio en medio de estas circunstancias y la operación fue hermoso. Este show que haremos en noviembre es un nuevo, completamente diferente al que hicimos en septiembre, con algunos temas de este disco y otras canciones que forman parte de mi repertorio. Iremos con los mismos músicos y nuevamente invitadas mis dos hijas.

El streaming es, hoy en día, la única salida que tenemos para trabajar y hay algunos artistas que realmente no los podés convencer para hacer nada con la tecnología. Es todo muy frío, pero por suerte voy a estar conectada a la gente ese día 

Con los streaming no hay que desesperarse por el aplauso. Ahora es vía emoji (se rie), pero es una opción que tenemos y el cantar para mí se convirtió en una necesidad fisiológica. Lo necesita mi alma, mi cuerpo y mi cabeza.

En esta cuarentena me di cuenta que cantar es muy satisfactorio y placentero. Aunque sea compartir con los músicos . Uno trata de mirar a la persona que sostiene la cámara o a los músicos y trata de tener ese contacto visual que tenías con el público en el escenario.

El aplauso no es por un tema de ego, sino por la energía que emite o te genera, que es muy particular y es bien recibida por el artista. Yo creo que el streaming va a quedar como un plan B y que va a poder coexistir con el escenario. Será una ventana para que te puedan ver desde afuera.

Sos una artista que superó y supera día a día todo tipo de obstáculos: ¿Cómo se hace para estar vigente después de tantos años?

-Yo empecé a estudiar canto a los 12 años porque mi mamá veía que cantaba lindo y me apoyaron mucho. Mi abuelo paterno era un cantante aficionado, mi papá escuchaba tango con la misma devoción con la que lo bailaba y mi hermano mayor fue el que me introdujo en la música al hacerme escuchar a los Beatle, Mercedes Sosa o Víctor Heredia. 

No se si hay un secreto para estar vigente. No hago nada en especial, pero una de las cosas que pueden suceder es que me abro a las diferentes posibilidades que me ofrece esta profesión. Yo soy actriz, estudié teatro y trato de adaptarme a la época.

Nunca fui detrás de un éxito en particular y siempre fui rebelde en las decisiones que tomé con las canciones o el lugar donde tocaba. Siempre elegí los temas que a mi me gustaban y no los que eran más comerciales.

Mi papá, antes de tener éxito, me dijo que tenía que ser famosa para poder cantar lo que quería. Pero yo le dije que quería cantar lo que tenía ganas y no lo que me dijeran. Durante mi carrera tuve también muchas oportunidades, como la que me dio Mercedes Sosa.

Me invitó a cantar con ella y ahí se me dio una oportunidad muy grande para ser conocida. No detenerme en ningún género musical, me parece que el mote de ecléctica va para todo. La carrera discográfica empezó a los 83, pero a cantar en los boliches comencé en el 77 e canté en obras en el 74. El tema de cantar diferentes repertorios me abrió un abanico muy importante, sobre todo frente al público.

¿Cuáles son los temas que no pueden faltar en tus shows y son los más pedidos por el público?

-No me considero una cantante de hits, pero el público que me sigue desde hace mucho tiempo tienen diferentes gustos. La gente quiere que cante Carta de un León a otro. Hay otros que me piden Me enseñaron todo mal. Los que me empezaron a seguir más tarde quieren escuchar Con las alas de alma.

Los amantes del tango quieren Yo soy María. Pero si tengo que elegir mi preferida, por lo menos cuál es la que más me gusta actualmente... la que viene ganando desde hace mucho tiempo es Con las alas de alma, porque es un tema que no solo me piden, sino que yo también quiero cantar.

Temas

  • Julia Zenko
  • Coronavirus
  • Pandemia
  • streaming
  • Show
  • Enfermedad
  • cancer

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios