Secciones
La muerte de maradona

Junta Médica: Luque la impugnará por ser "parcial y mala", pero la enfermera lo culpa de todo

La defensa del neurocirujano Leopoldo Luque aseguró que el informe de la junta médica fue "parcializado, malo y sin fundamentos científicos".

El viernes pasado se dio a conocer la conclusión de la junta médica interdisciplinaria que inició el pasado 8 de marzo y que determinó, entre varios otros puntos, que la muerte de Diego Armando Maradona se pudo haber evitado, que el astro agonizó durante 12 horas, que el control sanitario en la casa del barrio San Andrés fue “deficiente, inadecuado y temerario”, y que a Diego lo “abandonaron a su suerte”.

Los peritos oficiales señalan que: “Si bien resulta contrafáctico afirmar que Diego Armando Maradona (DAM) no hubiese fallecido de haber contado con una internación adecuada, teniendo en cuenta el cuadro documentado en los días previos a su muerte, en un centro asistencial polivalente recibiendo una atención acorde a las buenas prácticas médicas, concordamos en que hubiese tenido más chances de sobrevida”.

Al mismo tiempo, sostienen que "el actuar del equipo de salud a cargo que atendía a fue inadecuado, deficiente y temerario como se registró en detalle en el presente. Según las buenas prácticas médicas y una vez resuelta la patología aguda que dio origen a su internación en Clínica Olivos (hematoma subdural) y considerando el cuadro clínico, clínico-psiquiátrico y el mal estado general debió haber continuado su rehabilitación y tratamiento interdisciplinario en una institución adecuada".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En ese contexto, la defensa del neurocirujano Leopoldo Luque, uno de los siete imputados en la causa por la muerte de Maradona, aseguró que el informe de la junta médica fue "parcializado, malo y sin fundamentos científicos" y que lo impugnará. "El resultado de la junta será motivo de una impugnación judicial", resaltó el abogado Julio Rivas al salir de la Fiscalía General de San Isidro.

Este mediodía, el letrado se presentó de manera formal el informe de los peritos. "Hemos presentado un informe de cien páginas donde destruimos por completo el informe. La junta ha hecho un informe parcializado, malo, sin fundamentos científicos. Será motivo de una impugnación judicial", dijo el letrado. La defensa de Luque ofreció como peritos de parte a Antonio Martín Maya y Antonio José Maya

Ambos determinaron que el fallecimiento de Maradona había sido consecuencia de una "muerte súbita". Por otra parte, el abogado defensor cuestionó la participación del perito oficial Federico Corasaniti, jefe del Cuerpo Médico Forense de San Isidro que encabezó la autopsia y fue el coordinador de la junta médica. "Declaró como testigo en la causa y de acuerdo al artículo 245 del código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires debió abstenerse de ser perito oficial", dijo.

Es que, al ser el forense que dirigió la operación de autopsia al cadáver de Maradona, Corasaniti declaró como testigo ante el equipo de investigadores coordinado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, e integrado por sus adjuntos Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Por otra parte, Rivas rechazó las versiones de un posible cambio de carátula en la causa. "No debería existir un cambio de carátula, es aventurado, es lo que quiere la querella, pero no debería pasar", dijo. Además de alcohol, las pericias toxicológicas revelaron que al momento de su muerte Diego tení en su cuerpo un cóctel de psicofármacos de alto calibre para tratar su alcoholismo, como antidepresivos y antipsicóticos o la naltrexona.

De los 10 peritos oficiales, los cuatro primeros son los médicos legistas que practicaron o presenciaron la autopsia: el director de Medicina Legal de la Policía Bonaerense, Carlos Cassinelli; el jefe del Cuerpo Médico de San Isidro, Federico Corasaniti; el jefe de la morgue de San Isidro, Agustín Grimoldi Vázquez; y el jefe de la morgue de La Plata, Javier Grubisa.

Los otros seis médicos son especialistas en distintas disciplinas: el cardiólogo Gustavo Di Niro, los psiquiatras Enrique Gallego y José Luis Covelli, el toxicólogo Carlos Damin, el nefrólogo Hernán Trimarchi y el hepatólogo Fernando Cairo. Todos ellos, según le indicaron fuentes del caso a BigBang, determinaron que el Diez padeció una insuficiencia cardíaca, renal y cirrosis. 

En su informe, La Junta Médica afirmó: “A pesar de que por separado los psicofármacos indicados pudieran no tener una interacción directa y marcada con bebidas alcohólicas, la acción conjunta de los mismos, en un paciente complejo con una triple afección (cardíaca-hepática-renal), puede producir estados de sedación intensos, confusión, posibles descontroles conductuales severos, disminución de la capacidad motora, alteraciones en el ritmo cardíaco y la presión arterial. Teniendo en cuenta la farmacodinamia y farmacocinética de los fármacos y el etanol, el suministro conjunto (no necesariamente en el mismo momento, sino durante el mismo día) está contraindicado”.

A partir del documental analizado por la Junta Médica Interdisciplinaria,  el equipo médico tratante "se representó cabal y acabadamente la posibilidad del resultado fatal respecto del paciente, siendo absolutamente indiferentes a esa cuestión, no modificando sus conductas y plan médico/asistencial trazado, manteniendo las omisiones perjudiciales precedentemente apuntadas, abandonando ´a la suerte´ el estado de salud del paciente".

En ese sentido, sostienen que el difunto DT de Gimnasia, al menos desde la internación en IPENSA, "no se encontraba en pleno uso de sus facultades mentales, ni en condiciones de tomar decisiones sobre su salud”. Con respecto a la hora de muerte, señalaron que Maradona "comenzó a morir, al menos, 12 horas antes de las 12.30 del día 25/11/2020, es decir, presentaba signos inequívocos de periodo agónico prolongado".

El abogado de la psiquiatra Agustina Cosachov, otra de las principales imputadas en la causa por la muerte de Diego Maradona, aseguró que su clienta no tuvo ninguna responsabilidad en el deceso porque el paciente murió de una “patología preexistente”, mientras que el de la enfermera Dahiana Gisella Madrid habló de “dolo directo” por parte del equipo médico.

El horario real de su muerte contradice las primeras declaraciones de los allegados de Diego, sobre todo la de la enfermera Madrid, quien había señalado que el ídolo se había levantado por la mañana. Las fuentes resaltaron que será una de las primeras en ser llamada a indagatoria, donde deberá explicar por qué razón "mintió" durante su primera testimonial. "Igualmente el principal apuntado sigue siendo Luque", le contaron a este sitio.

Sin embargo, Vadim Mischanchuk, sostuvo que "la conclusión de los peritos de Cosachov es que el paciente falleció por una patología preexistente que no guarda ningún tipo de relación con la actividad psiquiátrica realizada por la doctora Cosachov ni con la medicación que ella le indicó”.

Si bien el viernes, cuando se filtró el informe, mencionó que analizaba esa posibilidad, el abogado dijo que no puede pedir la nulidad “de algo que no se presentó”, aunque sí admitió que “en caso de haber muchas opiniones diferentes el código hablita hacer la realización de una nueva junta”.

Sobre el hecho de que el informe haya trascendido antes de su presentación oficial, Mischanchuk afirmó: “Da mucha pena las filtraciones que hay en la causa porque detrás de todo expediente hay personas. Lo primero que tenemos que resguardar es la memoria del paciente y el cuidado de los allegados a la víctima e inclusive a los imputados”.

Y agregó: “Parecería ser que estamos buscando a toda costa un culpable y no siempre que hay una muerte hay una responsabilidad penal de un equipo de salud. Hay otros juicios y otros temas que lamentablemente entorpecen esta investigación”. Rodolfo Baqué, defensor de la enfermera Madrid, consultado sobre quién tuvo la responsabilidad de la muerte de Maradona, contestó: “Los médicos tratantes”.

En ese sentido, el letrado aclaró que "se cumple lo que dije el primer día, que esta causa caminaba por la delgada línea gruesa del dolo eventual y el último párrafo del dictamen habla de eso". "Yo creo ahora también que la causa camina por la delgada línea gruesa del dolo directo. El dolo eventual es cuando con mi acción me represento un resultado, no me importa y continúo con mi acción. En el dolo directo, yo con mi acción, quiero que pase el resultado”, resaltó.

Maradona murió a los 60 años el 25 de noviembre de 2020, en una casa del barrio privado San Andrés, de Tigre donde transitaba una internación domiciliaria. Los peritos resaltaron que "el cuidado de enfermería durante la estancia en la casa se encuentra plagado de deficiencias e irregularidades (…) Maradona no presentó correctos controles y asistencia por parte médico-asistenciales, de enfermería y acompañantes terapéuticos ni en tiempo ni en forma". 

Los siete profesionales de la salud imputados en la causa son el neurocirujano Leopoldo Luque (39); la psiquiatra Agustina Cosachov (35); el psicólogo Carlos Daniel "Charly" Díaz (29); los enfermeros Dahiana Gisela Madrid (36) y Ricardo Omar Almirón (37); la médica coordinadora Nancy Forlini (52); y el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni (40).

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios